15 de marzo de 2009

El psicoanálisis en el punto de mira

En el post anterior ha salido a colación el psicoanálisis (pseudociencia). Había pensado rescatar algún fragmento de los comentarios, pero bien pensado tendría que hacer prácticamente un copy&paste de todos para no perder la imparcialidad y creo que eso haría de esta entrada una simple recreación. Así que allí quedan, a unos centímetros de aquí.

Lo que sí que voy a hacer es recomendaros dos posts interesantes sobre este tema:
- Recomendación: El psicoanálisis ¡vaya timo!, en El cerebro de Darwin.
- Programados para ser libres, en Apuntes científicos desde el MIT.
Si conocéis algún otro, ya sabéis. Sólo tenéis que alzar la voz.

6 comentarios:

Sigmund Frio dijo...

En el primer enlace se aclaran conceptos definitivamente. en el segundo uno puede aprender "neurociencia", pero eso no da dinero. Es mejor el psicoanálisis. Después de todo, un astrólogo en televisión gana más que un astrónomo.

El ser humano se forma, también, con las sensaciones y recuerdos de su propia experiencia. La neurociencia puede explicarlo sin la necesidad del desbarrre del psicoanálisis, una disciplina a la que se ven forzados a agarrarse muchos psicólogos buenos si quieren sobrevivir. Además a un rico es mejor vaciarle la cartera cuando le hablas de cosas que no puede comprobar que mostrándole algo que pudiera rebatir, jeje.

Ahora el exabrupto: no sé qué me da más asco, si las verdaderas paranoias de Jung o la locura de su maestro Freud. AAAHHHHHH

Saludos desde el subconsciente jejeje.

Hugo dijo...

La verdad es que en ese artículo parece como si la neurociencia tratara de ayudar a levantarse a un psicoanálisis caído y abatido por las ciencias jaja.

Hay una cosilla que se dice en el post de El cerebro de Darwin que me inquieta. Por lo que me toca, más que nada: "También en este capítulo los autores comentan de la influencia del psicoanálisis en las ciencias sociales (historia, sociología o crítica artística) y cómo esta influencia seguramente ha frenado el desarrollo de algunas de estas disciplinas."

No apostaron por el caballo ganador, ¡la neurociencia!

Antes de irme, dejo este otro enlace de regalo, por si te apetece leer (una vez más, lo sé) a un conservador escribir que el aborto y la eutanasia es de salvajes, ABC (Vía La revolución naturalista.)

Un saludo.

El Vil Búfalo dijo...

Fíjate, no creo que se trate de un debate en igualdad de condiciones. Es que todavía hay gente que no acaba de entender que TODOS podríamos coincidir en que el aborto o la eutanasia son actos "vandálicos". El tema está en NO encarcelar a nadie por verse obligado a hacerlo. Yo no lo hago, pero no voy a crucificar a quien se vea en esa desgraciada circunstancia. ¿Ves la diferencia?

Mientras unos se desgañitan gritando NO al aborto sin enterarse de que cualquiera podría gritar lo mismo, yo me desgañito gritando que nadie vaya a la cárcel después de verse en esa tesitura. Para eso se hacen esa clase de leyes que, una vez en vigor, nadie retira.

No sé si me explico. Pero habrá quien me considere a mí un enemigo, cuando lo único que soy es una persona que ejerce la caridad cristiana con quien se encuentra en esa traumática situación. Ironías de la vida, un ateo ejerce de cristiano y los cristianos ejerciendo de salvajes.

Saludos.

Hugo dijo...

Tienes razón, y haces bien matizando que son dos cosas diferentes, el aborto en sí por un lado y la penalización o despenalización por otro.

Ah, y gracias por ponerme en mi sitio con lo del psicoanálisis, a veces uno se desvía ligeramente y es bueno saber que hay "guardarraíles" atentos jaja.

Saludos, Vil Búfalo.

Malena dijo...

Parece mentira que tenga que reivindicar al psicoanàlisis frente a todos estos ateos.
Ustedes porque seràn sanitos pero hay personas que no tienen ni la menor seguridad en si mismas.Para eso sirve mucho el psicoanálisis.

Hugo dijo...

Mi tío era psicoanalista y ateo jaja, pero no sé si se llegó a plantear alguna vez la efectividad de las prestaciones del "producto" que vendía.

Sin duda el psicoanálisis sirve, y contiene teorías muy interesantes que no podemos rechazar a la ligera. Pero hay que cuestionarse de manera crítica sus resultados. Y más aún si defendemos el conocimiento científico.

Un saludo.