27 de febrero de 2009

Las bases biológicas de nuestra conducta*

El post que acabo de leer en Educador social en Alaska es otro de tantos que se vienen escribiendo en la blogosfera con el objeto de "reconciliar" las humanidades con las ciencias. Como dice Quique, "las humanidades no quieren sentarse en la misma mesa que la ciencia y eso, parafraseando a Carl Sagan, es una garantía de desastre."

Es un post breve y con conceptos básicos como el de "darwinismo social" o, de una manera implícita, el de "tabula rasa".

Además, en él podemos leer el siguiente fragmento de El gen egoísta [1]:
Comprendamos qué se proponen nuestros genes egoístas, pues entonces tendremos al menos la oportunidad de modificar sus designios, algo a lo que ninguna otra especie ha aspirado jamás.
Buen blog, por cierto.

[*] Subtítulo de "El gen egoísta".

[1] Richard Dawkins, El gen egoísta, Salvat Editores, Barcelona, 2002, p. 3.

Posts relacionados:
- Qué hay de innato en nuestra conducta.
- Pinker y Marshall: Por la igualdad social.

2 comentarios:

Siesp... dijo...

>>algo a lo que ninguna otra especie ha aspirado jamás>>
Esa es la clave.

Somos la única especie dotada para la comprensión, no sólo de nuestros genes egoistas, sino del Cosmos. Lo que hagamos con nuestra consciencia será responsabilidad nuestra.

Vaya, vaya. El amigo Radagast ha hecho justicia otorgándote su premio. Felicidades a ti, porque a mí me ha puesto colorado jajaja.

Se acabaron los Zulus. Un brazo.

Hugo C. dijo...

Pues si en tu comentario rescatas a Dawkins, en el mío te rescato a ti jaja:

"Lo que hagamos con nuestra consciencia será responsabilidad nuestra."

Sí, ha sido todo un detalle por su parte :D

El otro día viendo Camino -que por cierto os recomiendo (al principio no me apetecía verla pero la puso mi madre y me gustó mucho)-, escuché por primera vez a Russian Red, a ver si os gusta.

¿Se acabaron? ¡Gracias a Dios, se acabaron los Zulus! jaja. Ciao.