17 de marzo de 2009

Vindicación del ateísmo en sólo 1 minuto

Vía El cerebro de Darwin (no os perdáis el artículo de Javier Sampedro que allí se enlaza).



También os invito a echarle un buen vistazo a:
Los 5 "argumentos ateístas" en Wikipedia (Tetera de Russell, Dios de los huecos, etc.)

16 comentarios:

Galicia dijo...

Ateo ,gracias a Dios.
Dicho gallego que aprendì en mis viajes.

Radagast dijo...

Me quedo con la última frase: ¿Qué tienen de especiales las creencias?

Siesp... dijo...

Ya te lo comenté alguna vez. Ser ateo no es creer o dejar de creer. Es una manera de ser.

No se necesita creer en seres superiores para tener "moralidad", es una manera de ser.

Grande Dawkins.

Hugo dijo...

Gracias a Dios que somos ateos, ¿no? jaja. Bienvenido, Galicia.

Como pone en el artículo de Wikipedia que enlazo: "Los argumentos ateístas buscan negar la existencia de deidades o bien negar la necesidad de creer en su existencia."

Un trisaludo.

irichc dijo...

El viejísimo y gastado argumento de las virtudes de los paganos. Replico en mi blog.

irichc dijo...

Wittgenstein vindicó el cristianismo de un modo todavía más expeditivo. "Es el único modo de ser feliz", dijo tras comprarse las obras de Nietzsche y leérselas. Chesterton desarrolla esta idea, que de otra manera puede parecer poco persuasiva.

Radagast dijo...

La moralidad y la virtuosidad no son algo exclusivo de las creencias religiosas, ni desde luego algo exclusivo del cristianismo.

Hugo dijo...

Como voy con prisas, si no os importa, voy a rescatar un fragmentillo de Onfray, de su Tratado de ateología:

"Para muchos, la vida sin el bovarismo sería horrible. Al tomarse por lo que no son, al imaginarse en una configuración diferente de la real, los hombres evitan lo trágico, es cierto, pero pasan inadvertidos ante sí mismos. No desprecio a los creyentes, no me parecen ni ridículos ni dignos de lástima, pero me parece desolador que prefieran las ficciones tranquilizadoras de los niños a las crueles certidumbres de los adultos. Prefieren la fe que calma a la razón que intranquiliza, aun al precio de un perpetuo infantilismo mental. Son malabares metafísicos a un costo monstruoso."

Por cierto, Siesp, todavía no he pasado de la Introducción jaja. Estoy deseando ponerme, pero soy un procrastinador crónico me temo :D

Un saludo a los dos, gracias por pasaros.

Siesp... dijo...

Tú te lo pierdes. La moya empieza a partir de la página 39 jejeje

Markos dijo...

Que habilidad argumentando y con qué brillante sencillez.

A mi también me ha parecido lapidaria la sentencia final del vídeo.

"¿Qué tienen de especiales las creencias?"

Salu2

Hugo dijo...

Ojeando en Sabidurías.com leo estas dos citas, la primera de Chesterton y la segunda de Goethe:

"Hasta donde hemos perdido la creencia, hemos perdido la razón."

"La creencia no es el principio, sino el fin de todo conocimiento."

Ya sé con cuál os quedáis jaja. Un escéptico como Cioran diría que "un ser poseído por una creencia y que no buscase comunicársela a nadie es un fenómeno extraño a la tierra, donde la obsesión de la salvación vuelve la vida irrespirable."

Un saludo respirable, espero.

Corfu dijo...

Hugo la segunda de las frases que has puesto creo que puede enlazar bien con esa idea que el otro día comentamos de que la creencia puede ser el fin del conocimiento, no?

Manu dijo...

Yo fui creyente.

Creía en el Dios cristiano, en el resto de dioses del Olimpo, en Ala, en Odín, Afrodita, Maziger-Z, los Reyes Magos, el Ratoncito Perez, etc., etc., etc. pero mis tres favoritos eran (aparte de Dios, por supuesto): Superman, Thor, que pegaba con un martillo, y Lobezno, el de la patrulla X.

Después me fui descreyendo poco a poco, cayeron todos mis mitos y ahora ya no es que crea, sino que estoy seguro, convencido hasta la médula de que soy totalmente ATEO.

¿Qué le vamos a hacer?.

Hugo dijo...

Manu, seguro que casi todos los que estamos comentando ahora fuimos en su día creyentes. España, en ese sentido, está muy atrasada. Acabo de ver un documental en la 2 sobre los superdotados en España (muy bueno, por cierto) y ha salido, por supuesto, el tema de la "fuga de cerebros" y lo poco que la ciencia está enraizada en la sociedad española.

Corfu, oportuno enlace de ideas el que propones jaja. Esto hay mil maneras de verlo, la verdad. Según con el pie que me levante lo veo de una manera u otra. Todo el mundo tiene una creencia, es inevitable, ya sea en un ser superior, en el vecino del cuarto que es superdotado jaja o en la idea de progreso. Lo importante es asumir que una creencia es, ante todo, un "firme asentimiento y conformidad con algo sin verificación empírica alguna". Te recomiendo que le eches un ojo a este post de critika memetica.

Saludos ateos. Mira, ser ateo también es tener una creencia jaja. ¡Ay si nos escuchara Cioran, qué ingenuos seríamos para él! :D

Markos dijo...

El documental sobre los superdotados es muy esclarecedor.

Y las palabras de Juan Antonio Marina demoledoras, al final del documental, cuando hace su particular definición del cociente intelectual para una país, usando el dinero empleado en contratar futbolistas y científicos.

Salu2

Hugo dijo...

Vaya, tú también lo viste. Yo me había puesto una nota en el móvil hace semanas jaja, ya ni me acordaba :D

Las palabras del filósofo son demasiado ciertas, desoladoras diría yo. Me gustaría tener las cifras españolas y las inglesas, para comparar el gasto "futbolístico" y el gasto "científico" de cada país :D

Un saludo sobredotado.