27 de diciembre de 2008

Sociología y libertad. I Parte.

Si os acordáis del post ¿Como puede la Sociología hacernos más libres?, esto es parte de la respuesta que di:
A priori, presentando ante nosotros la opción de elegir. Proporcionándonos, a través del conocimiento, un mayor número de posibles elecciones ante una determinada situación. Así es cómo la mayor de las libertades puede ser alcanzada. En este sentido, el sociólogo es como un jugador tramposo. Cuando, llevado por las circunstancias, se dispone a jugar al póquer (entendiendo “póquer” como la sociedad), éste ya conoce de antemano las cartas de sus compañeros de mesa; cuando menos, las suyas, que no es poco. La sociología es, vista así, como tener un as en la manga.
Sin embargo, no siempre es posible hacer “trampa” y desvelar todas las cartas del oponente. Las ciencias sociales están por ello más condicionadas que las ciencias naturales, más sujetas al vaivén de la interpretación. La sociología nos brinda la posibilidad de hacernos con las herramientas necesarias, tanto metodológicas como filosóficas, para conocer los límites de la libertad; al menos “la libertad social o civil, es decir, la naturaleza y los límites del poder que puede ejercer legítimamente la sociedad sobre el individuo”, como escribió John Stuart Mill en su ensayo Sobre la libertad. Como disciplina humanística que es, uno de sus objetivos es ese: la adquisición por parte del individuo de cierta humanización en su modo de ver la realidad social.

8 comentarios:

Siesp... dijo...

Ya me parecía a mí que tenías algo de tramposillo jajajaja. Es broma.
Siempre había pensado que las cotas más alta de libertad se puenden alcanzar más fácilmente con el conocimiento. Si esta última palabra la cambiamos por "Sociología" me da igual. El caso es llegar a esas cotas.

Ahora bien, ¿es más o menos fácil llegar a esas cotas con la Sociología?. Opino que si la alternativa para los objetivos es Sociología o nada, me quedo con la Sociología. Pero si la alternativa es Sociología o Filosofía o Física o Astronomía o..., me valdría cualquiera. De todos modos, ningún buen especialista en una disciplina del conocimiento puede serlo sin conocer algo de las demás disciplinas. Imagíante el ejemplo de Carl Sagán, especialista en los clásicos, en los humanistas, en casi todo, y fue un cosmólogo ejemplar.
Por eso te decía que debes aligerar tus handicaps.

Y, para empezar, la Sociología no lo es todo. (Pero más vale esto que leer un panfleto).

Un abrazo, ilustrado amigo.

Hugo C. dijo...

Carl Sagan es un ejemplo perfecto. Dices "la sociología no lo es todo", creo que, parafraseando a Peter L. Berger, solamente un bárbaro intelectual es capaz de afirmar lo contrario. Decir que la realidad es únicamente lo que podemos ver mediante la sociología puede sonar a chiste. Además, no seré yo quien la defienda, yo sólo la estudio :D

Creo que todo el "mundo" estará de acuerdo si decimos que las ciencias sin las humanidades... cojean inevitablemente, y viceversa también :D Sin embargo, como amantes de la sabiduría que somos, las humanidades deberían adquirir mayor peso que el actual. Relacionado con esto, citaré a Voltaire y parte de la definición de "filósofo" que nos da en su magnífica obra "Diccionario Filosófico":

"Filósofo, amante de la sabiduría, es decir, de la verdad. [...] No hubo ni uno sólo en la antigüedad que no diera ejemplo de virtud a los hombres y lecciones de verdades morales. Se han podido equivocar sobre la física; pero ésta es tan poco necesaria para conducirse en la vida que los filósofos no han tenido necesidad de ella"

Lo suscribo, pero entre comillas jaja. Sigo opinando lo que he dicho antes: ciencia + humanidades

Otro abrazo ("ilustrado amigo" dices, no me hagas reir jaja. ¡Ay si me conocieras, que bella máscara puede llegar a ser la blogosfera!) :D

Hugo C. dijo...

El último "que" debería ser un "qué" :D

Otra cosa, como en las próximas semanas las ciencias naturales en este blog poco aparecerán (porque me centraré en la otras; como vengo haciendo, por otra parte), si queréis compartir alguna cosilla que os parezca interesante y me queréis pasar la referencia y demás para postearlo brevemente aquí, no dudéis en hacerlo, estaré encantado. De ciencias naturales, pero es extensible a cualquier otra rama. Bueno, esto lo digo ahora pero siempre lo he pensado; así como también podemos tocar cualquier tema en los comentarios, independientemente del post :D Tampoco trato de promover la participación y el debate jaja, es sólo para que lo tengáis en mente. Saludos, bienaventurados lectores.

