27 de octubre de 2008

El mito de Sísifo

El mito de Sísifo es un extenso ensayo de Albert Camus. Comienza con la siguiente cita de Píndaro:

No te afanes, alma mía, por una vida inmortal, sino que apura el recurso hacedero.

En el ensayo, Camus discute la cuestión del suicidio y el valor de la vida, presentando el mito de Sísifo como metáfora del esfuerzo inútil e incesante del hombre moderno, que consume su vida en fábricas y oficinas sórdidas y deshumanizadas.

De esta forma plantea la filosofía del absurdo, que mantiene que nuestras vidas son insignificantes y no tienen más valor que el de lo que creamos. Siendo el mundo tan fútil, Camus pregunta, ¿qué alternativa hay al suicidio? Y en cierto modo, Emile Durkheim respondió a la pregunta con su formidable ensayo llamado El suicidio. En él trata de encontrar sus causas sociológicas, dejando a un lado, al contrario de lo que se suele hacer, las psicológicas e individuales del propio suicida.

Pero, ¿quién era Sísifo? En la mitología griega, fue fundador y rey de Éfira. Al igual que Prometeo, hizo enfadar a los dioses por su extraordinaria astucia. Como castigo, fue condenado a perder la vista y empujar perpetuamente un peñasco gigante montaña arriba hasta la cima, sólo para que volviese a caer rodando hasta el valle, y así indefinidamente. No tuvieron piedad con el pobre Sísifo, no señor :D

Este post ha sido originado a raíz del blog que lleva por nombre La Maldición de Sísifo. Blog recomendado.

Nota: esto es prácticamente un resumen de la página que hay en Wikipedia.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Me contó un ex-suicida una vez que, cuando intentó suicidarse, comenzó a tirar de la soga, a tirar, a tirar, ¡que casi se ahoga!; por eso no lo hizo. Jeje.
Y es que, en definitiva, como diría Anthony Hopkins, "cuesta soltar amarras".
Lo de la condena eterna a Sísifo es cierto. El otro día pasé por el valle y estaba el tío empujando una roca hacia la montaña... ¡pero no me vio!.
Siespierre

PON! dijo...

Sería interesante considerar el suicidio en sociedades diferentes, con corrientes religiosas también diferentes, como puede ser la cultura judeocristiana dónde el suicidio es un pecado y por otro lado en la cultura japonesa (budista, sintoísta, animista...) dónde por tradición o no el suicidio sigue dándose bastante.

Por otro lado el mito de Sísifo puede considerarse como una metáfora de la vida, porque nos pasamos toda ella subiendo una colina para al final acabar cayendo, muriendo.

Hoy me he levantado inspirado oh sí xD

Saludos mañaneros

Hugo C. dijo...

jaja CSPR, no te vio, ¿verdad? :D Hay que tener valor para suicidarse, eso sin duda.

Tienes razón David, es importante conocer el valor que cada cultura da al suicidio. Seguro que el ensayo de Durkheim y el Mito de Sísifo de Camus no tienen desperdicio. El de Durkheim es...bastante extenso :D No creo que sea tan costoso de leer como El Capital o ese otro de Pareto pero...habrá que ponerle ganas :D

Saludos a los two.

Anónimo dijo...

La ventaja de ver los problemas de la vida desde la cima de una montaña en vez de verlos desde la hondonada de un valle es evidente ¿no?
Si consideramos los problemas como una dura roca, hundidos en la miseria nos podría caer encima la de Sísifo... ¡caguen... Sísifo ¿quieres dejar ya de dar follón con la piedrecita?.
Pero Sísifo y su roca son inseparables y eternos, así que siempre estaremos expuestos a ser golpeados por los problemas, luego... ¡vámonos a la cima! Pero... ¿cual esa cima? Esa es la eterna cuestión.
Siespierre

Hugo C. dijo...

Es todo un rompecabezas, sí :D

Sea lo que fuere, lo tenemos difícil jaja :D