20 de enero de 2009

El hombre como justificador de creencias

Como me voy a poner todo el día de hoy con el trabajo de filosofía política (sobre Hobbes, más concretamente), os dejo con este magnífico post que leí en el blog critika memética: Sokratis en Gaza. Un adelanto:
¿Cómo resolver los problemas que afectan a la humanidad? Sin creencias. Las creencias siempre pervierten, envenenan las percepciones. Los que sufren de ese “firme asentimiento y conformidad con algo sin verificación empírica alguna”, siempre asumen que tienen la razón -especialmente cuando no la tienen- simplemente por sus cojones. Los problemas se resuelven con el método sokrático, o mejor aún, con el método científico.
Me encanta ese post porque lo comparto totalmente. Esa es la clave, por supuesto. Si es que también lo dijo Cioran (por filósofos que no quede):
[Del fanatismo] no escapan más que los escépticos (o los perezosos y los estetas) porque no proponen nada, porque -verdaderos bienhechores de la humanidad- destruyen los prejuicios y analizan el delirio. [1]
Otro post relacionado con esto mismo es el de Pilar Jericó, que pude leer gracias a este otro en El libro de la almohada.

[1] Emil Michel Cioran, Adiós a la filosofía y otros textos.

7 comentarios:

Siesp... dijo...

En el blog de Sókratis en Gaza me ha gustado mucho esta afirmación: "Yo no abogo por "eliminar" las creencias, algo prácticamente imposible, sino por relegarlas al ámbito estrictamente personal, y no utilizarlas como elementos fundamentales de ingeniería social, como hasta ahora."
Tiene mucho sentido y profundidad.
Diablos, ¡es lo que yo pienso! jaja.
Animo con el trabajo.
Ah, Pon, mira tu blog de vez en cuando jajajaja. Es mi cierre a los comentarios de a bordo, jeje.
Abrazos.

Hugo C. dijo...

Sí, como dijo mi hermano hace poco, leer es reafirmar nuestras ideas; ver escrito, por así decir, lo que tú ya te olías jaja. Y eso es impagable. Pero además de reafirmar nuestras ideas, leer es cambiarlas y añadir nuevas, claro.

Gracias por los ánimos, me hacen falta, porque estoy de un perro...

Yo también voy a ver que has puesto, un saludo :D

Pon! dijo...

No puedo evitarlo:

http://www.youtube.com/watch?v=bGqygL8uOts&eurl=http://marianodigital.es/

Mirad xD

Esta frase es buena: "Aún conociéndolas, no las conozco" (a alguien le recordará a algo que no logra recordar jaja)

Me perdonen los familiares de tan "preparada" profesional.

Hugo C. dijo...

Pobre mujer. Hablando en términos de retórica, no sólo desconoce la "memoria" y la "actio" (las 2 fases importantes para cuando el discurso es pronunciado), sino que también la "inventio", "dispositio"... jaja. Dejando a un lado las formas de su discurso, ¿esa es la persona más competente que tiene España para ese puesto? Lo dudo :D Si al menos fuera buena en el arte de la oratoria, nos costaría más conocer su incompetencia (ej. Martin Luther Obama :)

Esto también me recuerda al Principio de Peter, el cual se mencionó hace poco en BioTay:

http://es.wikipedia.org/wiki/Principio_de_Peter

Pon! dijo...

Y lo mejor del caso es que dice que no se irá hasta que el "cejas" la tire, osea que a tragar por sus santos cojones. "Antes partía que doblá", "Ven y me lo dices fuera".

Sin meterme en el desprecio que significa para las víctimas del accidente, eso de; "Es que es MUUUUU grande".

Carlos Suchowolski dijo...

El título de tu post lo dice todo.

Siesp... dijo...

La Alvarez no es un ejemplo a seguir, desde luego. Dios no la ha dotado de la facultad de la oratoria. Pero sí ha dotado a las personas para que hagan de su larga intervención ante el Congreso, como yo hago con los "zumbaos" de cierto sitio, jejeje, un compendio de sus múltiples errores.

En el cargo se asume la penitencia de que la critiquen o se rian de ella, allá ella.

Ahora bien, hay que tener cintura para todo, y cuando alguien critique al santo de su devoción, pues... lo mismo, jejeje.

Esto es bonito.

¡Y menos mal que no estamos en época de elecciones! jejeje

Saludos.