5 de abril de 2009

Hay un pueblo al norte de Ontario...

Hace unos años soñé que atravesaba Canadá en coche, con la ventanilla abierta para sentir el frío, y su olor. Por el cine que he visto, me imaginé subido en una de esas típicas camionetas mientras me adentraba en el Canadá profundo.

Viajaba solo, o mejor dicho, huía. Huía de las grandes ciudades, de los grandes pueblos, de los grandes pensamientos: unas veces creía que me buscaba a mí mismo, pero otras creía que escapaba de mí.

El motor del viejo coche alquilado ya no hacía ruido, ya no incomodaba, se había convertido en parte de mí. Yo sonreía y me preguntaba, ¿acaso a alguien le ha molestado alguna vez el sonido de su propia respiración?

5 comentarios:

Daniel Boone dijo...

He leido un par de veces tu post, mientras escuchaba la canción. Y todo el tiempo me he imaginado una camioneta de esas subiendo por un camino de tierra multiserpenteante entre una infinidad de árboles. Para verla subir la montaña yo estaba situado suspendido en el aire.

después la he imaginado viajando junto a un caudaloso rio. La camioneta por entre los árboles y yo navegando en una canoa.

Cuando parecía que iba a llegar a algún tipo de destino, se acababa la canción y se rompia el hechizo.

Por unos instantes me sentí como daniel Boone (http://es.wikipedia.org/wiki/Daniel_Boone ) sólo que algo más al norte.

Un rato precioso.

Tay dijo...

Genial, que buen toque musical, si señor...

Antes de entrar en la carrera, y en los primeros años de ésta, quería ser paleontólogo, y viajar con temas como este por el desierto, con mi perro y un descapotable chatarra... algún día... algun dia... :)

José Luis Ferreira dijo...

Hugo:

Te entiendo perfectamente. Hace 18 años me tocó conducir por el desierto de Arizona camino de Tucson. Había una tormenta eléctrica y una nube se cebó en un pequeño monte al que parecía tener rodeado y al que atacaba con ráfagas de rayos. No caía una sola gota de agua. El día era caluroso, iba solo y en el cassette sonaba J.J. Cale.

Hugo dijo...

Me alegro de que os haya gustado, veo que todos hemos soñado alguna vez con algo similar. Menos José Luis, que lo hizo de verdad jaja :P

Un abrazo a tres bandas.

Daniel Boone dijo...

¡Protesto!
Yo también he hecho viajes (en plural) similares, jejeje.