18 de mayo de 2009

El miedo al determinismo biológico

Soy un completo novato en esto de las ciencias naturales, ya lo sabéis, de hecho estudio Sociología, una ciencia social. Sin embargo, y a pesar de ir por mi primer año, ya vislumbro cierta biofobia no sólo entre parte del profesorado, sino también entre el alumnado.

Cuando alguien cierra las puertas a una ciencia, la única explicación posible es que quien lo hace desconoce lo que ésta le puede aportar.

Creo que Santiago, de La máquina de Von Neumann, ha expresado lo que tantas veces he tratado de explicarle a algunas personas que me veían como un pequeño pero letal darwinista social en reposo:
El hombre es demasiado fascinante para ser sólo ADN. Y yo le respondo: a mí lo que realmente me fascina es que el hombre sea ADN. [...] Me parece que el hecho de que tengamos un sistema de replicación hereditaria tan complejo y sorprendente como el ADN no es algo que nos convierta en animales o robots, sino que nos acerca a ser dioses. Otros razonamientos de esta índole que he oído son del tipo: el amor no puede ser sólo un flujo de feromonas o el pensamiento no se reduce a neuronas…

Creo que hay un error de base en argumentos de ese tipo. Cuando un científico habla de que las feromonas tienen mucho que ver con el amor no está reduciendo el amor a feromonas, sino que está abriendo el amor a las feromonas. De algo que no teníamos explicación, ahora vamos a abrir un nuevo campo de investigación. De una sola pregunta, vamos a hacer cien. [...] Esa es la esencia del conocimiento, de la ciencia.

Hablar de reduccionismo científico implica habitualmente un desconocimiento grave de lo que realmente es la ciencia. La ciencia no reduce, amplía. Descubrir el ADN, las feromonas o las neuronas no es reducir el hombre a ellos, es abrir el hombre a nuevas explicaciones de las que antes carecíamos. Y eso no quita ni una pizca de dignidad al hombre.
Hay quien cree que atribuir parte de la responsabilidad de nuestras acciones a los designios de nuestros genes egoístas va más allá de la política, de la economía, de la sociedad, y que por lo tanto debe dejarse en un segundo plano porque les es ajeno. Mal hecho.

En un trabajo reciente hablé de pasada de la capacidad de coacción que tienen sobre nosotros las instituciones sociales, así como, en cierto modo, nosotros sobre ellas. Hasta ahí todo fue bien, los problemillas empezaron cuando dije que las instituciones no eran las únicas capaces de "organizarnos" y guiar nuestro comportamiento. Pensé: ¿Qué hay de los descubrimientos en el campo de la etología, por ejemplo?, ¿qué hay del mono desnudo que somos?

Nadie está diciendo que debamos aceptar que somos máquinas y ya está, sino utilizar más el microscopio, estudiar las relaciones que se dan en la naturaleza, buscar todas las causas que nos sea posible encontrar.

Como leo en Symploké, la sociobiología ha recibido principalmente dos tipos de críticas:
Aquellas que acusan a la sociobiología de ser un reduccionismo biologista (en cuanto concibe las ciencias humanas como ramas de la biología) y las que la consideran como un uso ideológico de la biología (puesto que justifica, por ejemplo, las guerras o la explotación como hechos que responden a la naturaleza biológica de los seres humanos y no a factores socioculturales).
La primera he tratado de refutarla con este post.

La segunda es, a mi parecer, la menos consistente, pues los resultados que arrojan las ciencias naturales no establecen cómo deberíamos ser, en realidad solamente son "una descripción del mundo, no un axioma a partir del cuál derivar reglas éticas" (Las penas del Agente Smith).

Creo que el miedo al determinismo o simplemente el deconocimiento de la ciencia nos hace ir más despacio. Aunque bueno, visto así, hay cosas que nos ralentizan mucho más, como las religiones o...

¿Qué opináis?

Para seguir leyendo:
- El miedo al determinismo biológico (II).
- Determinismo biológico, en Wikipedia.

9 comentarios:

RDC dijo...

Buenos días Hugo.

¡Aplaudo tu predisposición intelectual! De todos modos, es cierto que en ciertos sectores intelectuales se desprecia la ciencia común, como en el caso de la sociologia ¿Por qué? Lo que sucede es que las ciencias mecánicas están un poco reñidas con estas otras ciencias. Recordemos lo que dijo Popper sobre el psicoanálisis y la sociologia ¡Ya lo escribias tu mismo este fin de semana! Creo que esta 'oposición' metodologica e interpretativa da para ciertos odios y pequeñas venjanzas. Los homres somos así (¿Será por genes? jejeje)

Saludos.

