8 de diciembre de 2008

Historia de dos ciudades

Eso es lo que haré hoy, leer Historia de dos ciudades, de Charles Dickens. Empieza así:

"Era la mejor y la peor de las épocas, el siglo de la locura y de la razón, de la fe y de la incredulidad; era un periodo de luz y de tinieblas, de esperanza y desesperación; [...] era, en una palabra, un siglo tan diferente al nuestro que, según la opinión de autoridades muy respetables, sólo se puede hablar de él en superlativo, tanto para bien como para mal."

4 comentarios:

Siesp... dijo...

No te "destripo" la historia si te digo que alguien inocente muere, mas no será quien se espera, jejeje. Por cierto, si ves en esta novela a The Sacrlett Pimpernel, me lo dices.
Yeh bueno.

Hugo C. dijo...

Gracias por el dato, no me había parado a buscar qué era La pimpinela escarlata. Me va a venir hasta bien para el mini trabajo que haré sobre el libro. Te aviso si le veo por aquí, descuida :D No me extrañaría jaja.

Un saludo.

Siesp... dijo...

Como bien dices "por ahí", la Historia es tan bonita que no sé a qué viene necesitar "enigmas irracionales" cuando es tan apasionante la "sucesión de sucesos sucedidos sucesivamente".

Por algún sitio de tu blog leí que también eras aficionado a la Astronomía, y esta disciplina y la anterior son mis grandes frustraciones. Al final acabé estudiando otra cosa.

Pero te aseguro que cualquiera de los binomios Ciencia-Historia, Fiolosofía-Astronomía, Sociología-Ciencia, Historia-Sociología y hasta Filosofía-Sociología puede competir en igualdad de circunstancias con el binomio más entretenido del conocimiento: Filosofía-Ciencia.

Yes vey güel.

Hugo C. dijo...

Me gustan los binomios que propones. Según Peter L. Berger, las dos disciplinas que más se acercan a la sociolgía son la historia y la filosofía. Pero claro, tampoco podríamos dejar de lado a la psicología, antropología, ciencia política, economía, biología, etc, etc.

Un havrazo :D