18 de enero de 2009

Biología y Sociología. I Parte

La relación existente entre las ciencias naturales y las ciencias sociales, entre lo orgánico en el hombre y lo social, o entre la naturaleza y la convención -como diría Popper-, es tan sugerente para mí como desconocida. Quizá por eso esté siempre buscando semejanzas entre la una y la otra, más que diferencias. Esta vez lo he tenido fácil gracias a Punset, que me va a servir de introducción:
Si se define la endosimbiosis como la colaboración y la interdependencia constructiva, se puede establecer un paralelismo entre los seres humanos y su organización social, recurriendo a la llamada teoría del juego. En la vida corriente, la gente suele pensar que el resultado obtenido es fruto del esfuerzo individual y, como mucho, de la suerte. Pero la historia de la evolución muestra que tanto nosotros como el resto de los animales estamos inmersos en un "juego" en el que, por más que nos empeñemos en lo contrario, el resultado está supeditado al comportamiento de los demás. [1]
En sociología, a esta interdependencia entre individuos Max Weber la llamó acción social (según él, concepto básico de la sociología):
[...] Llamamos acción social a aquel comportamiento en el que el significado que el agente o los agentes le asocian está referido al comportamiento de otros, siendo este último por el que se guía el comportamiento de aquéllos. [...] Son acción social aquellas acciones humanas en las que el agente organiza su comportamiento de acuerdo con la expectativa de que los otros se comporten de una cierta manera. [2]
Para profundizar un poco más -si a esto se le puede llamar "profundizar"-, podemos añadir también la definición de hechos sociales, según Durkheim (ver La sociología según Durkheim):
Consisten en maneras de obrar, de pensar y de sentir, exteriores al individuo, y que están dotadas de un poder coercitivo, por el cual se le imponen. [3]
Esta coerción es así, dice Durkheim, porque "si una manera de obrar, que tiene vida fuera de las conciencias individuales se generaliza, sólo puede hacerlo imponiéndose":
[...] En otros casos la coacción es menos violenta, pero existe. Si yo no me someto a las convenciones del mundo, si al vestirme no tengo en cuenta las costumbres seguidas en mi país y en mi clase, la risa que provoco, el aislamiento en que se me tiene, producen, aunque de una manera más atenuada [comparada con las normas jurídicas, se refiere], los mismos efectos que una pena propiamente tal. Además, no por ser la coacción indirecta es menos eficaz. [4]
Eso es todo, por ahora. De momento no hay conclusión que yo pueda dar a este tema; soy, en el mejor de los casos, un repetidor de conceptos.

[1] Eduard Punset, El viaje a la felicidad, p. 94.
[2] Max Weber, Conceptos sociológicos fundamentales.
[3] y [4] Émile Durkheim, Las reglas del método sociológico.


Más artículos por el estilo en la nueva categoría Biología + Sociología.

11 comentarios:

Siesp... dijo...

Las dos últimas líneas de la última cita dicen: "Además, no por ser la coacción indirecta es menos eficaz". ¡Cuanto me gustaría poder rebatir esa afirmación! Pero no puedo. A primera vista dije "eso es incierto", ya ahora que me pongo a razonar e intentar rebatirla, va convenciéndome. No obstante.... ¡me está haciendo pensar!
Cogno, Hugo. Si pretendías remover las neuronas, lo has conseguido. :-)
Hun havrazo.

Pon! dijo...

Podemos ver esa coacción en todos los grupos de presión de asociaciones pro-loquesea. Claro que esto sería coacción directa.

P.S.: Congo, una gran "mierda" de película jajaja. Amy! guapa!

Hugo C. dijo...

Siespierre, esa cita sigue así:

"Yo no tengo obligación de hablar en francés con mis compatriotas, ni de emplear las monedas legales; pero me es imposible hacer otra cosa. Si intentara escapar a esta necesidad, mi tentativa fracasaría miserablemente"

El hombre puede hacer uso de la acción, pero nunca sin una coacción previa. Todo estaba inventado cuando nacimos: "Al nacer el creyente ha encontrado completamente formadas sus creencias y prácticas."

Si el creyente utilizara la "imaginación sociológica" jaja, pronto dejaría de serlo. Todas esas coacciones son indirectas, no han sido "premeditadas". Y ahora nos las tenemos que apañar para modificarlas, o al menos comprenderlas.

Pon!, Amy ("Eimi" para los amigos) fue mi modelo a seguir durante muchos años :D

Hugo C. dijo...

He añadido un gadget a la barra lateral siguiendo tu idea, Siespierre: poner citas de otros. Pero de momento iré poniendo mías. No os riáis de la ingenuidad de muchas de ellas, les tengo aprecio :D

Por cierto, me alegro de que este post te haya removido un poco las neuronas jaja. Eso es bueno. Aunque el mérito no es en absoluto mío, sino siempre del individuo al que se le remueven :D

Siesp... dijo...

He visto esto: http://cerebrosnolavados.blogspot.com/
y el post de hoy nos desvela que llevarán al cine una obra maravillosa. A partir de ahí, posiblemente le quiten el encanto.
Es cortito, pero la pena leerlo.
Saludos.

Pon! dijo...

Como dicen en un comentario en ese blog, me apresuraré a leer los libros por si hacen algo infumable xD.

Y, a partir de lo mismo, ¿Siespierre has leído Hyperion de Dan Simmons? No es Asimov pero bueno jajaja

Hugo C. dijo...

Es verdad, me lo comentó ayer un compañero del equipo. Pon! tiene razón, habrá que darse prisa jaja. Yo en febrero empiezo con el primero, que ya está aquí en la estantería esperando :D

Saludillos.

Siesp... dijo...

Pon!, no he tenido ocasión de leerla. Imagino que me pasa lo mismo que a vosotros. Se amontonan las recomendaciones. Haré un esfuerzo por conseguirla, aunque no te prometo nada. Después de todo, uno tiene que empezar por la Fundación y luego viene todo lo demás, ejeje.

Hugo, Gracias por tu comentario (debidamente respondido después, jeje). Pero, probablemente Messi existe, así que relajémonos y disfrutemos de la vida, jejeje.
Saludos

S&I&E&S&P... dijo...

Ah, se me olvidaba. He visto por ahí el vídeo 6 de 5 (jejeje), para que podais entender cómo se destrozó el Columbia en su reentrada en 2003. El programa de radio del viernes pasado fue todo un lujo, jajaja http://es.youtube.com/watch?v=GLCDiJmP_tM
A ver si alguno de vosotros se ha enterado de algo, porque yo, no. Jeje.
Saludos.

Hugo C. dijo...

Dice que los propulsores del Columbia son traseros, no delanteros. Eso me lo tiene que explicar alguien porque no sé a qué se refiere jaja. Pero la explicación es magnífica, eso sí que es un "deleite intelectual" :D

Muchas gracias por contestar al comentario :D Tienes razón, de nada sirve ser un pesimista militante; intentaré corregirlo jaja. Lo que no te admito es la existencia de Messi, eso no es posible; las leyes de la física no lo permitirían :D

Un saludete.

Pon! dijo...

Iba a ir jodido con los propulsores delanteros...si es que no se trata de un avión-cangrejo...

Gran explicación, "puede entrar hasta dando vueltas" xD