6 de diciembre de 2008

El Código Bradlee

En periodismo, es un código para la ética y la independencia periodística establecido por Benjamín Bradlee en 1981, “el mítico director del Washington Post”. Con este interesantísimo código comenzó el curso de periodismo de investigación al que he estado asistiendo hasta hace poco. Según Mariano Sánchez Soler, el profesor, su aplicación hoy día parece casi imposible. El código determina, entre otras cosas, lo siguiente:

- Las actividades políticas de los periodistas deberían reducirse simplemente a votar en unas elecciones. Todo compromiso con una causa partidaria debe ser evitado a toda costa.

- Está prohibido recibir regalos de las fuentes de información.

- Los periodistas nunca deben facilitar una identidad falsa, haciéndose pasar, por ejemplo, por policías.

- Los periodistas deben ser espectadores y no actores, contar lo que pasa y no formar parte del acontecimiento.

- Los periodistas deben rechazar las conferencias pagadas, que los mal pensados podrían interpretar como remuneraciones disfrazadas.

- Los periodistas deben evitar a cualquier precio mantener relaciones demasiado estrechas con los miembros del gobierno.

- Los corresponsales en el extranjero nunca cambiarán el dinero en el mercado negro o sacarán provecho de tipos de cambio ventajosos

Material proporcionado por Mariano. Para mayor información sobre él: Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes.

Y de regalo esta curiosité:

Bradlee fue representado por el actor Jason Robards en la película Todos los hombres del presidente, ganando por ello el oscar al mejor actor secundario.

4 comentarios:

Siesp... dijo...

Gran película(no por su arte cinematográfico) sino por la historia contenida.

Respecto a la lista de "principios", te falta uno (no a ti, al profesor). Y es que un periodista nunca debe ser empresario de la información, porque antepondrá su interés económico a la propia información, caso de los radiactivos Pedro Jeta Ramírez y Fegueguico Jiménez Losdemonios. Éstos son dueños de sus medios (uno de El mundo y el otro de Libertaddigital). En cuanto han podido, se han adueñado de todas las frecuencias de RTV. ¿Ahora qué? ¿Son independientes? No. Deben los favores, y así les va, y muy bien por cierto económicamente.

Es que lo mio no tiene arreglo, jeje. Sorry.

Hugo C. dijo...

Me dejé unas cuantas sin poner. Quizá estás dos vengan al caso:

- Los periodistas de la sección de economía deben comunicar todas sus inversiones al redactor jefe, antes de ponerse a escribir.

- El periódico debe ser honrado con sus lectores: ningún reportaje es bueno si el autor retiene informaciones esenciales.

Ahora que lo pienso, no sé cómo no puse también estas dos :D

Un saludo.

Siesp... dijo...

Joder, esas dos son precisamente las que más incumplen los mencionados jejeje. ¿Recuerdas las conspiraciones que sostenían estos conspiradores?. Pues eso.
Un -brazo.

Hugo C. dijo...

Sí, las recuerdo. Los que gustan de jugar con conspiraciones es lo que tienen :D