2 de octubre de 2008

Sören Kierkegaard: Temor y Temblor

Este libro es, queridos lectores, lo que me dispongo a leer durante los próximos días (ya os contaré):

"Cuando yo haya muerto bastará mi libro Temor y Temblor* para convertirme en un escritor inmortal. Se leerá, se traducirá a otras len­guas, y el espantoso pathos que contiene esta obra hará temblar. Pe­ro en la época en que fue escrita, cuando su autor se escondía tras la apariencia de un flâneur, presentándose como la más perfecta en­carnación de la conjunción entre extravagancia, sutileza y frivolidad... nadie podía sospechar la seriedad que encerraba este libro ¡Qué estú­pidos! Pues nunca como entonces hubo mayor seriedad en aquella obra: precisamente las apariencias constituían la auténtica expresión del horror. Si quien lo había escrito hubiese dado muestras de com­portamiento serio, el horror habría disminuido de grado. Lo espan­toso de ese horror reside en el desdoblamiento. Pero una vez muerto se me convertirá en una figura irreal, una figura sombría..., y el libro resultará pavoroso."

Así se expresaba
Kierkegaard en una página de su Diario, en 1849, seis años más tarde de la publicación de Temor y Temblor. Esta obra fue publicada el día 16 de octubre de 1843.

[*] El título Temor y Temblor fue probablemente elegido a la vista de esta cita bíbli­ca: «Así, pues, amados míos, como siempre habéis obedecido, no sólo cuando es­taba presente, sino mucho más ahora que estoy ausente, con temor y temblor trabajad por vuestra salud.» (Flp. 2-12.)

No hay comentarios: