5 de marzo de 2009

Sociología o cómo medir lo social

Leyendo en Blog Aposta, uno de los pocos buenos blogs estrictamente de sociología que he encontrado hasta ahora, me encuentro con un artículo muy interesante de Francisco Parra Luna en la revista Papers: El objeto olvidado de la sociología (1998). Este es un fragmentillo que le cojo prestado:

Cuantificar lo relevante! Ahí es nada. ¿Y quién dice lo que es relevante? ¿Y qué partes o dimensiones lo son? ¿Y cuánto de relevante para unos y para otros? Y lo que hoy es relevante, ¿lo fue ayer o lo seguirá siendo mañana? Recordemos de nuevo que numerosos colegas de reconocido oficio tienen bien asumido que raramente lo social significativo puede cuantificarse satisfactoriamente. Véase p.e. el magistral y conocido (aunque hoy superado) artículo de C. Moya en los años sesenta sobre su crítica a los indicadores sociales. Por no hablar de la frase que tuve ocasión de oír personalmente a P. Berger “lo social no es matematizable y si se hiciera deshumanizaríamos lo social”. Especie de exabrupto analgesizante que puede haber evitado a muchos el a veces terrible dolor del silicio matemático*. Trátase además de una especie de aspirina-trampa de inspiración conservadora, ya que contribuye a evitar que se demuestren con precisión verificable las numerosas injusticias que en el mundo son. Negando la posibilidad de cuantificarlas, todo puede quedarse en meras opiniones, tachables además de subjetivas, ideologizadas e imprecisas en cuanto así interese.
Y yo que he dejado de ir a clase de Estadística. No tengo perdón de Parra Luna. Por cierto, el fragmento es un pelín más extenso en Blog Aposta, os recomiendo que veáis cómo acaba.

En cuanto el innombrable me lo permita, me sentaré tranquilamente a leer el artículo completo, a degustar sus 20 páginas de enseñanza. Hasta entonces aquí estaré, de pie ante el ordenador, como un orador ante su público; ¡un orador ciego! Ciego en todos los sentidos, además.

[*] La negrita -o grisita, mejor dicho- es mía.

11 comentarios:

Siesp... dijo...

El tema radica en el enfrentamiento que, en su día, se diera entre los defensores de la "cuantificación" en los aspectos sociales y los contrarios. Bien. ¿Qué es cuantificar?, porque si lo que pretendemos es decir que las fórmulas matemáticas que definen una ecuación exotérmica en Química son más precisas que, por ejemplo, esta: "Religión + fanatismo + armas = guerra", pues se equivoca uno.

La ciencias sociales pueden ser cuantificadas, pero el concepto "cuantificación" podría no interpretarse de la misma manera por las diversas corrientes de conocimiento.

En la "ecuación social" anterior, se puede trabajar como en matemáticas. Se puede valorar que, en ciertos casos, cualquiera de los tres valores del primer término puede igualarse a cero y el resultado podría ser el mismo. Son variables cuasi numéricas. Pero no necesitan ser numéricas para estar a la misma altura que las variables matemáticas.

Dios, vaya comentario que acabo de hacer. ¡Y no soy sociólogo! jajajajaja

Saluts.

PD.- En un sitio me has dicho: "¡tómate esa, Siesp", jajaja. Ya me la he tomado, jajajaja. Espero que tu "recta" opinión no sea eterna jajajajajaja

Hugo C. dijo...

Muy buena prolongación del post, no puedo estar más de acuerdo.

"¡Y no soy sociólogo!" jaja, menos mal que no hay ninguno por aquí. Seguramente nos pusiera patas arriba alguna afirmación. O tal vez no, todavía no me hago realmente una idea de lo que conoce o deja de conocer un sociólogo medio. Ya te diré dentro de unos años; sabré algo más :D

¿En qué sitio te he dicho eso? No lo recuerdo. Es broma jaja. Si las opiniones fueran eternas... las cosas andarían peor de lo que lo hacen ahora. Entonces sí que sería el peor de los mundos posibles ¿Te referías a eso? jaja :D

Siesp... dijo...

No me refería a eso, jeje. Me refería a tu "rectitud en la posición", que no fuera eterna (por lo de escribir de pie, jajajajajajaja)

Respecto a mi fuerte (la Astronomía) las aportaciones del post "1000 millones de Tierras para merendar" son tan interesantes que dejaré que sean otros los que discutan, y muy bien por cierto.

