8 de mayo de 2009

¿Qué es una profecía autocumplida?

Estaba leyendo en El café de Ocata cuando me ha venido a la memoria un concepto que conocimos mi hermano y yo hace unos días, a raíz de un libro que se está leyendo. Es la teoría de la profecía autocumplida.

En psicología, una profecía autocumplida es:
Una predicción que, una vez hecha, es en sí misma la causa de que se haga realidad.
En el ámbito educativo, esta teoría también se conoce con el nombre de efecto Pigmalión:
Esta teoría la entendemos como uno de los factores que influyen en la motivación de los alumnos en el aula. [...] Lo que ocurre es que los profesores formulan expectativas acerca del comportamiento en clase de diferentes alumnos y los van a tratar de forma distinta de acuerdo con dichas expectativas. Es posible que a los alumnos que ellos consideran más capacitados les den más y mayores estímulos, más tiempo para sus respuestas, etc. Estos alumnos, al ser tratados de un modo distinto, responden de manera diferente, confirmando así las expectativas de los profesores y proporcionando las respuestas acertadas con más frecuencia.

Este concepto también se puede aplicar en el ámbito sociológico. En este sentido, me gusta creer que todo lo que nos rodea es un intrincado bucle social, y que por lo tanto no deberíamos perderle la pista a tan interesante teoría.

8 comentarios:

Francisco Chávez dijo...

Así es, la profecía de autocumplimiento puede tener lugar en todos los ámbitos que implican contacto interpersonal -en mi caso, yo aplico estos conceptos en el campo de la psicología de la empresa, en donde se dan en demasía-. Se trata de un sesgo perceptual, al igual que el error de atribución (atribución de causas internas o externas a conductas según la experiencia previa), efecto de halo (etiquetar a una persona por una sola característica), efecto de contraste (comparación de una persona con otra en un encuentro previo; se da mucho en los concursos), prejuicio (juicios basados en especulación y experiencia previa), efecto de primacía (primera impresión), entre muchos otros más.

En mi blog escribí una pequeña serie de cuatro entradas que llame "Mecanismos perceptuales", en la que explicaba los siguientes sesgos de percepción humana: la teoría de la atribución, el estereotipo, la proyección, la percepción selectiva, el efecto Barnum, la aceptación acrítica y la falacia de los ejemplos positivos.

Te invito a leer la serie:
http://zootopy.blogspot.com/search/label/Mecanismos%20perceptuales

Muy interesante entrada. Saludos.

Hugo dijo...

Gracias por la invitación, les echaré un buen vistazo :D

Muchos de los sesgos que comentas los conocí por primera vez leyendo El animal social de Elliot Aronson. Me quedé por la mitad, pero estoy deseando volverlo a retomar.

Pero hay uno que me fascina especialmente: el experimento del buen samaritano. Espera, en lugar de decirlo aquí lo voy a postear jaja, será muy rápido :D

Un placer leer tus comentarios. Un saludo.

Hugo dijo...

Bueno, no, lo publicaré mañana o pasado jeje, que si no sobrecargo el blog en un día :D

Pero seguro que lo publico en breve.

Gregorio Luri dijo...

Hay abundantes estudios que confirman que si a los alumnos se les hace ver que su esfuerzo tiene efectos positivos sobre la modulación de su propio intelecto, sus resultados mejoran sensiblemente.
La confianza es una herramienta pedagógica de primer orden.
En las semanas posteriores al triunfo de Obama los negros norteamericanos mejoraron de manera notable sus resultados en los texts de vocabulario, mientras que los blancos continuaban con las puntuaciones de siempre.

Hugo dijo...

Vaya dato más interesante, muchas gracias por pasarte.

Esos estudios tienen cierta relación con aquél concepto de autoridad carismática, sugerido por Max Weber.

El carisma mueve montañas, dicen los que ven en Obama al nuevo Mesías :P

Un saludo.

Tay dijo...

Interesante entrada y comentarios... es un ejemplo de como un investigador influye en el elemento de estudio.

Un saludo

Hugo dijo...

Influye más de lo que yo me imaginaba, ¡incluso a varios niveles!, como el que plantea Umberto Eco.

Un saludo.

Tay dijo...

Ese enlace me sirve para una entrada futura en BioTay :)

Danke