30 de noviembre de 2008

A bordo del Otto Neurath

"Otto Neurath ha pasado a la posteridad como el creador de una de las más bellas imágenes de la Historia de la Filosofía, en el mismo nivel que la caverna de Platón, el genio maligno de Descartes, o la paloma de Kant. Nuestro autor propone que el conocimiento científico (o más bien el conocimiento en general) no tiene fundamentos firmes, no se basa en certezas absolutas, como habían pretendido la mayoría de los filósofos, y aún deseaban sus compañeros positivistas. Ni la evidencia racional, ni los datos de los sentidos, son algo que podamos considerar como "fuera de toda duda". Al contrario, Neurath sugiere que todos los elementos del conocimiento científico pueden, en principio, entrar en contradicción con otros, y, cuando esta contradicción se da, somos nosotros quienes tenemos que tomar la decisión de qué elementos conservar en la nave de la ciencia, y cuáles eliminar." Leído en A bordo del Otto Neurath.

Actualización (1 dic): "Otto Neurath(1882-1945) Filósofo austriaco, nacido en Viena. Fue uno de los principales miembros del Círculo de Viena, defensor tenaz del positivismo lógico. Su mayor interés fue el de aplicar los ideales del neopositivismo a la sociología, estudiando los problemas sociales desde un punto de vista fisicalista en que prescinde de toda implicación metafísica o ética". Symploké: Enciclopedia Filosófica.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Lleva razón en el planteamiento, pero no la lleva en las consecuencias.
El conocimiento científico está basado, también, en una serie de axiomas (como la religión). Ejemplo, una convención matemática es el axioma que dice "1+1=2". A partir de esa "verdad convencional", podemos construir el mundo. Y esa verdad ha demostrado que "funciona" para lo que significa nuestra limitada percepción durante miles de años.

No hay nada que pudiéramos considerar "fuera de toda duda", como dice, pero... La única manera de sobrevivir (y de eso se trata) es haber aprendido a considerar un "esqueleto de verdades" que sostenga nuestro deambular en la vida. A lo largo de la Historia se han tenido que rectificar algunos axiomas científicos para adaptarlos a los nuevos conocimientos, pero NO hay que olvidar que fueron esos erróneos axiomas quienes nos llevaron a ese nuevo descubrimiento.
¿Qué diferencia al conocimiento científico de la religión? Que las verdades del segundo son inmutables, lo que implica una degradación conforme los axiomas científicos son modificados, puesto que el Hombre, en su evolución ha necesitado basarse en algo que también evolucione. Es lo que siempre hemos aludido respecto a que la Ciencia tiene su mecanismo de corrección de errores mientras la religión, no.

Así que el autor no dice nada nuevo. Simplemente más pareciera que acaba de descubrir algo que es evidente para cualquier mente positivsta y despierta.

Yeh bueno.

Hugo C. dijo...

Interesante, tendré que leer un poco más sobre el tema, si no...sólo podré asentirte con la cabeza. O dudar, claro, siempre nos quedará dudar :D

Gracias por dedicarme un comentario tan extenso. El día que yo también pueda producirlos así de grandecitos y nutridos te lo haré saber jaja :D

Un abrazo.