5 de septiembre de 2008

Juegos de azar: "La ilusión de control"

Los juegos de azar son eso, de azar; y el ser humano lo sabe. Sin embargo, muy dentro de él, quizá en el subconsciente, cree que puede controlar, o al menos influenciar, los resultados de dichos juegos, tales como la lotería o las máquinas tragaperras; y no es así. No es más que una ilusión, una consecuencia del pensamiento egocéntrico que nos caracteriza; un error finalmente.

Según Ellen Langer, a esto se le llama "ilusión de control", y todos la sufrimos. Bueno, menos los que se benefician de ella (las loterías y demás). Por eso nos dejan elegir los números cuando jugamos, para mantener nuestra ingenua ilusión. Creemos que el boleto que acabamos de comprar tiene algo de especial sólo porque lo hemos comprado nosotros; creemos que el hecho de elegir un número concreto puede influir en el resultado. Sin embargo, todos sabemos que es el azar, y no nuestra elección, lo que determina el boleto ganador; ningún número tiene más posibilidades de salir que otro, independientemente de quien lo elija.

Todo esto está demostrado en un sencillo experimento llevado a cabo por la psicóloga Ellen Langer y podréis leer un pelín más sobre ello en El animal social, de Elliot Aronson. Si os interesa la psicología social, ese libro es imprescindible. ¡Ay Dios, si todos fuéramos psicólogos sociales, qué sería de todas esas banalidades que inundan nuestras conversaciones diarias! Nota: espero no haber resultado pedante con la frase anterior :D

Si queréis saber más sobre el tema, en Microsiervos han hecho una recopilación sobre el tema que es para chuparse los dedos.

8 comentarios:

fer dijo...

nunca dejaras de sorprendernos( hago caso al aviso de arriba de prohibido irse sin comentar...xDDDDDD

Hugo C. dijo...

Vaya, ahora tendré que dedicarte el siguiente post :D

No sé si te has dado cuenta pero en la barra lateral pone que dedicaría el siguiente post al primero que comentara uno y...ese has sido tú, que mala suerte tengo :D

PON! dijo...

Mas gente que te comenta...es todo un exito tu blog..."la envidia me corroe".

Hablando del post se te ha olvidado poner la frase de: "La banca siempre gana" y si cuentas las cartas te dan una paliza jaja (es que como he estado en Las Vegas ejem ejem)

Saludos interestelares desde 5 minutos a pie de distancia de tu casa.

Hugo C. dijo...

Gracias por tu comentario, primo. Mira, ahora que digo lo de primo, el otro día un sudamericano me dijo: ¡primo! ¿tienes un mechero? y la verdad es que me sorprendió, no sabía que ellos tmb dijesen primo. Pero lo q más rabia me dió fue el hecho de pedírmelo a grito pelao sentado en un banco con sus amigos. Y si llego a decir que sí tengo, ¿hubiera tenido que ir a dárselo? porque estaba bastante lejos de mí, y no estaba en mi trayectoria. ¿No tenían mechero, cuatro tíos a las tantas de la madrugada en un parque? uhmm, m extraña. Bueno, interesante experiencia cuanto menos.

Hugo C. dijo...

Quise decir "cuando menos", no "cuanto menos". Si es que esto de no conocer tu propio idioma es...cuando menos, indignante :D

Anónimo dijo...

Se dice "cuando menos"??
Yo creia que era "cuanto menos"...

Ahórrate lo de: "resulta un error muy común y tal...".

Sad Eyes

Pedro dijo...

Curioso escrito y curiosa imagen para ilustrarlo. Me llama la atención la presencia de un tablero de ajedrez y una caja con sus fichas. Si existe un juego que no depende del azar es precisamente el ajedrez. En él todo depende de uno mismo. No hay azar.
Un saludo y buena recomendación la del libro del Animal Social.

Hugo C. dijo...

Tienes razón, me dejé llevar por lo bonito de la imagen. Es más, de lo que más hablo en este artículo es de la lotería, tragaperras y demás, donde el azar es primordial. Y sin embargo pongo una imagen de juegos que no están típicamente considerados de azar. Gracias por el comentario y la aportación.

No obstante, aunque estás en lo cierto (debí elegir una imagen más adecuada), voy a citar un post de otro blog que le da un enfoque distinto al tema:

"Para los simples mortales, los dados son un juego de azar porque no podemos calcular ni controlar sus complejas evoluciones al rodar sobre el tapete; pero dichas evoluciones obedecen las rígidas leyes del determinismo. El azar de los dados es solo aparente: es un seudoazar derivado de la insuficiencia de nuestro conocimiento de las condiciones iniciales (puede que algún colega replique que la teoría del caos restablece la aleatoriedad de los dados; sí, pero solo en la práctica, y esta es una reflexión epistemológica).

Sin embargo, en el ajedrez, inadecuado paradigma de los juegos no aleatorios, sí que interviene el auténtico azar. Su combinatoria es tan inmensa –hay unos veinte septillones de posiciones distintas compatibles con las reglas del juego– que la mente humana no puede ni soñar con abarcarla, por lo que no es un juego de estricta lógica, como muchos creen, sino también una actividad intuitiva, creativa, artística. Y donde intervienen la intuición, la creatividad, el arte, interviene el azar. Un azar que serendípicamente suele favorecer a los mejores (como dijo Tigran Petrossian cuando era campeón del mundo de ajedrez, los buenos jugadores tienen suerte), pero azar auténtico".

http://blogs.publico.es/ciencias/130

Con esto no pretendo excusarme, la imagen no es la correcta y te doy las gracias por tu opinión.