Siesp... dijo...

Totalmente de acuerdo. Fíjate qué bonito nombre tienen las "humanidades". Efectivamente, pienso que deberían tener mayor peso específico en la formación de las personas, y te voy a contar un caso directo que viví en primera persona:
Me llega mi hija un día y me dice que le tengo que comprar no sé qué libro de Azorín. Se lo habían obligado en el instituto. Evidentemente Azorín tiene su encanto, pero si es el primer libro que han de leer los bachilleres, está claro que los haremos aborrecer la lectura y, por lo tanto, cualquier vía que pueda conducirlos a un amplio conocimiento de las humanidades.

Yo fui a hablar con la profesora de lengua (o literatura) y me dijo que ese era el libro que venía en el plan de estudios, que era obligatorio.

Mientras la escuchaba pude deducir que se trataba de una pobre chica, superflua, que no valía ni para portar el vestido que llevaba. Pasé de razonar con ella.

Dale a un crio el libro de los "Cuentos de la taberna del Ciervo Blanco" y se aficionará a la lectura. Dale uno de Azorín y odiará toda su vida los libros.

A la Sociología se llega. Yo opino que no es un medio. Es un fin. No sé si serás capaz de interpretarme bien. Ya me gustaría a mí ser sociólogo, por la vasta variedad de conocimiento que ello implica. Pero habrás de admitir que, a falta de Sociología, si eres inquieto en tu rama del conocimiento, podrás alcanzar el mismo fin: un humanismo que pueda abarcar no sólo las ciencias desde las que partes, sino las humanidades a las que, cuando te asomas, descubres un mundo capaz de llenar todas tus inquietudes intelectuales, esas que, desgraciadamente, no pueden ni imaginar aquellos que se conforman con una película de Chuck Norris o Stallone.

Yo siempre le digo a un amigo mio: Te gano en cuanto a disfrute cerebral. Tú disfrutas con Stallone y no con Bogart. Yo puedo disfrutar con Stallone y, además, con Bogart. ¿Me entiendes?

Pues eso. No obstante, históricamente, yo sacaba sobresaliente siempre en Física, Matemáticas y... Literatura.

Ciao, agur, bye, aurevoir,... los idiomas no son lo mio. Jejejeje.

Hugo C. dijo...

Te he entendido muy bien (más me vale jaja), tu quinto párrafo lo expresa perfectamente, ni el poeta más certero podría haberlo escrito mejor :D

El humanismo es...

Pon! dijo...

Voy a poner otro ejemplo de lo que dice Siespierre del disfrute con Stallone o Bogart, o ambos. El idioma: a mayor dominio de registros lingüísticos más de estos podrás usar, yo podré decir "esto es un coñazo que te cagas" o "esta situación es realmente tediosa".

La pregunta es: ¿ a qué viene esto? jaja. Digamos que todo conocimiento es bueno, y hablar bien no cuesta una puta mierda xD

Pon! dijo...

Por cierto, totalmente de acuerdo con Siespierre con lo de la lectura, y esto es extensible a todo, como los niños más aprenden es disfrutando y jugando. Yo no empecé leyendo a Murakami, o con ganas de leer a Shakespeare como tengo ahora jaja

Y lo que dice Hugo de las humanidades, yo lo reduciría aún más, a leer, a que se potencie la lectura, y que la gente deje de refocilarse en no leer libros. Es mil veces más emocionante y gratificante un buen libro que una película, siempre.

Hugo C. dijo...

¡Refocilar! ¡Por los dioses, qué dominio, tendré que leer a Murakami! jaja. Me la apunto :D

Haces bien centrando el tema a la lectura, es vital. Yo empecé (voluntariamente) con Julio Verne, y así he terminado :D

Hace poco hablando con una persona, argumentaba que la lectura no lo es todo, que hay más cosas en la vida. Yo no lo negué, pero afirmé rotundamente que la lectura era prioritario. Esta persona creía, y sigue creyendo, que el conocimiento no tiene por qué alcanzarse mediante la lectura. Y yo le dije: no si caminas todos los días junto a Sócrates, de lo contrario no sé cómo.

También hay que diferenciar entre leer y LEER. Un caso de "leer" podría ser "Los pilares de la tierra". Que está muy bien, pero quedarnos en esa lectura el resto de nuestras vidas y no descubrir por ejemplo a Murakami me parecería insuficiente :D