1 de abril de 2009

El mundo en el año 2600

Hablando sobre el crecimiento de la población en los comentarios de un post anterior, Siesp me hizo recordar una cosilla algo inquietante que leí en El Universo en una cáscara de nuez, de Stephen Hawking. Libro que por cierto tengo que releer (no me enteré de casi nada en su día):
En los últimos doscientos años, el crecimiento de la población se ha hecho exponencial, es decir, la población crece cada año el mismo porcentaje. Actualmente, la tasa de crecimiento es de 1,9 por ciento anual. Esto puede parecer poco, pero significa que la población mundial se duplica cada cuarenta años.

Otros indicadores del desarrollo tecnológico reciente son el consumo de electricidad y el número de artículos científicos publicados, que también muestran crecimiento exponencial, con tiempos de duplicación menores que cuarenta años. [...] Si el crecimiento de población y el consumo de electricidad siguen al ritmo actual, en el año 2600 la población mundial se estará tocando hombro con hombro [literalmente], y el consumo de electricidad hará que la Tierra se ponga al rojo vivo.

Si se pusieran en fila todos los nuevos libros publicados, nos deberíamos desplazar a ciento cincuenta kilómetros por hora para mantenernos al frente de la hilera. Naturalmente, en el año 2600 los nuevos trabajos científicos y artísticos tendrán formato electrónico, en vez de ser libros y revistas. Sin embargo, si continuara el crecimiento exponencial, se publicarían diez artículos por segundo en mi especialidad de física teórica, y no tendría tiempo de leerlos.

Claramente, el crecimiento exponencial actual no puede continuar indefinidamente. Por lo tanto, ¿qué va a ocurrir?
Stephen Hawking, El Universo en una cáscara de nuez, Editorial Crítica, Barcelona, 2002, p. 157.

Post relacionado:
- La crítica de Marx a la teoría malthusiana.

10 comentarios:

Asurbanipal dijo...

Eso, Hugo, ¿qué va a ocurrir?
Te cedo la palabra, jeje

Hugo dijo...

Yo sólo planteo el interrogante ayudándome de Hawking, no me pidas más jaja.

Se suele descartar una posible "catátrofe maltusiana", ya que se ha visto que Malthus se equivocó, o eso dicen los que saben. Así que quiero creer que, llegado el momento, y si no hay grandes cambios en este tema, el control de la natalidad será extremo. Todo lo contrario a lo que pasa, por ejemplo, en la película "Hijos de los hombres", que por una mutación genética las mujeres ya no pueden quedarse embarazadas (esa peli me encantó; mi hermano dice que no es para tanto pero a mí me cautivó).

El fragmento que he colgado por supuesto continúa. Hawking plantea dos posibilidades: que nos autodestruyamos o que tengamos un futuro optimista como el de Star Trek, viajando con facilidad por el espacio.

En mi opinión, los humanos son como el agua, al final se abren camino cueste lo que cueste. Es lo más optimista que puedo decir :D

Un saludo. Gracias por obligarme a dar mi opinión. El post es un poco sosillo por sí solo jaja.

Siesp... dijo...

Mira, yo pienso lo siguiente:
El siglo XX fue el del avance tecnológico exponencial. Y el XXI ha de ser, forzosamente, el siglo del avance social.

Lo que pasa es que ese avance social puede ser hacia el abismo.

La economía ya no podrá volver a desmarcarse del medio ambiente. Esta crisis deberá traernos una nueva conciencia social que pueda compaginar beneficio con respeto al planeta. ¿Por qué? Porque el agua dulce empieza a escasear y la Iglesia todavía no ha derogado su mandato divino de "creced y multiplicaos". O le ponemos freno nosotros o será la propia naturaleza quien nos lo ponga. Si nos "gastamos" el aire, moriremos asfixiados por el efecto invernadero...

¿Y sabes qué es lo peor (o lo mejor)? que en condiciones normales, nuestra generación podrá vislumbrar si "el tema" tiene arreglo o "la cosa" se acaba, jeje (verás que empleo expresiones totalmente intelectuales y malthusianas, jajajaaja).

He dicho.

Un salhugo.

Pon! dijo...

Si nos gastamos el aire...jaja. Vaya expresión. Mientras haya vegetales (y corales) no pasará eso, digo yo.

En fin, al lío.

Problemas, a ver quien es el chato que hace control poblacional en determinados países.

Yo, creo, que es más que posible una futura robotización de muchas cosas, debido al envejecimiento poblacional. Cosa que en Japón, por ejemplo, se toman muy muy en serio (es el primer país en la Historia que ha perdido población, 1000 personas).

Porque no cabe duda de que, conforme los países menos desarrollados avancen en todos los sentidos su velocidad de reproducción se reducirá (como ha ocurrido aquí por ejemplo).

Así que no creo que se doble a esa velocidad la población. Un par de años de ventaja jajaja

Me ha gusta tu optimismo Hugo, sobre todo por la frase usada. Yo diría que somos como una plaga (no necesariamente mala) jaja.

La verdad es que molaría eso en plan Star Trek...nosotros no lo veremos pero bueno...

