24 de mayo de 2009

El ciervo ratón y la teoría de la evolución

Quien dude de la teoría de la evolución (demasiada gente aún, mirad si no lo que tiene que padecer Siesp en su blog) es que no ha visto todavía a esta bella criaturilla producto del azar y de la selección natural. Pura teleonomía.

¿Es un ratón?, ¿es un ciervo? ¡No, es ciervo ratón!

Gracias Ismael por pasarme el enlace -aunque la noticia sea de hace tres años-. Luego hablamos de tus honorarios.

2 comentarios:

Siesp... dijo...

Thanks por el enlace y ayudar a mitigar mi "padecimiento". Los ignorantes han de echar mano de un dios para justificar su ignorancia (*), y los que no necesitamos a un dios podemos manejar la ignorancia para traducirla en conocimiento.
El bicho en cuestión es una de las 67.690.237.954.786.012.661.993 de pruebas que hay a favor de la evolución, frente a las "0" pruebas del diseño subnormal jejejeje

(*) Con esto no quiero decir que todos los creyentes sean ignorantes, no. Llamo ignorantes a aquellos cuya única explicación a lo desconocido es dios, y ahí se acaba el asunto.

Saludos.

Hugo dijo...

¡67.690.237.954.786.012.661.993!

La leche, sí que hay pruebas :P