19 de enero de 2009

Hobbes y Nietzsche: Sobre la lectura.

John Aubrey, amigo de Hobbes, escribió de él estas palabras que merecen nuestra reflexión:
Tenía muy pocos libros. Nunca vi (como tampoco Sir William Petty) más de media docena en su cuarto de estudio. Homero y Virgilio estaban por lo común en su escritorio; algunas veces, Jenofonte, algún relato histórico, y el Testamento en griego [...]. Había leído mucho, si se tiene en cuenta que su vida fue tan larga; pero su meditación fue mucho mayor que sus lecturas. Solía decir que si él hubiera leído tanto como otros hombres, nunca habría tenido más conocimiento que ellos.*
En este sentido, es preciso añadir que para un entendimiento pleno -en la medida de lo posible-, no basta con haber leído mucho, sino también un rumiar nietzscheano de lo leído (ver El café de Ocata):
"... para practicar de este modo la lectura como arte se necesita ante todo una cosa que es precisamente hoy en día la más olvidada... una cosa para la cual se ha de ser casi vaca y, en todo caso no hombre moderno: el rumiar..." Friedrich Nietzsche, La genealogía de la moral.
Ahora bien, ¿es esto común en nosotros? En mi caso a veces me descubro leyendo a toda prisa, dejando incluso atrás aforismos que no he logrado entender, ideas que deberían ser rumiadas.

[*] Leído en el prólogo de Carlos Mellizo sobre la obra de Thomas Hobbes
"Leviatán o la Materia, Forma y Poder de un Estado Eclesiástico y Civil."

9 comentarios:

Markos dijo...

Estoy completamente de acuerdo. Yo en ocasiones también me dejo llevar por el estrés de la lectura. Intento leer todo, y rápido, para leer más. Pero por el camino se mes escapa parte de lo que he leído, por entre los dedos (como la arena).

A raíz de la vaca de Nietzsche, me has hecho recordar, un trabajo que nos mandaron en el instituto. Se trataba de hacer un resumen de cada uno de los capítulos de la Geneaología de la Moral. De entrada me pareció algo aburrido, un tostón, pero eso me obligó a rumiar lo que leía. Que gran placer.

Carlos Suchowolski dijo...

Nietzsche también recomendaba la "buena lectura" o "el buen leer", algo que retoma Strauss (y que tan bien hace por cierto). Lo interesante es determinar qué cosas (a mi criterio varias) reducen el alcance (al menos para algunos) de esas "lecturas". Hobbes, a mi criterio, intenta un rigor absoluto basado en la precisión del lenguaje y en una aplicación extrema del racionalismo (no me animo a ir más allá) pero al aplicar a la realidad conceptos que considera absolutos acaba legitimando un Estado que está por encima de los hombres reales (un Estado de "La Caverna" platónica), un "deber ser" además. Si la realidad lo confirmara... todavía... pero es obvio que la Revolución Francesa que vendría tras él fue una contundente realidad que a saber cómo habría explicado en detalle.

He encontrado en ese sentido un paralelo enorme entre Hobbes y Witgenstein (el joven) y a la vez entre el "seudo realismo" de Hobbes y el positivismo. ¿No os parece?

Hugo C. dijo...

¡Qué placer tiene que ser rumiar La genealogía de la moral! :D

Ya que sacas el tema del instituto, Markos, he de volver a criticar la enseñanza que se da de la filosofía en ellos. Los profesores no encienden su vela, dominando así todos los misterios con la regla y la línea, vaciando el aire hechizado (parafraseando a Keats). Al contrario, la apagan, nos enseñan a un Nietzsche aburrido. Quizá nuestra edad tenga la mayor culpa, pero no lo creo. Debido a eso yo choqué con la filosofía, a pesar de estar destinado a ella (como todos los aquí presentes). Schopenhauer dijo:
“Los que se aman y han nacido el uno para el otro se encuentran fácilmente: las almas emparentadas se saludan ya desde lejos.”

