13 de abril de 2009

La teoría de la agenda-setting

Leyendo en la revista española Psicología Política:
¿Cómo intervienen los medios de comunicación de masas en la construcción de la agenda de temas de campaña?

[...] Los medios son el principal escenario de la contienda política actual y los temas establecidos por ellos en el día a día pueden dar dirección, gracias a un efecto denominado establecimiento de la agenda (agenda-setting) (McCombs y Shaw, 1972), a la atención de la opinión pública hacia algunas cuestiones en menoscabo de otras, llegando a desviar la agenda de temas establecida por los candidatos. La noción de establecimiento de la agenda alude a la capacidad de los medios de dirigir la atención pública hacia ciertos temas, que son presentados como los más importantes a cada momento. Como consecuencia, se sesga la atención del público hacia determinadas cuestiones de la escena política y electoral en menoscabo de otras.

[...] Por una parte, una campaña presidencial actual necesita que los medios cumplan la función de mediar entre votantes y candidatos, así como la función de vigilancia y control de lo que proponen los participantes. Pero por otra, se corre el riesgo de que las campañas terminen constituyéndose sólo en torno a lo que los medios periodísticos resaltan.

[...] En ocasiones, la misma controversia es la que se transforma en el verdadero tema de la campaña: se relatan los mutuos embates y no se profundizan las propuestas de los candidatos. La presentación maniquea de los conflictos y la dramatización de las contradicciones deviene en una retórica de estilo amigo-enemigo, impidiendo la posibilidad de deliberación política (Sarlo, 1992). La prensa puede tratar los temas más como parte del ritual de una elección que como objetos de verdadero debate. Por esa razón, Capella y Hall-Jamieson (1997) sostienen que la estructura de las noticias aumenta el cinismo público con referencia a la política, al gobierno, a los debates y a las campañas.
O. D´Adamo y V. García Beaudoux, "La construcción de la agenda de temas en una campaña electoral y su impacto en los votantes", Psicología Política, Nº 33, 2006, pp. 9-11.

Posts relacionados:
- El totalitarismo invertido de Wolin.
- Armas de desinformación masiva, en ¡Cambio social ya! (Un vídeo que "peca de cierto reduccionismo" pero que "será útil para muchos").

8 comentarios:

Malleus Maleficarum dijo...

No le falta razón al texto, pero está severamente marcado por el tipo de campaña electoral en Francia. La campaña presidencial es por sistema mayoritario (y todas las campañas menores), por lo que los medios no necesitan sacar a la luz todas las vísceras para alcanzar sus objetivos. Basta con una concentración específica en una virtud del candidato, que lo haga resaltar por encima del resto.

La agenda se establece, antes y ahora, en función de las facultades del candidato, no de su programa.

Buena reflexión. Un abrazuelo grande jajajaja

Hugo dijo...

Humm... por lo que veo en Francia el sistema electoral mayoritario es a dos vueltas. Te agradezco mucho tu comentario, este tema es demasiado amplio como para parar de leer ahora jaja.

Un abrazo brujeril :P

Siesp... dijo...

Hay que contemplar todos los factores. No es que sea a dos vueltas, sino que habrá una segunda vuelta entre los dos candidatos más votados si ninguno consigue la mayoría absoluta en la primera, cosa que, a efectos presidenciales siempre desemboca en dos vueltas.

Por eso, la agenda en la que pueden influir los medios de comunicación debe ser personalista (es decir centrarse en la persona) puesto que una multitud de candidatos requiere una selección de personas, que no de programas, porque 10 candidatos no pueden ofrecer 10 programas muy diferentes entre sí. Normalmente habrá 5 de ellos afines por un lado y otros 5 por el otro. lo cual lleva al bipartidismo, que no es que sea bueno ni malo, es un reflejo de la sociedad.

Ese análisis que reflejas en el post puede ser válido para Francia, incluso para EEUU, pero no valdría para Alemania o España. Por eso, no hace falta que profundices mucho en un tema que no es generalista sino provinciano (entendiendo por provinciano, relativo a un determinado pais o tipo de sistema electoral)

Como bien puedes comprobar, en los paises con sistema proporcional es "obligatorio" airear mierda por todo el mundo... excepto en Italia, que sólo hay un único medio de comunicación, la BBC (Berlusconi Broadcasting Corporation) jejejeje.
Bye

Hugo dijo...

Perdóname mi inexperiencia en estos temas (y en todos, claro) pero no estoy seguro de encontrar contradicción alguna entre el texto que he seleccionado y tu comentario jaja. Aun con todo, sí que influyen los medios de comunicación en la "escena política", aunque sea de un modo general, ¿no?

Si los medios "prefieren" hablar de terrorismo, por ejemplo, ¿no puede influir esto, aunque tal vez ligeramente, en la opinión pública, y en consecuencia en las propuestas de los partidos políticos, independientemente del sistema electoral?

Perdóname de nuevo por "reincidir" jaja, es que estoy espeso últimamente. Gracias por tu nuevo comentario que vendrá. A ver si con ese ya sí que... jaja :P

Un saludo.

Siesp... dijo...

Concretando: El ejemplo que pones sobre el terrorismo puede ser válido en otro país que lo tenga. Pero no en España. Por ejemplo, los que utilizan aquí esta temática como portada de sus medios, defienden una postura y la contraria, según les vaya en la feria a sus intereses políticos; tal es el caso de PJ Ramérez, ex-defensor del GAL y luego martillo de herejes contra él (hay hemeroteca), o defensor del diálogo con ETA cuando gobernaba Aznar, pero clama al cielo porque ZP ha vendido Navarra a ETA cuando dialoga otro gobierno.

Es que has venido a tocar el tema preferido del degenerado sexual de España, jejeje, y defensor de la teoría de la conspiración Rubalcabo-zapaterista del 11-M. Así no se hace periodismo, se adoctrina a mentes incautas.

¿Recuerdas hace poco cierta campaña con un coche presidencial algo caro en la Xunta gallega? Pues eso. Fraga tomaba posesión con 5000 gaiteiros en la Plaza del Obradoiro y los Ramérez no decían nada con ese enorme gasto, por no citar lo que cuesta el coche de Esperanza o de Camps, o de Chaves o Montilla, da igual. El caso es tratar a sus lectores como bobos y encender la mecha del escándalo.
Eso sí, el presidente actual creo que viaja en bicicleta, jajajaja.

¿Ves la diferencia entre los medios extranjeros y los sensacionalistas de aquí?.

Un abrazo.

Hugo dijo...

Sí que la veo, sí :D

Gracias por pasarte de nuevo, que los "Ramérez" se apiaden de ti :P

Tay dijo...

Interesante entrada, creo que la enlazaré en un futuro próximo, por un video que quiero colgar...

saludines

Hugo dijo...

Pues allí estaré, en ese futuro próximo, para ver el vídeo que cuelgues :P

Un saludo.