16 de enero de 2009

El político y el científico*

Leído en la cabecera de Sin Dioses:
En la ciencia suele suceder que los científicos dicen: "¿Sabes qué? Ése es un buen argumento; mi posición está equivocada", y luego realmente cambian de idea y nunca se les vuelve a escuchar hablando de su antigua postura. Realmente lo hacen. No sucede con tanta frecuencia como debería, porque los científicos son humanos y el cambio a veces es doloroso. Pero sucede todos los días. No puedo recordar cuándo fue la última vez que algo parecido sucedió en política o religión. Carl Sagan.
[*] El título del post también es el de una obra-conferencia de Max Weber.

Actualización: En este sentido, Punset está en lo cierto al afirmar, por ejemplo en esta conferencia, que a ciertos homínidos nos cuesta cambiar de opinión. Cuando nuestro interlocutor muestra una opinión completamente diferente a la nuestra, es como si nuestra mente se cerrara y dejáramos de escuchar, por miedo a "perder" lo que dábamos por cierto. Otro ejemplo de esto es la entrevista que le hicieron en El Mundo el 2 de noviembre, y que acabo de encontrar en el apartado Punset y los medios:
R.- [...] Se ha descubierto también que los circuitos cerebrales que se activan cuando uno recuerda son los mismos que los de la imaginación. Luego, cuando intentamos prever el futuro, siempre lo hacemos en base al pasado. Y la gente no decide en función de lo que ve, sino de lo que cree. Y no solo eso. Se ha descubierto que cuando el cerebro se enfrenta a una disonancia, algo opuesto a lo que cree, lo elimina, se inhibe aunque sea real.
P.- Por ello hay gente que se inhibe ante avances científicos que van contra sus creencias.
R.- Puede ser. Hemos descubierto que los monos cambian con más facilidad de opinión que los humanos. Tenemos un cerebro que nos lo permitiría, pero no lo hacemos.
Enlace relacionado:
- El mundo y sus demonios.

4 comentarios:

Siesp... dijo...

¿Ves como no es manía mía? Yo lo llamo El Maestro. A estas alturas ya te habrás visto 4 o 5 capítulos de Cosmos.
Un humanista, un filósofo y un científico disfrutarán siempre de esta serie.
A ti, amante de la astronomía, y ex- de otras "cosas" jejeje, te iluminará como hizo con Radagast, con los de "Sin Dioses",... y con tanta gente ilustrada. Así que mi padre y yo mismo (que vimos Cosmos juntos, y lo compramos juntos) disfrutamos como enanos cada vez que lo reponemos en su casa al visitarlo.
¡Es que, sin pretenderlo, pontifica! (por eso esta palabra únicamente adquiere valor cuando Carl Sagan HABLA.
Suerte.

Hugo C. dijo...

Todavía no he tenido el placer de ver ningún capítulo :D Ahora que lo pienso, no descarto la idea de comprármelos en original. Esa serie lo merece. Cuando la vea me haré por fin una buena idea de Sagan; hasta ahora sólo he visto fragmentillos por ahí y leído cosas por allá.

Buenas noches y buena suerte. ¡Sagan ha hablado!

Pon! dijo...

Y luego me la pasas a mí jajaja

Aunque he de decir que en política de vez en cuando sí se cambia...mira a Rosa Díez juas juas juas

Hugo C. dijo...

Un buen ejemplo, sí :D