Pd/ No terminé aún el artículo de Freud ¡A ver si acabo esta mañana!

Tay dijo...

Un post espectacular.

Creo que en lugar de responderte aquí voy a escribir una mini entrada enlazandote y dando mi opinión, así tienes que leerla :D

Un saludo

Radagast dijo...

Yo, las diferentes posturas que toman las diferentes ramas del conocimiento para un mismo hecho, las veo como diferentes caras de un mismo poliedro (iba a decir moneda, pero ésas solo tienen dos caras, no?)

Por ejemplo, sobre conductas humanas las posturas de neurobiólogos y las de los psicólogos son casi opuestas. Pero, ¿por qué no van a ser verdaderas ambas? Cada una desde su punto de vista.

Pues lo mismo con el resto. La cerrazón de cada especialista obtuso que hay por ahí (que son muchos), negando la credibilidad de cualquier otra ciencia que no sea la suya, hace mucho daño a la ciencia.

Un post genial, Hugo. Sigue dándole.

Siesp... dijo...

En la línea de los comentaristas anteriores, añado que ni la Sociología, como ciencia, está libre de los prejuicios humanos.

La tendencia a "supervalorar" la ciencia propia frente a las demás no es una propiedad intrínseca de la disciplina, sino un defecto humano de quien sostiene esa postura.

Lo ha definido muy bien Radagast. El Conocimiento es único, y las vías para llegar a él son múltiples, y esa multiplicidad, variedad de caminos, propicia que no todos los humanos lleguen a la meta sin algún tropiezo.

Pero es que hay gente que se empeña en disfrutar y regodearse en el tropiezo.

Respecto a las lacras, tú lo has dicho, son dos: las religiones y los puntos suspensivos jejejeje

Gran post.
Saludos.

Hugo dijo...

Buenas tardes RDC. ¿Popper también rajó de la sociología? jaja, ¡aquí no se libra nadie!

La clave es la "oposición", tienes razón. En cuanto al artículo de Freud, a la espera estamos jeje.

Tay, me parece una idea genial :D

Radagast, la idea de las "diferentes caras de un mismo poliedro" me ha encandilado. Pero es más, las "diferentes caras" son más similares entre sí de lo que algunos creen, ¡hay que buscar el modelo que las explique todas, el modelo de pi! jaja.

Siesp:

"La tendencia a "supervalorar" la ciencia propia frente a las demás no es una propiedad intrínseca de la disciplina, sino un defecto humano de quien sostiene esa postura."

Cuánta razón, cuánta razón :P

Un placer leeros, ¡sois el dream team de la blogosfera! jaja. Muchas gracias por los ánimos.

Santiago dijo...

Hola a todos.

En primer lugar, Hugo, muchas gracias por tu entrada.

En fin, lógicamente, no puedo estar más de acuerdo contigo. Muchos intelectuales tienen un miedo absurdo a que si la ciencia mete las narices en disciplinas que no son tradicionalmente las suyas, ya vamos a llegar a un darwinismo social a lo Spencer o a lo Malthus, o que se empezarán a realizar experimentos con humanos donde se lobotomizará a gente... ¿Qué tendrá que ver el tocino con la velocidad?

No lo puedes decir mejor: lo único que se dice es que hay que mirar más por el microscopio y tener en cuenta los resultados. No comprendo cómo se puede legislar pasando de los descubrimientos de la psicología evolutiva o la neurología.

Un saludo.

Hugo dijo...

Gracias a ti y a vuestros blogs :D

Creo que los que legislan, por regla general, siempre han estado muy lejos de hacer uso de la filosofía y de la ciencia. Quizá sea porque una vez están "arriba" ya no pueden.

Ya lo dice Pinker, "quizá la única manera de erradicar la discriminación y los prejuicios sea desde la igualdad innata entre individuos."

Con científicos así, que son mayoría, el darwinismo social nunca tendrá cabida.

Un saludo.

José Luis Ferreira dijo...

Hugo:

¿Has visto lo que dicen de los monos?

http://eumafeag.blogspot.com/

Hugo dijo...

Jaja sí, hay muchas cosas que los monos no saben :P

Gracias por el enlace. Además, el blog no tiene desperdicio.

Un saludo.