11 de febrero de 2009

Divulgar las maravillas cosmológicas

Leo en caosyciencia:
[...] Los efectos especiales presentes en el cine de ciencia ficción y en los documentales han modelado, y continúan modelando, nuestra percepción del Cosmos, a veces de manera precisa y a veces de manera fantasiosa o directamente errónea. Pero cada vez sabemos más y las nuevas técnicas hiperrealistas de animación por ordenador nos permiten aproximarnos visualmente con gran fidelidad al conocimiento teórico existente. Para la mayoría de los seres humanos (para todos cuando se trata de algunos fenómenos), la única manera de “ver” qué pasa “allá arriba” es mediante representaciones gráficas, algunas tan elaboradas e impactantes que logran despertar nuestra imaginación e interés. Y debe ser así. La comunicación científica debe emocionar si quiere competir con las pseudociencias y el absorbente mundo del entretenimiento.

4 comentarios:

Pon! dijo...

Una de las cosas erróneas es la presencia de sonido en las escenas que ocurren en el espacio exterior...salvo en 2001.

Tay dijo...

Yo actualmente, cuando puedo, paso las noches matando alienígenas en la nave Ishimura del videojuego Dead Space... y es pura cultura, oiga.

Siesp... dijo...

Muy acertada la precisión de Pon!. Una vez le pregunté a alguien: Si el sol explotara, ¿cómo se oiría?.

No hay competencia entre la Ciencia y las pseudociencias. Mientras la primera "amontona ladrillos" encajándolos uno a uno en la pared del conocimiento, las segundas amontonan garbanzos a paletadas en una inmensa y llana superficie lisa...

Zulú

Hugo C. dijo...

Qué escena la de 2001, cuando Hal no deja entrar al humano en la nave: qué silencio :D

Un saludo a todos, qué seáis felices. Si no sabéis, Tay tiene unos truquillos para conseguirlo, que me lo ha dicho :D

Hoy me acuesto pronto, ¡he vencido al organismo!