Saludos eternos.

Hugo C. dijo...

Ahora entiendo jaja, a mí las cosas no me entran ni por escrito :D

Sí, esa es la mejor parte de tener un blog, las aportaciones de los comentaristas. No se puede aprender más ni más rápido que con un blog. Bueno, y he dicho que eso es lo mejor de tener un blog, pero no he querido insinuar que tenga un lado malo. Todo lo contrario. Cuando dicen, por ejemplo, que es muy sacrificado, no puedn estar más equivocados. Sacrificado es, en todo caso, leer todo el día, pero el blog solamente es un "apéndice" jaja, la materialización del sacrificio que se ha efectuado previamente. Sí, desvarío. Además, un blog no es un medio para alcanzar algo, sino un fin en sí mismo :D

Aunque en cierto modo también es un medio jaja.

Por cierto, notarás que he cambiado la imagen del perfil. Creo que así le da un toque más personal al blog, no sé. Aunque ya le estoy viendo defectos a esa imagen. A ver cuánto aguanta.

Saludos eternos, pero también perecederos :D

Siesp... dijo...

Me está pasando a mi eso también, lo de "el blog es un fin en sí mismo", jejejeje. Tengo la espalda jodida de tanto internet. Jejejeje.

Por cierto, creo que he estado varias veces en el mismo sitio donde te has hecho la foto, ... pero hacerla a contraluz es de "genios" o de "despistados" jajajaja
Saludos medio eternos, es decir, la eternidad partida por dos. ¡Coño, me sigue saliendo eternidad!. Bueno, saludos, pero no matemáticos.

Hugo C. dijo...

Primero es de despistados, después ya, con el tiempo, pasa a ser de genios jaja.

Un saludo :D

Siesp... dijo...

A ver si este post te da pie a algúno tuyo. ¿Odebería pasárselo a Tay? jejeje.
http://piramidescerebro.blogspot.com/2009/03/bioetica-y-neuroprotesis.html

Saludasos, con mi último post sonando.

Siesp... dijo...

Por cierto, me he tomado nota de tu post sobre las 1000 Tierras, y voy a hacer uno basado en el tuyo (pondré enlace y comentario, por supuesto).

Ya que no he comentado en aquel (siendo un tema apasionante para mí), haré uno en las circunstancias antedichas y espero que me autorices a ello.

:-) Ya tienes mis 9 números.

Hugo C. dijo...

Vaya, ¿era en serio lo de los números? jaja, qué crack. Los tengo anotados, y son nueve, sí jaja, espero haber tomado nota bien de ellos. Cuando los iba reuniendo he creído por un momento que era mi contraseña, te lo juro jaja, la que utilizo para todo. Entonces es cuando me ha entrado miedo jajaja. He pensado, "no puede ser, no sólo sabe dónde vivo, sino que también tiene mi contraseña" :D

Tiene una pinta excepcional el blog que nos recomiendas, no le quitaré ojo :D

Por supuesto que puedes basarte en mi brevísimo post, no hace falta que me pidas permiso para ello jaja. Incluso aun cuando tu futuro post sólo fuera un corta y pega de uno mío (cosa que tan a menudo hago yo), no haría falta que me avisaras. Ya lo dije, ojalá me cogieran prestados posts más a menudo jaja. Eso sí, un pequeño aviso por lo comentarios de mi blog (como lo que acabas de hacer) para saber quién se han interesado por mi post no estaría mal. Aunque en tu caso sabes que no hace falta, pues no se me escapa ninguno de tus posts :D

Otra cosa sería no mencionar la fuente, en ese caso... correría la sangre jaja, es broma.

Un saludo astronómico (qué abandonada tengo a esta ciencia. Bueno, a esa y a la inmensa mayoría de ellas jaja).

Así que, bien pensado: Un saludo polímata (palabra nueva para mí).

Malena dijo...

No creo en la estadìstica y no soy afecta a la mentira.Pero siempre que soy encuestada en estadìstica,adrede,miento-
Odiaba la sociologìa ,nosotros en Argentina a los que se ocupan de dar importancia a lo que no tiene les decimos chantas,bueno para mi la sociologìa era chanta,

Hugo dijo...

¿No crees en la estadística? jaja, vaya. Por esa misma regla de tres espero que tampoco en Dios :D

Me alegra saber que soy un chanta, es bastante halagador jaja.

Un saludo.