13 de marzo de 2009

La sociología del riesgo

¿Qué es la sociedad del riesgo?
La sociedad del riesgo (o sociología del riesgo) es la síntesis sociológica de un momento histórico en el período moderno en el cual éste pierde sus componentes centrales [...] Se trataría de una sociedad posindustrial en el sentido en que las matrices básicas de la modernidad y su misma correlación de fuerzas han cambiado sustancialmente. El primer teórico que habló de este cambio fue Ulrich Beck, quien en su libro La sociedad del riesgo. Hacia una nueva modernidad (1986) expuso una serie de cambios que no estaban siendo advertidos por las ciencias sociales y que afectaban notablemente a las nuevas generaciones.
Quizá uno de los mejores artículos que traten este concepto sea el del filósofo y sociólogo José Mª González García: "De la diosa Fortuna a la Sociedad del Riesgo". Muy recomendable, sobre todo porque conceptos como este son claves en Sociología, y que por lo tanto no debemos subestimar los que la estudiamos.

Voy a citar algunas partes del artículo:
- "Los siniestros de centrales nucleares como Chernobyl, los desastres químicos como Bhopal, las catástrofes ecológicas como los vertidos de crudo al mar en los accidentes de los grandes petroleros y las investigaciones en ingeniería genética han generado un nuevo estado de opinión al que no pueden sustraerse los análisis de las ciencias sociales."

- "La diferencia entre los tipos de riesgos de la sociedad industrial y los peligros de la nueva situación se pueden comprobar fácilmente por un test: los primeros son normalmente cuantificables y asumibles por las compañías de seguros, mientras que los segundos son mucho más globales, imprevisibles, afectan a países enteros o a toda la humanidad y son excluidos vergonzantemente en la letra pequeña de los contratos de seguros."

- "La nueva fase política que se inaugura, basada en la sociedad del riesgo, y que se anuncia también con el final de la Conferencia de la Tierra en Río de Janeiro, no puede ya ser comprendida ni gestionada a escala nacional, sino únicamente en un ámbito internacional, intercontinental. Ello es debido a que la mecánica social de las situaciones de peligro desdeña el Estado nacional y sus sistemas de alianzas."

- "La situación contemporánea nos fuerza a tomar conciencia de que el monopolio interpretativo del grandioso pathos de la ética cristiana toca a su fin y de la consiguiente resurrección de los viejos dioses, plurales y diversos, entre los que el individuo tiene que elegir personalmente."

9 comentarios:

El Vil Búfalo dijo...

Fíjate si me ha gustado este post que te voy a pedir unos dias para hacer un artículo sobre el mismo. No quiero atropellarme con las ideas que tengo y las plasmaré en un papel para pasártelo después a ver qué te parece.

La Sociología es verdaderamente más bonita de lo que pensaba; claro que es fácil opinar así desde mi formación científica.

Un abrazo.

PD.- Ya he efectuado el oportuno copia y pega de tu post para estudiarlo detenidamente.

Hugo C. dijo...

Pues si nos parece bonita ahora, espérate cuando profundicemos jaja. Normalmente la belleza va en aumento, porque introducirte por primera vez en una ciencia no es, por ejemplo, como escuchar por primera vez la canción de tus sueños, o como la primera raya (o eso dicen jaja). En mi opinión, estas últimas experiencias son irrepetibles, pero conocer una ciencia es como sumergirte en el mayor de los océanos; es un pico de "heroína intelectual" jaja.

Si este post diera lugar a otro, habría superado entonces mis expectativas, y te daría las gracias por ello :D

Yo todavía no he empezado a rumiar el concepto de "sociedad de riesgo", pero tal vez entre los dos podamos suplir los "cuatro estómagos" de la vaca nietzscheana :D

Radagast dijo...

En la carrera me chupé dos asignaturas sobre sociología y medio ambiente.
Sólo tengo una pega: si bien la Sociología (como estudio del comportamiento de las agrupaciones humanas) es tan parte del medio ambiente como casi cualquier otra rama del pensamiento, lo que saqué en claro es que peca de ingenuidad. Sí, las propuestas suenan muy bien, dicen lo que hay que decir y tal. Todo muy sesudo. Pero dejan a un lado los temas de las Ciencias de la Tierra (y he de decir, en su defensa, que éstas también dejan de lado aquélla). Normalmente las propuestas son irrealizables por utópicas (y hablo sólo de una manera estricta y clásicamente científica).

