9 de febrero de 2009

Azar y necesidad

Leyendo en en La lógica del titiritero (tiene delito no leer el post entero)
No es raro (incluso hoy día) leer publicaciones donde se proclama la caída inminente de la Teoría Darwinista de la Evolución y el advenimiento de (en la jerga pedante de Kuhn) otro paradigma. Ojo, no me estoy refiriendo al hecho de la Evolución en sí, sino al mecanismo de evolución mediante variación y selección natural. La Evolución, como tal, es un hecho incontrovertible apoyado por una montaña de pruebas, por lo que no hace falta extenderse en esto.

[...] La mayoría de los biólogos admite hoy día que tanto el azar como la selección natural contribuyen al proceso. En cuanto a la primera, existen abundantes pruebas de que opera de forma continua y de que es un factor esencial en la evolución. Lo que no es nada fácil es saber en qué grado opera este mecanismo.
Por otro lado, Carlos nos recomienda al respecto este libro: El azar y la necesidad, de Jacques Monod.

En cuanto al libro, he encontrado una reseña en Lansky al habla, en la cual se sigue profundizando en el tema, recomendando, por ejemplo, este otro libro: La lógica de lo viviente, de François Jacob.
"Todo cuanto existe es fruto del azar y la necesidad" Demócrito.
Post relacionado:
- Teleonomía vs Teleología.

5 comentarios:

Siesp... dijo...

¿Recuerdas cuando dije que los rayos cósmicos pueden producir mutantes? Pues eso. Más azar, imposible.
Respecto a la necesidad ya sabes lo que se dice. Nada mejor que la vida haga "de la necesidad una virtud", jejeje.
Yo también descanso unos días.

Zulú

Hugo C. dijo...

Haces bien, un saludo Siesp...

Tay dijo...

Pues a mí no me gusta el azar, ni para hablar de deriva genética... será algún trauma de la infancia :D

"La selección natural no sólo
es una parsimoniosa, plausible y elegante solución. Es la única alternativa
funcional al azar que haya sido sugerida alguna vez"

Dawkinscito en "El espejismo de Dios"

La selección "opera" sobre aquello que se modifica por azar...

Aunque en mi opinión sigue sin gustarme nada la palabra azar, da pié a muchas confusiones.

Saludines varios

Hugo C. dijo...

Me has pillado comentando en el tuyo jaja. Con que no te gusta el azar, ¿eh? Pues lo quitamos y ya está :D

En uno de mis primeros posts, Juegos de azar: la ilusión de control, en los comentarios, expresé lo siguiente (leído en otro blog):

"Para los simples mortales, los dados son un juego de azar porque no podemos calcular ni controlar sus complejas evoluciones al rodar sobre el tapete; pero dichas evoluciones obedecen las rígidas leyes del determinismo. El azar de los dados es solo aparente: es un seudoazar derivado de la insuficiencia de nuestro conocimiento de las condiciones iniciales."

La idea de azar es muy discutible, sí. Y más cuando realmente se ignora su alcance, como es mi caso :D

Ciao.

Tay dijo...

Oye, genial ese fragmento, evidente como el solo, pero es algo que por evidente que sea, se olvida.