31 de mayo de 2009

El origen de la Sociología

Horkheimer y Adorno -dos grandes homínidos sociólogos, entre otras cosas- nos describen brevemente el origen y significado de la sociología:
"Sociología", ciencia de la sociedad, es una desagradable mezcla lingüística, mitad latina y mitad griega. El carácter artificioso y arbitrario de la palabra remite al nacimiento tardío del asunto: la sociología no se encuentra como tal en el edificio tradicional del saber. El término "sociología" se remonta a Aguste Comte, a quien se considera, en general, como fundador de la disciplina, y cuya principal obra sociológica, el Cours de philosophie positive, aparece entre 1830 y 1842. La palabra "positiva" fijaba aquí con exactitud el acento que la sociología mantuvo luego siempre, como ciencia en sentido estricto. Hija del positivismo, nace de la voluntad de liberar el saber de la fe religiosa y de la especulación metafísica. Mediante el apego riguroso a los hechos se esperaba llegar, también en este campo, a la objetividad de la cual eran un modelo las ciencias naturales, experimentales por un lado, matemáticas por el otro.
Max Horkheimer y Theodor Adorno, La sociedad. Lecciones de sociología.

6 comentarios:

Multivac dijo...

Voy a disertar desde mi poca sabiduría:

Yo opino que la Sociología como tal era imposible que apareciese en el campo de las disciplinas del saber antes de la época en que lo hizo.

Veamos. La aparición de la Sociología era imposible que se produjese con anterioridad, toda vez que la sociedad se encontraba impregnada en todos los niveles por la "explicación religiosa" a cualquier tipo de interpretación de la conducta humana. Sólo después de la Ilustración se abonó el terreno para el florecimiento de la Sociología. Si hubo unos brotes con anterioridad, fueron cercenados voluntaria o involuntariamente por la primacía de la Verdad Inmutable.

Una vez que la Verdad deja de ser inmutable, se abre el campo a la interpretación humana del conocimiento frente a la divina. ¡Ese es el origen de la Sociología! (según mi opinión). Pero doctores tiene la disciplina en cuestión. Jejejeje.

Abrazos compartidos.

Hugo dijo...

Oh, vaya, me ha vuelto a pasar. Estaba escribiendo un comentario molón cuando he pinchado sin querer un enlace y cuando he querido volver a aquí el texto había desaparecido. Menuda rabia.

Bueno, quizá mañana añada algo más, de momento quiero mencionar la ley de los tres estadios, de Comte. Muy relacionado con lo que dices.

Un saludo compartido jaja.

Siesp... dijo...

Interesante la ley de los tres estadios, sobre todo cuando habla del Camp Nou, jeje.

No te preocupes, eso de escribir un comentario molón y perderlo es bueno para practicar el hebreo, idioma en el que todos juramos y perjuramos cuando nos pasan estas cosas, jejeje.
Saludiños.

Hugo dijo...

No he llegado a jurar en arameo pero he estado a punto de partir el teclado de un golpe seco y mortífero :P

Carlos Suchowolski dijo...

No sabía que el término fue pergeñado con tan malas intenciones. Si no fuera porque me es útil para las mías... lo abandonaría (risas para variar). Y hablando de risas, confieso que me habeis hecho reir con eso del hebreo, el arameo y la violencia elocuente.
Un saludín.

Hugo dijo...

Aun así sigue siendo útil, es verdad jaja.

Al principio Comte pensó llamar a esta "nueva" ciencia con el nombre de "física social", de hecho llegó a utilizarlo. Pero al final se quedó con sociología, algo menos pedante, quizá jeje.

La primera vez que leí eso de física social fue en "La rebelión de las masas" (libro que no he leído salvo páginas sueltas; soy así), aunque no se refería exactamente a lo mismo. Él se refería a que la masa "ha venido al mundo para ser dirigida, influida, representada, organizada" por las "minorías excelentes". Y eso es, según él, "una ley de la física social, mucho más inconmovible que las leyes de la física de Newton."

He aprovechado tu comentario para desbarrar un poquito, no es personal jaja. Seguramente alguien más lea estos comentarios y se diga: "vaya, qué interesante" :D

Saludines.