Vamos, que tienen toda la razón, pero les falta el dato físico en que basar sus propuestas.

Voy a hacer un apunte sobre los riesgos. Hay cuatro conceptos: riesgo, amenaza, desastre y vulnerabilidad. El concepto de la existencia de una avalancha/explosión/riada es la amenaza. La posibilidad de que se produzca es el riesgo. Lo que se produce es el desastre. El tipo de respuesta ante el desastre es la vulnerabilidad. No hay que confundirlos. Los riesgos ambientales producidos en las sociedades industriales normalmente ni son cuantificables ni asumibles ni siquiera demostrables cuando sobreviene el desastre. Demostrables legalmente, me refiero: tienes un río y una empresa que lo contamina. Sabes que lo iba a contaminar cuando la pusiste (conocías el riesgo). Aguas abajo se detecta la contaminación. Sabes quién lo ha hecho (la empresa ésa), pero lo más probables es que no pague ni un duro. Riesgos tan simples como fenómenos de ladera (avalanchas, derrumbes, coladas de barro), contaminaciones localizadas, etc, en la práctica están tan excluidos de la letra pequeña como los riesgos globales.

Hugo dijo...

Vaya, ¡comentario con mucha miga a la vista! jaja.

A bote pronto, mirando por encima el temario de mi carrera, veo un par de asignaturas dedicadas al asuntillo: Ecología general y Sociología del medio ambiente. O sea, poco. Pero claro, si ya a un sociólogo se le critica muchas veces que tenga un temario tan amplio, si lo ampliara más... jaja.

Sobre tu primer párrafo, a ver qué te parece un post que hice anoche (es un copy&paste, nada complicado jaja). Lo publicaré seguramente mañana después de medianoche. Es decir, técnicamente pasado mañana :D

Y de tu segundo párrafo, sólo decir que tomo buena nota. Gracias por pasarte, qué haría yo sin vosotros jaja.

Un saludo ambiente.

Marlene dijo...

No creo que tenga que ver Dios en ésto.
El problema reside en la toma de riesgo y la imposibilidad de su cobertura.
Si ,por ejemplo un médico genetista -tomando en realidad el lugar de Dios-crea un niño de conformidad a los gustos de los padres futuros .
La combinaciòn de óvulo y espermatozoide que efectùa con las cualidades pedidas ,a la larga ,resulta en una persona con problemas cardíacos derivados de las inclinaciones psicológicas que mezcló. Creo que no hay forma de cubrir el riesgo. Por otra parte serìa injusto cubrirlo.

Hugo dijo...

Interesante reflexión. Pero no creo que evitar el riesgo, si es que se puede, sea injusto.

Un saludo.

Malena dijo...

Allí quería llegar Hugo ,me contestaste brillante.
Pero puedes controlar que manipulen los delicados adelantos modernos personas que NO SON REALMENTE INTELIGENTES?
Considero que es realmente inteligente quien al elaborar algo es responsable de las derivaciones y sabe calcularlas.
Y aquí querìa llegar.Se puede arriesgar en materias tan delicadas?.
Pero parece que tanto este buen señor como toda la gente exitosa hoy en dìa es muy arriesgada.Confunden la moral cristiana con el monoteismo,la religión catòlica es un tanto mezcla de muchos principios vienen de la moral de la ciudad de Roma que poseían una religiòn politeista y de encarnaciòn de valores o tambièn aspectos de la vida humana.
Si no me creen lean bien a Lutero.

Hugo dijo...

Leeremos a Lutero, que por cierto nunca he leído. Hay tanto por leer que sinceramente estoy pensando en dejarlo jaja, es broma.

Me voy pitando a leer tus otros comentarios, que estás en racha jaja.

Un saludo.

Garsil dijo...

Buenas tardes... Buscando, caminando,
el rincón encontré,
nuestro riesgo es profuso,
abandono del científico,
la soledad del humanista,
delegarle a la ciencia,
su propia dinámica.
Gracias

PD. Desde 2011 es mucho descanso