29 de diciembre de 2008

Sociología y libertad. III Parte

Y así acaba la trilogía de Sociología y libertad:
La sociología y su inmanente tolerancia hacia otras disciplinas nos permite, por unos instantes, salir del escenario en el que actuamos para poder contemplar la obra desde distintos puntos de vista; como el hombre del público que no satisfecho con la butaca que le han asignado va sentándose por todo el teatro para saber desde qué lugar puede ver mejor a los actores (la sociedad como drama) [1]; “no hay nadie que haya encontrado el mundo más al revés que aquel sastre del cuento que, habiendo subido vivo al cielo, contempló desde allí el mundo.” [2]

Relacionado con esto, el estudio de la sociología en general y el de las ideologías en particular, puede revelarnos lo que tan acertadamente expresó E.M. Cioran al hablar de la naturaleza de las ideas, y de cómo estas son o deberían ser neutras en sí mismas. Sin embargo, suele ocurrir lo contrario: “pero el hombre las anima, proyecta en ellas sus llamas y sus demencias; impuras, transformadas en creencias, se insertan en el tiempo, adoptan figura de suceso […] Así nacen las ideologías…” [3] De este modo, las ideologías no son más que obstáculos de la mente, barreras sociales que nos niegan la libertad.
[1] Peter L. Berger, Introducción a la sociología.
[2] Sören Kierkegaard, Temor y Temblor, p.193
[3] E.M. Cioran, Adiós a la filosofía y otros textos, p.13


Enlaces relacionados:
- Sociología y libertad. II Parte.
- Sociología y libertad. I Parte.

4 comentarios:

Siesp... dijo...

Ahora yo me pregunto: ¿La tolerancia está reñida con los principios éticos y morales?. Es decir, mis principios (puedo tener otros, jeje) me impiden dar cancha a esos ultras que salen a la calle con bates de béisbol y puños americanos, sembrando el terror, argumentando su libertad de expresión. ¿Hemos de ser tolerantes? ¿O la libertad de expresión debería tener los mismos límites que marcan las libertades de los demás?.
No está mal devanarse los sesos con post así. Pero estoy pensando en irme a ver una película de humor para "desengrasar". A lo mejor tengo suerte con "La cena de los idiotas" (que vi en teatro hace tiempo), jejeje, me reiré mucho... ¡hasta un sociólogo sacaría alguna conclusión de esa peli! jejeje jajajaja.
Salu3

Hugo C. dijo...

Pues partiendo de que la libertad de cada uno acaba donde empieza la de otro, debe haber tolerancia, pero hasta cierto punto. La verdad es que hace poco estuve buscando la definición y me pareció muy interesante, sobre todo el artículo de Wikipedia. Savater la define así: tolerancia es "que a uno le guste que haya cosas en la sociedad que no le gusten". Ya que ha salido el tema, voy a postear unas conferencias suyas :D

"La cena de los idiotas" no me la pierdo esta vez, siempre a punto de verla pero nunca... jaja. Ya no se me escapa :D

Salu4

Siesp... dijo...

Mira qué post más interesante sobre la tolerancia y las religiones. Es una traducción y un comentario que nos puede valer a todos. Disfrútalo:
http://ahuramazdah.blogspot.com/2008/12/el-cielo-para-los-ateos-un-resquicio-de.html

Hugo C. dijo...

Gracias por el enlace, muy oportuno, sí. La tolerancia es, me atrevería a decir, "la" asignatura pendiente.

Un buen blog, por cierto.