20 de abril de 2009

La parábola kafkiana

"Ante la ley hay un guardián. Un campesino se presenta frente a este guardián, y solicita que le permita entrar en la Ley. Pero el guardián contesta que por ahora no puede dejarlo entrar. El hombre reflexiona y pregunta si más tarde lo dejarán entrar.

-Tal vez -dice el centinela- pero no por ahora.

La puerta que da a la Ley está abierta, como de costumbre; cuando el guardián se hace a un lado, el hombre se inclina para espiar. El guardián lo ve, se sonríe y le dice:

-Si tu deseo es tan grande haz la prueba de entrar a pesar de mi prohibición. Pero recuerda que soy poderoso. Y sólo soy el último de los guardianes. Entre salón y salón también hay guardianes, cada uno más poderoso que el otro. Ya el tercer guardián es tan terrible que no puedo mirarlo siquiera."
Sigue en Ciudad Seva (es breve).

4 comentarios:

Tay dijo...

Me ha gustado, casi podrías haberlo colgado entero de lo corto que es.

Un saludo

Hugo dijo...

Casi jaja. Yo voy a releerlo otra vez a ver si lo entiendo mejor :P

Y sigo teniendo pendiente su libro "El proceso".

Un saludo.

José Luis Ferreira dijo...

El libro es de obligada lectura para todo ser humano. La película de Orson Wells es muy buena también. A ver qué tal queda el videojuego...

Hugo dijo...

Kafka returns, el videojuego :P

Gracias por recomendarnos el libro, creo que voy a hacer trampa y situarlo en la parte alta de mi lista de "libros por leer", justo detrás de "Los propios dioses", de Asimov, (no me olvido Siesp; sobre todo de la 2ª parte)

Un saludo.