Carlos, entonces, ¿el hombre no es un lobo para el hombre? jaja. Hace poco Aníbal lo hablaba en tu blog, y yo estoy de acuerdo con él, el hombre también ha nacido para convivir con otros hombres, y no sólo para competir con ellos (todos contra todos). En este sentido, Hobbes creía que el Estado podía ser un canalizador del miedo, el cual debía tener el "monopolio del miedo". El ciudadano no tendría que temer así a ningún hombre individualmente, solamente al Estado. Sería un miedo general de todos hacia uno, hacia el poder soberano: el Gran Protector jaja.

En tu último párrafo no puedo seguirte, pero me animas a leer a Wittgenstein. Eso sí, si Hobbes hubiera vivido varios siglos habría sido un positivista de aupa :D

Lo que sí que puedo hacer es recomendaros esta imagen, ya que has nombrado a "Witt", aun a riesgo de que la conozcáis.

Un abrazo a los dos.

Siesp... dijo...

Da gusto "rumiar" estos tres comentarios. Aquí asisto de espectador con la mayor de las gratitudes por vuestros comentarios.
Me da hasta vergüenza "manchar" vuestras disquisiciones con un comentario banal como el mio. Pero me gusta aprender.

Ciertamente, aunque peque de inmodestia, siempre fui un excelente estudiante en todas las disciplinas (dato objetivo por las notas), pero mis profesores del instituto (que menciona Hugo C) me hicieron "entretenidas" las asignaturas de ciencias y aburridas las de humanidades. Por eso acabé donde lo hice (en Empresariales).

Que en el futuro vuestros alumnos "sientan" la "curiosidad" del "rumiante de ideas" igual que se siente placer en los acertijos matemáticos. Yo lo descubrí demasiado tarde... pero nada está perdido si el vaquero toma nota para manejar bien las vacas.

Encantado de leeros.
Saludos.

Pon! dijo...

Dejadme ya en paz al pobre Hitler, que cuando vengan los nazis "lunáticos" vereis xD

Voy a manchar el comentario pero...eso del Estado me da más miedo siquiera que se plantee, será culpa de Orwell...

Hugo C. dijo...

Yo también asisto como espectador, Siespierre :D Os recomiendo pasaros por el blog de Carlos.

¿Hiciste Empresariales? Yo la empecé el año pasado, pero sólo me presenté a un examen y enseguida supe que le faltaba algo (me faltaba algo, mejor dicho). Contabilidad, matemáticas, informática, organización de empresas, ¡pff! jaja.

Si algún día fuera profesor (aunque tenga "fobia" a hablar en público; fobia relativa, claro) tendría que lidiar con ese problemilla, tienes razón: hacer sentir curiosidad en el alumno. También tienes razón en lo de que nunca es demasiado tarde, y menos si aceptamos que estamos aquí de paso jaja.

Para el que se haya perdido con el primer párrafo de Pon!, se refiere a este vídeo :D

http://www.zonafandom.com/2008/05/08-iron-sky-el-ataque-de-los-nazis-del-espacio

Saludos.

Carlos Suchowolski dijo...

Como te contesté en mi blog... sólo son hipótesis intuitivas. Difícilmente puedan ser otra cosa ni siquiera para los que creen que las suyas lo son. La "verdad" como impecablemente dijo Noetzsche, es "un problema". Gracias de nuevo pues y quien quiera opinar que opine. Nada se "mancha" salvo con el miedo a opinar.
Un saludo a todos y hasta pronto.

Carlos Suchowolski dijo...

¡Ah, acerca de la "imagen": no la conocía! Pues diré que ante esto me pasa como cuando viajo en metro (y si es apiñado, peor) y me digo mirando a uno y otro lado (una y otra cara): ¿no será uno de estos un "loco" al que no se le nota; un "loco de atar" con el que viajado ¡en el mismo vagón!?

Hugo C. dijo...

"Todos estamos a menudo casi locos, con la diferencia poco sustancial de que los “enfermos” están algo más locos y, por esa causa, hay que establecer una línea divisoria." Crimen y castigo.

Un saludo para ti también :D