29 de abril de 2009

Workaholic: El trabajador bulímico

El primer paso es reconocerlo. Según el psicoterapeuta Bryan Robinson, soy un trabajador bulímico: un adicto al trabajo cuya máxima es "o lo hago perfecto o no lo hago". ¿Y vosotros? ¡Hay tres tipos más de trabajólicos!
Dibujo realizado por MaxHierro.

Más info:
- "Workahólico", en Wikipedia.

10 comentarios:

Markos dijo...

Confieso que he pasado por varios de esos perfiles (no todos). Y me curé.

Paz y amor XD

Hugo dijo...

Gracias por tu testimonio. ¡Hay cura, amigos, hay cura! jaja.

Un saludo.

vfedor dijo...

Cuando el trabajo se transforma en otra obsesión, seguramente que es así. Los hombres, disfrutan la posibilidad de decir "hay algo que debo ajustar", y en rigor, temen el evento del ocio...

Pon! dijo...

A la va!!! No se lo cree nadie eso macho jajaja

Hugo dijo...

Hola vfedor, bienvenido. Temer el ocio, ¿eh? Es muy posible, sí. Es lo que tiene la obsesión jaja. Gracias por pasarte :D

Pon!, de los cuatro tipos era en el que más encajaba yo, aunque no trabaje (lo que se dice un trabajo remunerado; yo sería entonces un "estudiante bulímico", tienes razón). Sabes que todos los días pido perdón por no estar en la obra ganándome los cuartos -"como Dios manda"- y estar en cambio leyendo libros que "no sirven para nada".

Un saludo a los dos.

Siesp... dijo...

He intentado emplear toda clase de calzadores para meterme en alguno de los tipos definidos... y nada.
A ver si va a resultar que soy alérgico al trabajo jajajajaaj
Saludos.

Hugo dijo...

Nada, ¿verdad? Eso es buena señal :P

Un saludo.

Pon! dijo...

Yo lo decía porque estudiar tampoco es que...jajaja (le dijo la sartén al cazo jaja).

José Luis Ferreira dijo...

"O lo hago perfecto o no lo hago".

Es una buena excusa para no hacer nada.

Me viene pintiparado para reproducir aquí una trasmutación de una cita de Kierkegaard que dejé en el blog "Sursum corda!" con motivo de otra discusión:

"La perfección es una inocencia que no debe ser echada de menos. En cuanto se la desea se ha perdido, y entonces nace una nueva culpa, que es la de perder el tiempo en deseos."

La transmutación consiste en la permutación de los términos "perfección" e "inocencia" en el original.

Hugo dijo...

Claro, la perfección es otro ideal.

Un saludo, José Luis, un placer verte por aquí, no como al plasta de mi primo Pon! :P