23 de marzo de 2009

Bruckner: Filosofía y controversia

Hasta hace poco no conocía a Pascal Bruckner, considerado por muchos como un "nuevo filósofo". Esta entrevista que podemos leer en La Nación puede servirnos como introducción a sus ideas, algunas de las cuales muy polémicas. En ella se habla, entre otras cosas, de filosofía, sexualidad y política.

Voy a seleccionar tres fragmentillos, a ver si os van abriendo el apetito:
En 1983, con Le sanglot de l´homme blanc (El sollozo del hombre blanco), Bruckner embistió contra otra mitología: el tercermundismo de la izquierda europea. "Un tercermundismo originado en un síndrome de la culpa y del odio a nosotros mismos; como una forma de expiar el colonialismo", escribió.

"En uno de mis viajes a ese país pude constatar que el discurso que teníamos en Occidente sobre el Tercer Mundo no tenía nada que ver con la realidad. La India no se sentía para nada un pobre pueblo oprimido, sino una gran nación que quería avanzar, sola, por el camino del desarrollo."
Sobre si evolucionamos a lo largo de nuestras vidas:
[...] el símbolo perfecto de la vida es el círculo. La espiral, más bien. Uno siempre vuelve sobre lo mismo, pero desde otro lugar. Es una teoría que fue desarrollada por Giambattista Vico, el filósofo italiano. Él dice que la historia no es un concepto lineal ni un círculo, como era para los griegos, sino una espiral. Las cosas vuelven a repetirse, pero en otro nivel. Creo que es exactamente eso. Yo retomo siempre los mismos temas, pero lo que puede parecer una repetición es una reflexión diferente. Es verdad que cada uno vive con obsesiones y con pasiones y es necesario profundizarlas, analizarlas y, si es posible, desplazarlas.
Y este último se lo dedico especialmente a Pon!
P.- ¿Por eso es tan duro con los intelectuales de izquierda que, según usted, están paralizando la sociedad?

R.- Es alucinante. En este momento, en Francia es imposible debatir sobre el islam radical, sobre la inmigración, sobre el nacionalismo sin ser tratado de fascista. Si Voltaire viviera, sería enjuiciado por esos grupos intransigentes.

7 comentarios:

Salvor Hardin dijo...

En este momento, en cualquier sitio, es imposible contradecir a nadie sin que te insulte. Unos dirán a otros fachas, y éstos a unos progres trasnochados. El caso es que con las descalificaciones se oculta el debate de ideas.

Y ahí radica la clave. Tontos hay en todos lados, pero listos veo pocos en alguno, jejeje

Hugo dijo...

Si es que ya lo dijo Apolinaro, las ideologías cuanto más lejos del hombre, del sabio, en definitiva, del filósofo, mejor :D

Por cierto, todavía no he tenido el placer de conocer a El Mulo jaja, en Fundación no aparece aún y me temo que la lectura de Fundación e Imperio la voy a aplazar un pelín.

Magnífica saga de sociología (perdón, de ciencia-ficción). Se merece sin duda un post, aunque sea breve :D

Corfu dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con Salvor Hardin. Son esas descalificaciones y palabras con sentido negativo, sea facha un ejemplo, es lo que evita que se debata los temas importantes e incluso lleva a algunos a pensar lo que van a decir más de una vez.

Un saludo

Tay dijo...

Es importante no catalogar alegremente a las personas, aunque es algo muy económico para la mente.

Pero cuidado, una cosa es respetar siempre a la persona que transmite las ideas y otra bien distinta es respetar siempre las ideas de la otra persona.

Las ideas deben combatirse con otras ideas, dirigidas a ideas, no a las personas que las transmiten.

Por mi parte y respecto al comentario sobre la India, no me gusta el trasfondo que creo ver en el.

Un saludo

Hugo dijo...

Tay, en su favor (me encanta hacer de abogado del diablo jaja) quizá se podría decir que no va mal desencaminado solamente si a lo que se refiere es a un "tercermundismo" considerado meramente en la actualidad como una moda, es decir, una tergiversación del concepto original de altruísmo; o algo así jaja.

Un ejemplo de esto podría ser los mensajes del tipo "Con esta tarrina nos ayudas a alimentar a un niño", que podemos encontrar en los envases de mantequilla de Tulipán.

Pero yo también le he visto un trasfondo raro jaja. Aunque también sería precipitado sacar conclusiones en base a un sólo párrafo, claro. Probablemente en el libro explique mejor lo que quiere decir. O quizá la pifie más jaja.

Gracias a los dos por pasaros. Danke men :D

Tay dijo...

Claro, es difícil saber que quiere decir realmente con un fragmento... que como todo fragmento, debe estar sacado de contexto... más o menos...

y sí, estoy de acuerdo con lo que dices, la forma en la que se "vende" la pobreza en el autodenominado "primer mundo" no siempre es la correcta... pero el hecho de que en la India la gente se sienta bien no quiere decir que su calidad de vida no esté pisoteada por nuestra presencia (física o no).

Te puedes dar un paseo por las chabolas de Madrid y encontrarte un montón de gente riendo, y con ganas de mejorar su vida... pero eso no nos quita responsabilidad en la forma en la que distribuimos las riquezas.

Lo que veo en su trasfondo, pero de lo que no estoy seguro, y no he querido profundizar porque esto trata precisamente de no sacar conclusiones precipitadas, es un argumento que he oído más de lo que me gustaría, y lo he oído de diversas formas, siempre justificando la distribución de las riquezas del mundo... como si la pobreza no fuese real... y es para cabrearse.

Saludines variados

Hugo dijo...

No podrías haberlo explicado mejor; es imposible no suscribir cada una de esas palabras :D

Claro, en la India se "sienten bien" porque no conocen otra cosa, por así decirlo. Igual que cuando a Benjamin Button le preguntan qué se siente al hacerse joven mientras los demás se hacen mayores: "no lo sé, porque no conozco otra cosa", dice jaja, qué crack.

Un saludo pensante.