14 de marzo de 2009

Filósofos seudópodos

Comentando en BioTay sobre lo que él denomina la "frontera artificial" existente -o inexistente, mejor dicho- entre la ciencia y la filosofía:

Tay: Hace poco oí eso de "la filosofía oscurece más de lo que clarifica", y en parte es cierto, pues en algunos casos nos rompe las simplificaciones que hacemos de la vida para manejarnos en lo cotidiano.

Yo veo la filosofía como los pseudópodos del conocimiento científico, apuntan dónde podríamos ir (como científicos), luego ya se verá si es buena dirección o no.


Hugo: Ir en busca de la razón obliga a cruzar senderos oscuros, intranquilizadores. O eso dicen en mi barrio.

Lo importante es la pluralidad de pensamiento, aunar el mayor número de disciplinas en un mismo lugar. Así al menos nunca discriminaremos ninguna, como puede estar pasando con el psicoanálisis (otra cosa es ver "relaciones fálicas" donde no las hay).

De la sociología, que también hay quien desearía que su objeto de estudio fuera aún más amplio, Bourdieu dijo que "si somos de tal manera detallistas acerca de la cientificidad de la sociología es porque ella perturba. [...] Produce miedo, porque levanta el velo de cosas ocultas, incluso reprimidas." En ese sentido, no extraña que sea una de las ciencias que más beben de la filosofía; por eso los sociólogos especulan a veces tanto, cuando dejan de lado las estadísticas.

10 comentarios:

Siesp... dijo...

Para no duplicarme, transcribo mi comentario de BioTay:
"Que no haya o no deba haber hoy en día fronteras entre filosofía y ciencia no significa que no las hubiese en el pasado. Los clásicos griegos no disponían de los "datos" científicos para incorporarlos a sus reflexiones. No utilizaban la ciencia para nada, sólo el pensamiento, si bien es verdad que la ciencia se hallaba en "mantillas". De tal manera que, por ejemplo, respecto al alma se forjaron verdaderas maravillas filosóficas... pero hoy no tenemos tan claro como entonces que el alma exista.

Un filósofo moderno no necesitará manejar un programa de ordenador para los cálculos que produzcan la construcción de un edificio anti-terremotos, pero sí tendrá en consideración el hecho de que la sociedad se dedique a planificar un "remedio" frente al desastre. De alguna manera utiliza también los datos estadístico-científicos.

Y un científico no podrá saber bien qué es lo que busca si, previamente, no ha tomado en consideración las consecuencias de encontrar lo buscado. Calcula la resistencia de un pilar del edificio anterior, pero habrá de considerar tantos factores que no bastará con dar la solución matemática.

El sociólogo sería quien interpreta la ciencia para los filósofos y quien evalúa los beneficios filosóficos para con la sociedad materialista.

De almas, espíritus y demás, dejemos a los "iluminados" que, por otro lado, ya se están quedando cada vez más solos. Jejeje.

Un saludo froidiano (no freudinano), porque yo, equivocadamente o no, me hallo en el lado de los que consideran que el psicoanálisis es un gran timo. A falta de más pruebas... jajaja"

Corfu dijo...

Tengo que ser breve porque tengo algo de prisa... pero estoy de acuerdo en la frase de que a veces la filosofía oscurece mas que esclarece pero es que intentar llegar a conocer la realidad muchas veces cuesta y deja más incógnitas... la cuestión está en si querer o no luchar para llegar a ello

Un saludo

Tay dijo...

Es lo que tiene la realidad, que cuando te topas con ella, o la sintetizas y la conviertes en ciencia, o te quedas con una nube borrosa y confusa, una representación más fidedigna, pero que no entiendes ni puedes hacer nada con ella.

Saludos

Hugo dijo...

Siesp, me quedo con esta parte tuya: "respecto al alma se forjaron verdaderas maravillas filosóficas... pero hoy no tenemos tan claro como entonces que el alma exista." Muy certero, amigo mío jaja.

Pero me voy a detener brevemente en tu último párrafo jaja. Nadie duda, o no debería dudar, de la base científica del psicoanálisis: no tiene, porque no se ha demostrado su eficacia terapéutica (incluso ésta podría ser negativa para el paciente jaja, así que estoy contigo). He podido leer consultas a pacientes transcritas (algún día debería dedicarle un post) y los sueños que estos narran son para volverse loco si se les da demasiada importancia jaja. Uhmm... ¿sabes quizá cómo no sería un timo ejercer esa profesión? No cobrando al paciente; y que el paciente se convirtiera al más puro estilo discípulo de Platón, es decir, dialogar por el parque con su psicoanalista sobre los sueños que se han tenido como si de filosofía se tratara, sin dar por sentado nada y sin nombrar la palabra "ciencia". Porque una cosa es sacar beneficios de una terapia muy posiblemente inocua y otra muy distinta es subestimar por completo las teorías de "Froid" jaja. Porque el hombre se curró lo suyo al menos tanto como los filósofos se curraron la definición de alma jajaja.

