9 de mayo de 2009

Las matemáticas y la naturaleza

Viendo la película Pi (fe en el caos), una peli para amantes de las matemáticas y del cine al mismo tiempo:

La una menos cuarto, reitero mis sospechas. Uno, las matemáticas son el lenguaje de la naturaleza. Dos, todo lo que nos rodea se puede representar y entender mediante números. Tres, si se hace un gráfico con los números de un sistema se forman modelos. Estos modelos están por todas partes en la naturaleza.

Pruebas: el ciclo de las epidemias, el aumento y disminución del número de caribúes, el ciclo de las manchas solares, las crecidas del Nilo. ¿Y la Bolsa? Una infinidad de números que representa la economía global. Millones de manos trabajando, millones de mentes. Una red inmensa llena de vida, un organismo, un organismo natural. Mi hipótesis: la Bolsa también forma un modelo, lo tengo delante, escondido entre los números, siempre lo ha estado.

Las cuatro cuarenta y dos, más pruebas: ¿recuerdas a Pitágoras? Matemático, líder cultural de Atenas, año 500 antes de Cristo. Su creencia: el universo se compone de números. Su contribución: la razón áurea, representada geométricamente por el rectángulo áureo. Existe una proporción visual en su forma y en sus dimensiones. Si se hace un cuadrado, queda otro pequeño rectángulo áureo de las mismas proporciones. Se puede repetir el proceso con cuadrados cada vez menores hasta el infinito.


Las once y veinte, más pruebas: Leonardo Da Vinci, artista, inventor, escultor, naturalista, italiano, siglo quince. Redescubrió el canon de la perfección con el rectángulo áureo y lo plasmó en sus obras maestras. Si se traza una curva que une los rectángulos concéntricos se obtiene la mítica espiral áurea. Pitágoras adoraba esa forma. Está en toda la naturaleza: en las conchas, en los cuernos, en los remolinos, en los tornados, en las huellas dactilares, en el ADN, incluso en la Vía Láctea.

Diálogos así hay pocos en el cine:

- Sol: Los japoneses consideraban el tablero de go como un microsistema del universo. Mira, cuando el tablero está vacío, parece sencillo y ordenado, ¡las posibilidades del juego son enormes! Las partidas de go son como los copos de nieve, no hay dos iguales. Bien, el tablero de go representa [...] un universo extremadamente complejo y caótico, y esa es la verdad de nuestro mundo, Max. No se puede sumar fácilmente con las matemáticas, hay muchas partidas.

- Max: Pero al avanzar el juego las posibilidades se reducen y el tablero se va ordenando. Se pueden prever las jugadas.

- ¡Y qué más da!

- ¡Que quizá no hayamos sido capaces de ver que hay un modelo [...], un orden, en cada una de las partidas, cada partida debe tener su modelo, como la Bolsa o la Torá...

- Eso es una locura, Max.

- O una genialidad.

La belleza de las matemáticas es indudable, en parte por la importancia que tienen en nuestras vidas, pero ¿qué sabemos realmente de ellas? Leo en Seis piezas fáciles, vía el El libro de la almohada:
¿Qué es la gravedad? [...] ¿Cuál es su mecanismo? Todo lo que hemos hecho es descubrir cómo se mueve la Tierra alrededor del Sol, pero no hemos dicho qué la hace moverse. Newton no hizo hipótesis sobre esto; se contentó con encontrar qué hacía sin entrar en su mecanismo. Nadie ha proporcionado desde entonces ningún mecanismo. Es característico de las leyes que tengan este carácter abstracto. La ley de la conservación de la energía es un teorema concerniente a magnitudes que tienen que ser calculadas y sumadas sin mención del mecanismo; y, del mismo modo, las grandes leyes de la mecánica son leyes matemáticas cuantitativas paras las que no se dispone de ningún mecanismo. ¿Por qué podemos utilizar las matemáticas para describir la naturaleza sin un mecanismo subyacente? Nadie lo sabe. Tenemos que continuar porque descubrimos más cosas de ese modo.
Richard P. Feynman, Seis piezas fáciles (la física explicada por un genio), Drakontos Bolsillo, 2006, p. 142.

Posts relacionados:
- Pitágoras, Punset y el pato Donald, en BioTay.
- Un matemático invierte en Bolsa, en Microsiervos.
- Aronofsky, Pi, fe en el caos, en Aula de Filosofía.

7 comentarios:

Siesp... dijo...

Y tú estás venga a dar vueltas... Igual que Chulo a la hora de acostarse.
Y más vueltas.

Si Radagast te leyera, después de un largo seguimiento de tu blog, te podría decir lo mismo que yo te digo ahora:

Tu da las vueltas que quieras, pero todo lo que estás contando (sobre todo en este post) nació en una fórmula matemática: 3+1=4=5=7
pero te quedaste en el prólogo, jejejeje

(Sí, ya sé, me ahostio yo solo -que diría Rad, jejeje)

Hector1564 dijo...

Vaya, me están entrando ganas de ver la película.

Planteas un binomio, matemáticas/naturaleza, que dios sabe qué resultados futuros darán por lo que no es fácil decir algo concluyente al respecto.

Yo recien he escrito un post hablando un poco superficialmente del tema.

Espero que no te moleste la publicidad :-P y espero que te/os guste ;-)

Hugo dijo...

Siesp:

Vaya fómula más rara, sabes que soy de letras, no me hagas estas cosas :P

Te refieres a ese prólogo, ¿verdad? jaja. No descansaré en paz hasta que lo haya leído, ¿no? jaja.

Héctor, la peli es bastante caótica, pero una obra de arte al fin y al cabo. La vi con mi hermano el otro día (este tipo de películas me saben mejor si las veo con él, no sé por qué, quizá porque nos gusta "emparanoiarnos" juntos jaja) y me dejó como nos gusta que nos deje una buena peli: pensando :D

¿Publicidad? Eso no es publicidad, ojalá dejáramos todos los días uno o varios enlaces en cada comentario.

Saludos a los dos.

Tay dijo...

Me quedo con el fragmento final, un pasote :D

Las matemáticas yo diría que son una forma de percibir la naturaleza, no son otra cosa distinta como apunta por ejemplo Penrose, sino una forma de apreciarla... una percepción que, como toda forma de percepción, nos facilita ciertas cualidades y nos impide otras.

Un saludo

Hugo dijo...

Son una gozada estos fragmentillos :P

Esta peli, además de dejarle a uno un pelín tocado jaja, le trae lo más bonito de las matemáticas.

La enseñanza de las matemáticas siempre ha sido complicada en las escuelas, y en España se nos da especialmente mal. Sé que el horario lectivo es difícil de cambiar pero deberían apostar también por enseñar este tipo de matemáticas. La historia de las matemáticas, bien contada, sí que es un pasote jaja.

Un saludo.

Bayo dijo...

Hola:

¡¡¡¡Pi!!!! Una de mis películas favoritas. La he visto 5 veces y la seguiré viendo.

No hay que leer fragmentos de la película, hay que verla completa.

Una obra de arte que hace pensar de principio a fin.

Saludos.

Bayo

Hugo dijo...

¡Cinco veces!, ¿y sigues con vida? jaja. Debe de ser toda una experiencia verla tantas veces, te envidio :D

Un π-saludo.