14 de abril de 2009

El animal filosófico y el "optimum"

El otro día mi hermano traía consigo La genealogía de la moral, de Nietzsche. Medio en broma medio en serio me dijo: "No tiene desperdicio, ya verás, ábrelo por la página que quieras y lee". Y yo, con el histrionismo que merecía la ocasión, leí en voz alta:
Todo animal, y por tanto también la bête philosophe (el animal filosófico), tiende instintivamente a conseguir un optimum de las condiciones más favorables en que poder desahogar toda su fuerza, y alcanza su maximum en el sentimiento de poder; todo animal, de manera así mismo instintiva y con una finura de olfato que se encuentra "por encima de toda razón", siente horror frente a toda especie de perturbaciones y de impedimentos que se le interpongan o puedan interponérsele en el camino hacia el optimum (de lo que hablo no es de su camino hacia la "felicidad", sino de su camino hacia el poder, hacia la acción, hacia el más poderoso hacer y, de hecho, en la mayoría de los casos, de su camino hacia la infelicidad). Y así el filósofo siente horror del matrimonio y de todo aquello que pudiera persuadirlo a contraerlo. El matrimonio es como un obstáculo y una fatalidad en su camino hacia el "optimum". ¿Qué gran filósofo ha estado casado hasta ahora? Heráclito, Platón, Descartes, Spinoza, Leibniz, Kant, Schopenhauer; ninguno de ellos lo estuvo, y ni siquiera podemos imaginarlos casados. Un filósofo es un personaje de comedia, ésta es mi tesis; y por lo que se refiere a aquella excepción que es Sócrates, parece que el malicioso Sócrates se casó por ironía, como si hubiera querido con ello justificar esta tesis.*
¿Qué os parece? A mí me parece abrumadoramente cierto. Pero yo es que a veces -espero que ahora no- peco de "esnobismo filosófico", así que...

[*]Friedrich Nietzsche, La genealogía de la moral, Grupo Editorial Tomo, México, 2002, p. 142.

8 comentarios:

Manu dijo...

Aprovecha mientra puedas tu soltería Hugo, je, je.

Yo creo que la diferencia está en que la madre no pide nada a cambio de sus cuidados, así que tenemos todo el tiempo libre que queramos y lo podemos dedicar a lo que más nos guste (no es machismo, ya que me refiero tanto a chicos como a chicas y el rol materno hasta ahora ha sido el cuidado de la prole, cosa que empieza a cambiar), mientras que el matrimonio conlleva unas obligaciones que requieren atención = tiempo, lo cual impide dedicar todo el tiempo "necesario" para los desvarios propios.

SalU2.

Siesp... dijo...

Bueno, lo mejor de la vida es disfrutar de todo. No es necesario sacrificar nada para dedicarse a algo. Para todo hay un tiempo. Jejeje. Cada vez que se menciona a "Niche" me viene a la memoria Simone de Beauvoir y su compañero Jean paul Sartre, las figuras del existencialismo... ¡y eran pareja!

Bueno, no te conozco, pero la adrenalina de las relaciones humanas la reserva el organismo para eso, y hay que gastarla eso, jejejeje.

Hay tiempo para todo, hasta para aburrirse, pero eso no pasa leyendo la segunda parte de lo que has empezado, porque esa segunda parte te enseña ya en profundidad y divirtiéndote... ¡Sociología!.

Bye.

Hugo dijo...

Manu, me parece muy acertada la idea que expones.

Si unimos esa idea (la de estar solos con nosotros mismos, por así decir) con la de Siesp (la de compartir ese mismo tiempo pero también con una pareja), me parece una filosofía de vida genial. Es decir, para todo hay un tiempo, como apunta Siesp. Sin embargo, hay quien cree (a veces me incluyo entre ellos; otras veces no) que para alcanzar el "optimum", su "optimum" (lo mejor de uno mismo), es necesario aplazar hasta nueva orden las "descargas de adrenalina" jaja. No se trata de negarlas, sino de dejarlas en un segundo lugar en la escala de valores. El que así opina lo hace porque tiene una fuerte creencia, sin duda; una meta que cree no poder conseguir si se "entretiene" formando una familia. Tal vez no sea más feliz que aquel que se contenta con un menor grado de obsesión en la vida jaja, incluso seguramente acabe siendo infeliz, pero siente que ha de hacerlo sea como sea, infelicidad por medio, si hiciera falta :D

Como dijo Dennett en una de sus conferencias, "encuentra algo más importante que tú y dedica tu vida a ello". Ese es el "secreto de la felicidad", según él. Hummm...

Ah, Siesp, ya que mencionas lo de Sartre y Simone de Beauvoir, quizá te interese este documental, por si no lo conoces ya. Yo no lo he visto todavía, pero pinta bien, al menos para los que como yo no saben nada acerca de esta filósofa jaja:

http://www.youtube.com/watch?v=DTmgQ3h447E

Hugo dijo...

Hoy pienso ligeramente distinto. La "meta" última debería ser conseguir la máxima felicidad que uno sea capaz. Hasta el filósofo más pesimista la anhelaba, quiero creer. Por tanto, el "maximum" debería ir acompañado de la máxima felicidad posible.

Ese camino hacia el "optimum" del que habla Nietzsche me parece, a ratos, algo megalomaníaco :P

Un saludo.

Markos dijo...

Hombre, el amigo bigotón, era bastante misógino y su vida personal bastante reprimida no ayudaba a que viera el matrimonio de otra forma.

En cualquier caso tenía ese punto de locura que en ocasiones permite alumbrar genialidades y la libertad de soltar bofetadas a diestro y siniestro, como hacía en sus escritos.

Que el que no se consuela es porque no quiere.

Y al hilo de esto recuerdo el chiste en el que preguntan a un ingeniero (sustituible por filósofo, informático, músico o cualquier persona absorvida por sus quehaceres), que si preferiría tener esposa o amante. A lo que el hombre responde que ambas. De forma que una estará enfadada porque pensará que está con la otra y así no le molestarán y podrá tener todo el tiempo que quiera para dedicarse a los suyo.
XD


Salu2

Hugo dijo...

No conocía el chiste; hábil respuesta la del ingeniero jaja.

Me quedo con: "el que no se consuela es porque no quiere".

Un saludo :P

Manu dijo...

Somos animales cooperativos y una de las cosas que más nos reconforta es sentirnos útiles y valorados por el grupo.
El factor determinante sería pues la concepción particular sobre lo que cada individuo considera "su" grupo.

De ahí que cada persona asuma en cada momento de su vida un determinado rol.

¿Qué proqué he puesto esto ahora?, pues ni pajolera idea. Se me acaba de ocurrir y en lugar de ir a mi blog a soltarlo, lo he hecho aquí.

Lo siento Hugo.

Un abrazo.

Hugo dijo...

Jaja, pues gracias por soltarlo aquí :P

Estoy de acuerdo. Además, a este blog le hacen falta comentarios naturalistas como este jaja. Y más a este post tan nihilista :D

Un abrazo.