Saludos.

P.S.: Para mí este post es más interesante que otros. Yo también tengo el libro jeje

Tay dijo...

Estoy de acuerdo con Pon! respecto a lo último (no respecto al gasto de "aire" jejje) hay quien dice que, siguiendo la idea de Malthus, la población crecerá hasta el desastre absoluto, para después decaer y comenzar a crecer para volver a darse el mismo golpe una y otra vez contra la misma pared.

Los seres humanos comenzamos a crecer enormemente cuando hicimos los primeros asentamientos, allá por 30.000 años atrás, desde entonces crecimos y crecimos, pero sin demasiado peligro... hasta que llegamos a la revolución industrial a finales del XVIII... que, como sabéis, empezó en Inglaterra y se expandió por el resto del mundo después... y aun estamos en ese proceso, aunque parezca sorprendente por el tiempo que ha pasado.

Los países que más están creciendo ahora son aquellos que están "sufriendo" la revolución, por decirlo de alguna manera... la catástrofe posiblemente venga si la cantidad de personas que permite la "revolución" es superior a la cantidad de personas que permite el planeta y en cuantos países se de ésta a la vez, pues pasado un tiempo los países afectados parece ser que se estabilizan y "se calman" de tanto procrear... jejje

Bueno esa es mi idea.

Un saludo in crescendo

Hugo dijo...

Tres joyas de comentarios, gracias. Hoy mi "sinus" me ha dado un mal día (un enfermero novato ha tenido la mayor parte de la culpa jaja), así que dejo para más adelante este tema tan sugerente, con vuestro permiso.

Gracias de nuevo por plasmar vuestras ideas en el viento blogosférico: pudiera parecer que fueron escritas en vano, pero en realidad trascienden; a su modo, pero trascienden jaja.

Un salhugo, un salsiesp, un salpon! y un saltay :D

Manu dijo...

Si se puede opinar todavía, mi opinión es que vamos a ir a mejor.

Se terminará creando un gobierno planetario con un mejor reparto de los recursos diponibles, donde existirán bolsas de pobreza, por supuesto, y bolsas de riqueza, pero el nivel de vida de la población en general aumentará y tenderá a ser más equitativo.

Los avances tecnológicos serán claves para el sostenimiento de una sociedad cada vez más envejecida y sabia.

Aunque tal vez para llegar a este punto se deban pasar varios conflictos bélicos que, junto con hambrunas, sequías, epidemias y desastres naturales y/o artificiales, hagan que la población "sobrante" disminuya.

Es sólo mi modesta opinión personal, por supuesto.

Recibid un Manu-abrazo.

José Luis Ferreira dijo...

Siempre he pensado que Malthus tenía razón y que puso el dedo en una de las llagas más importantes que tiene ante sí la humanidad. Es cierto que no atinó con el modelo adecuado (eso de las progresiones geométricas y aritméticas) o con la previsión (justo vino después el tremendo desarrollo industrial y luego todavía la revolución verde), pero en lo esencial dijo una verdad de Perogrullo:

La población no puede crecer a una tasa positiva durante un tiempo ilimitado. Esto es una restricción del mundo físico en que vivimos. Así que en algún momento debe parar de crecer. El dilema es si decidimos nosotros o no. Si no controlamos el crecimiento, vía control de natalidad (voluntaria o involuntaria), en algún momento nacerán más personas de las que se podrá mantener. Esto no tiene por qué ser una catástrofe para la especie, aunque sí lo será para los que se mueran por hambres o guerras. Se morirán los que estén en el margen, los más pobres.

Vaya, según escribo todo me suena familiar y me parece que tal vez no haya que esperar tanto. Tod esto ya está ocurriendo delante de nuestras narices.

Hugo dijo...

Claro que puedes opinar aún Manu jaja. Es un tópico pero es cierto: sin vuestras opiniones no me sentiría cómodo publicando, sería como escribirme a mí mismo. Hummm... espera, ¿no es eso lo que realmente hago? jaja no, no lo creo. Hay algo más, pero no sé qué es :D

Me quedo con tu optimismo, Manu, y con tu bofetada maltusiana, José Luis. "Bofetada" en el sentido de poner el dedo en la llaga, como bien dices. Tu último párrafo junto con la peli que acabo de ver (Dejad de quererme) me están haciendo reflexionar. Bueno, no exactamente. "Reflexionar" se parece a "meditar", y no es tanto lo que yo hago. Me parece demasiado frustrante saber que no hay forma alguna de que yo, vosotros, o cualquiera que se lo plantee, pueda modificar lo suficiente las estructuras sociales como para apreciar el cambio. Es como obrar a ciegas. Y, claro, a veces uno piensa que...

Pero ¿quién se atrevió a luchar con su hipocresía y salió con vida? Una vida contradictoria, es de suponer, o te mata o te deja igual :D

Gracias por pasaros. Es un honor leeros, ya lo sabéis.

José Luis Ferreira dijo...

En realidad, no soy tan pesimista y, pienso, como Manu que, en algún momento aprenderemos. Pero como nadie aprende en cabeza ajena, antes pasaremos unas cuantas crisis.