Pero bueno, no seré yo quien haga de abogado del diablo. Quizá ya lo haya hecho bastante :D

Hay dos enlaces muy interesantes que seguro que os interesan, valga la redundancia. El primero es una reseña del libro que seguro conoces "El psicoanálisis, ¡vaya timo!" en el blog El cerebro de Darwin (el libro también se mete con M. Onfray, no deja títere con cabeza jaja). Y el segundo es el último artículo de Apuntes científicos desde el MIT, donde se habla un poquito sobre la "reconciliación entre psicoanálisis y neurociencia".

Un saludo, creo que voy a hacer un mini post para mañana. O quizá haga lo que vengo haciendo últimamente, utilizar los comentarios literalmente para un post :D

Hugo dijo...

Ups, me olvidaba de vuestros comentarios jaja. Corfu, me encanta esto que dices: "la cuestión está en si querer o no luchar para llegar a ello." Nosotros antes muertos que doblados, como diría Camarón jaja.

Tay, soy un adicto a las nubes borrosas y confusas; a las nubes metafísicas :D

Pero cada vez menos. Si os dijera todo lo que estoy aprendiendo en estos últimos meses gracias a vuestros blogs y al mío... jaja.

Siesp... dijo...

Del libro sobre el timo del psicoanálisis sólo conozco su existencia porque forma parte de una colección de la que compre varios títulos. El hecho de que "se meta" con Onfray no tiene mérito, porque Onfray tiene argumentos para su defensa. Lo malo es meterse con quien no tiene argumentos.

Con el paso del tiempo, el psicoanálisis se ha convertido en lo que verdaderamente es: un ejercicio de desahogo mental del presunto jodido psicológico. Si lo hace con un denominado "especialista", le cuesta el dinero; si lo hace con un "intérprete de sueños", le cuesta el dinero; pero si lo hace yéndose al monte a dar dos gritos y respirar, le funciona mejor... ¡y es gratis!, jejeje.

Saludos desde el diván.
(Aviso, en cualquier post que hagas sobre el psicoanálisis entraré en plan borde, a saco, sin contemplaciones, no respetaré ni dejaré títere con cabeza... ¡y no con argumentos!, sino con exabruptos. Aunque, ahora que lo pienso, ya acabo de opinar, así que si haces un post sobre esto, ¡no me devanaré los sesos!... Me declararé en huelga de comentario y no escribiré en él jajajaja jajajaja (ni aunque me aludieses) jajajaja jajajaja

Ya he desbarrado bastante. Un a-brazo.

Hugo dijo...

Pues entonces no hablaré más sobre este tema jaja. Qué va, voy a recomendar ahora los dos enlaces en forma de post y a otra cosa mariposa. Hay que ir de flor en flor, no hay tiempo que perder :D

Con que solamente responderías con exabruptos, ¿eh? jaja, haces bien. Así no tienes que irte al monte a dar berridos, te desahogas aquí jaja.

Un abrazo froidiano :D

Corfu dijo...

Retomando lo que dije en mi último post y que has señalado Hugo sobre que la cuestión es saber si se quiere luchar o no... yo conozco a más de una persona, normalmente con un fuerte pensamiento religioso, que cuando quiso adentrarse en el mundo de la filosofía y comenzó a ver ciertas cuestiones un poco dañinas para su pensamiento xDD decidió abandonar... a eso me refiero que creo yo que una vez que se decide uno adentrar en la filosofía tiene que tener claro hasta donde llegar

Un saludo y feliz domingo!

Hugo dijo...

Creo que lo has expresado perfectamente, la filosofía actúa de una manera muy extraña en nosotros. Si uno es pesimista, y tiene un gran corazón (en el sentido de tener una gran sensibilidad por las cosas que pasan en el mundo), en la filosofía puede encontrar la perdición, como muchos filósofos la encontraron. Creo que se ha de ser frío con ella, si no se quiere acabar como Nietzsche, Hölderlin o Kleist. Yo lo pasé mal con Crimen y Castigo. Aunque la mayor culpa de ello la tuvo nuestro profesor de filosofía jaja, menudo crack :D

Feliz domingo, y feliz semana la que empieza, Corfu.

Malena dijo...

El siglo XX fué todo lo contrario.La ciencia marcò el derrotero de la filosofìa.