21 de octubre de 2008

El periodista y su moral

Durante la guerra de Corea, época de cámaras enormes y nada automáticas, dos fotoperiodistas intercambian sus experiencias del día. Robert Cappa, fundador de la agencia Sigma y quizás el más grande de su oficio, cuenta al otro:

- Mientras atravesaba una aldea todavía en llamas y repleta de cadáveres, asqueado por el olor del NAPALM, vi a una viejecita que penosamente se arrastraba hacia un cuenco con unos pocos sorbos de agua sucia. Le faltaban ambas piernas: quizás una mina antipersona…
- ¿Y tú qué hiciste?
- Estaba difícil. Era ya el crepúsculo y no se veía mucho…Por eso le abrí un diafragma 4 y le puse 125 de velocidad.

Diálogo sacado del curso de periodismo de investigación al que asisto.

¿Qué opináis? ¿Debió ayudar a la mujer? ¿O esta pregunta no tiene cabida aquí?

13 comentarios:

Manu dijo...

Donde con toda seguridad encontrarás una mano que te ayude será en el extremo de tu propio brazo.

Napoleón

Hugo C. dijo...

Cuánta verdad hay en eso :D

PON! dijo...

¿Quién es el que habla en inglés? xD

Eres internacional.

En cuanto al señor Cappa, se ve que pensaba que estaba en un documental de animales, que no interviene nadie...

Por cierto esa foto es de la guerra civil española que yo sepa ¿no?

Saludos

Hugo C. dijo...

Sí, de la guerra civil, lo que no sé ahora de qué bando. Me suena que fuera del bando republicano...

El que habla en inglés creo que es spam. Ya borré dos comentarios ayer. Vende una excavadora o algo así jaja.

Y en cuanto al post...en teoría el periodista sí que debe actuar como si estuviera en un documental de animales. No digo que no les de un trato ético a los heridos si está en su mano pero él no está ahí para eso, y debe saberlo. Es en parte un escudo protector que le separa a él como periodista del horror diario vivido en una guerra. Si hay decenas o cientos de víctimas...lo mejor que puede hacer es fotografiarlas. Y si no lo aguanta, volverse a casa. Debe ser, ante todo, un profesional :D

Un saludo.

Markos dijo...

El planteamiento del dilema moral es muy interesante. ¿Qué harías tú en una situación comprometida? Sin embargo los ejemplos que se suelen poner están descontextualizados y suelen estar dirigidos a influenciar el resultado.

Cappa ya había visto muchos horrores. Eso hace callo. Y además es la única forma de evitar volverse loco.

PON! dijo...

Sin embargo luego los mata algún bando de los que están en guerra (queriendo o sin querer) y parece algo del otro mundo...eso entra dentro de los riesgos de su trabajo como periodista de guerra enfrascado en una. Es como el bombero que muere quemado por un incendio.

Hugo C. dijo...

Sí, esta situación que acabo de presentar no está ahora mismo en un contexto que podamos alcanzar. Alguna que otra chica del curso respondió (ante la pregunta ¿tú qué harías?) que dejaría la cámara para ayudar a los heridos. Sin embargo, la mayoría de los que allí estábamos dijo lo contrario, aunque sí que dijo alguno que haría la foto y después ayudaría a la mujer.

Sí, Pon!, el periodista asumirá las consecuencias.

Anónimo dijo...

El eterno dilema, ¿qué debe primar, ser un profesional o ser persona?. El periodista (y todos los profesionales en general) deben ser primero personas, y después lo que sea.
Desde la perspectiva expuesta en algún comentario anterior, se podría justificar todo, incluso que ese periodista estuviera más pendiente de una buena foto de la violación de su propia hija que de salvarla.
Un profesional está para lo que está, pero cuando pierde su condición de ser humano deja de serlo todo. Es mi opinión. E-brazos.
CSPR

Anónimo dijo...

Ampliación al comentario anterior:
Decía Asimov, en boca de Salvor Hardin (un personaje de La Fundación): "Nunca permitas que tu sentido de la moral te impida hacer lo que está bien".
Justo lo contrario que Martínez Camino y sus secuaces.
CSPR

PON! dijo...

Que útil es la Fundación xD

Por cierto una frase muy interesante.

Hugo C. dijo...

"Desde la perspectiva expuesta en algún comentario anterior, se podría justificar todo, incluso que ese periodista estuviera más pendiente de una buena foto de la violación de su propia hija que de salvarla." La comparación me parece excesiva. El periodista no puede evitar que bombardeen las ciudades. Pero si está presenciando la violación de su hija...ejem!

Gracias por opinar. 1 saludo.

Anónimo dijo...

Jeje. Evidentemente, yo había llevado la comparación hasta el paroxismo. Pero se trataba de avalar mis argumentos (rebatibles como cualquiera otros).
Tema zanjado. Jeje. Pero, cambiando de tema, se me ocurre que los últimos capítulos del libro de Carl Sagan "El mundo y sus demonios", son "la Biblia" de la Sociología. A ver si algún estudiante me puede dar la razón, porque los profesores ya lo han hecho.
Un e-brazo. Jejeje.
CSPR
PD.- ¿Sabes lo que exclamó el periodista de la violación?... ¡I KILL YOU! jajajaja jajajaja ebrazos

Hugo C. dijo...

Si lo llevabas hasta el paroxismo entonces vale :D Muy buena la posdata jaja

En cuanto al libro, si insistes tanto me lo voy a tener que comprar :D Pero hasta entonces (tengo encargados ya varios y estoy en bancarrota), voy a ver si lo encuentro por internet y le echo un vistazo a los últimos capítulos. De todos modos, juro por nuestro Dios omnipresente, omnipotente y omnisciente que me haré con él. Desde que lo mencionaste no he parado de soñar con él jaja.