2 de diciembre de 2008

Sociología o muerte*

Hoy, querido lector, si eres de los que frecuentan a diario (o casi) este humilde blog, esto será lo único que publicaré. Lo sé, "vaya por..." estarás pensando, "con la ilusión que me hacía". No desesperes te diré, pues no habrá mejor regalo que de mí puedas recibir que el no publicar nada. Yo, mientras tanto, estaré leyendo Impacto demográfico de la inmigración en España, un trabajo de Mª Teresa Algado Ferrer que forma parte, si no me equivoco, de la obra Sociología para el futuro.

Cuando lo termine, cogeré por banda El Príncipe de Maquiavelo (o Machiavelli, si respetamos el origen italianini del nombre). De lo cual no os libraréis, pues os daré la tabarra con un post dedicado a él. Hasta ese día, podréis ir picando con estos dos entrantes: Maquiavelo y Montaigne y ¿El fin justifica los medios?. Son dos entradas breves, sin ningún mérito y que ya habréis leído los más asiduos. Avanti. O como diría mi perro: "el tiempo no espera por nadie, mientras que éste siempre es esperado por todos."

[*] El título no guarda relación con el post, a no ser que queráis darle un sentido. En ese caso, que la "no razón" os guíe hacia lo más profundo de mi pensamiento, ya sea para perder el tiempo.

4 comentarios:

ulises1b dijo...

mala suerte la mía, que llego aquí (no sé cómo) y me encuentro que no vas a escribir durante un tiempo...pero aprovecharé para leer tus posts anteriores.

un saludo y buena suerte

Hugo C. dijo...

Vaya, pues sabiendo que me acaba de visitar el mismísimo Ulises no me alejaré de aquí ni por un instante :D

Suelo publicar posts de este tipo pero nunca logro separarme del blog por mucho tiempo, a lo sumo un día o dos jaja. Cosas de adictos :D

Un saludo, gracias por desearme suerte y bienvenido a este insignificante lugar de la blogosfera.

Siesp... dijo...

Una vez, en un dilema parecido (elegir entre susto o muerte), elegí susto. Me llevé un susto de aupa. Claro, me dijeron que podía haber elegido la otra opción.

Así que, aunque sólo sea por probar, en esta ocasión voy a elegir: muerte.

A ver por dónde me sales, jeje.

Yeh bueno ¿verdad?

Hugo C. dijo...

jaja nada Siespierre, es sólo que no se me ocurría un título y tiré del subconsciente, quizá me vino a la mente esa máxima del Che "Patria o muerte". De la cual no estoy nada de acuerdo, por cierto :D Me ayudé del absurdo, muy útil a veces.

Yeh bueno jaja :D