28 de mayo de 2009

¿Y si no bastara con enseñar filosofía?

El hombre no es por naturaleza ni bueno ni malo, pero puede llegar a ser plenamente bueno si fomenta una serie de valores en lugar de unos contravalores (la crueldad, la injusticia, el cinismo, la deshonestidad, etc.)

Es lo que solemos llamar "educar en valores", educar al ciudadano. Rousseau, por ejemplo, ya nos dio en su día algunas claves para educar al ciudadano ideal.

Sin embargo, a la educación tradicional le falta algo: para educar adecuadamente al mundo -si esto fuera posible- no basta con seguir los sabios consejos de Platón [1], hace falta algo más. Quizá una mirada menos irreal, más "física".
En lugar de promover la libertad y la dignidad como atributos personales, deberíamos dirigir nuestra atención al entorno físico y social en que se vive. [2]
Para tratar de explicarme voy a rescatar un fragmento de Más allá de la libertad y la dignidad (1971), del psicólogo B.F. Skinner:

Los diálogos de Platón son lectura obligada para los estudiantes, y se les cita con frecuencia como si dieran luz esclarecedora para explicar la conducta humana actual. Muy probablemente Aristóteles sería incapaz de entender una sola página de cualquier tratado actual de física o biología y, en cambio, Sócrates y sus amigos tendrían muy poca dificultad en seguir cómodamente la mayoría de las discusiones contemporáneas concernientes a nuestros problemas humanos. Y, por lo que a la tecnología se refiere, hemos llevado a cabo grandes avances en el control del mundo físico y biológico, pero nuestros procedimientos educativos, nuestros sistemas de gobierno y la economía en gran medida, aunque adaptados ocasionalmente a muy diversas circunstancias, de hecho apenas han mejorado en nada.

Difícilmente podemos explicar esta realidad diciendo que los griegos sabían cuanto sobre la conducta humana se puede llegar a saber. Ciertamente, sabían más en este terreno de lo que conocían, por ejemplo, sobre su mundo físico circundante: pero decir esto no es decir apenas nada. Más aún, su forma de pensar con respecto a la conducta humana debió tener muy graves fallos. Pues mientras que la física y la biología griegas sentaron las bases [...] de las que eventualmente surgió la ciencia moderna, las teorías griegas sobre la conducta humana, por el contrario, no han sentado las bases de nada. Si aún hoy permanecen vigentes, no es debido a que poseyeran cierto género de verdad eterna, sino porque no contenían los gérmenes de nada mejor.
B.F. Skinner, Más allá de la libertad y la dignidad, Ediciones Martínez Roca, Barcelona, 1986, pp. 11-12.

Pero para esto, antes hay que recuperar el interés por la ciencia, y Eduardo Robredo -en clave de humor- nos da algunas pistas para lograrlo, como por ejemplo esta:
Supresión de las actuales asignaturas de Filosofía, Religión y de Educación por la Ciudadanía. Reeducación de los "filósofos" en las ciencias naturales y de los "científicos" en las humanidades.
Nota: He utilizado el conductismo en este post como medio, más que como fin. Es decir, no es una defensa del conductismo. Es una defensa, en todo caso, del diálogo entre humanidades y ciencias naturales.

Ya que como dicen en El cerebro de Darwin:
A mediados del siglo pasado los psicólogos conductistas dominaban los estudios con animales en el laboratorio. Aunque sus trabajos fueron muy importantes para la implantación del método científico en la psicología y sentaron algunas de las bases actuales de la conducta, lamentablemente sus concepciones acerca del funcionamiento del cerebro no eran muy acertadas, sobre todo en lo que se refiere a la existencia de la mente.
[1] O no tan sabios, depende.
[2] Leído en la tapa del libro de Skinner.

6 comentarios:

Tay dijo...

Estoy de acuerdo con el texto de Skinner, aunque habrá mucha gente que piense lo contrario, en mi opinión primero se debe enseñar el conocimiento actual, para motivar y crear una estructura en la mente de hasta dónde se va a llegar, y después se adentra uno en las profundidades con curiosidad... ese es el motivo por el cual muchos hemos descubierto lo interesante de los textos clásicos solo cuando ya hemos tocado los modernos (algo que ocurre a todos los que hemos sido malos estudiantes alguna vez).

El método actual por el cual se pretende crear una base creciente, desde lo más antiguo hasta el conocimiento actual lleva irremediablemente a que la gran mayoría quede atascada en épocas antiguas... y así nos va. :S

Un saludo

RDC dijo...

Buenos días Hugo...
Me he quedado de piedra con lo que dice el wikipedia: que la agresividad y la violencia son un valor.

No seamos il·lusos, como ese farsante de Rousseau: si la agresividad y la violencia el ser humano habría hecho millares de años que se abría extinguido.

La verdad es que estamos muy lejos de, ya no conocer, sino reconocer qué es bueno y qué es malo para el porvenir de la especie humana.

Por ejemplo, todos los estados se fundamentan en el uso sistemático e intelectualizado de la agresividad y la violencia para mantener cierto control y orden.

Saludos, y buen post.

Hugo dijo...

"[...] ese es el motivo por el cual muchos hemos descubierto lo interesante de los textos clásicos solo cuando ya hemos tocado los modernos."

Jaja, los últimos años mis notas eran pésimas; las lenguas y los números se me resisten más que las letras :D

Recuerdo que una de las lecturas de mi adolescencia fue Rinconete y Cortadillo, de Cervantes. La mitad de la clase apenas encontramos valor para leerlo.

Sin embargo, un profesor de lengua se aplicó el cuento de "empezar por lo nuevo" y nos propuso "El alquimista" de Coelho, "Dios vuelve en una Harley" de no sé quien y alguno más: todos de la new age jaja. Menudos cracks. Aunque reconozco que causaron muy buena sensación en mí, por entonces :P

Deberían habernos hecho leer "Los propios dioses", de Asimov. Siesp, si lees esto, que sepas que mi hermano se lo está leyendo y es desde ya uno de sus favoritos. El cabroncete me está dando envidia, cada dos por tres me dice: "¿te puedo contar una cosa que ocurre en la novela?" jaja y yo siempre le digo que no, que pronto lo leeré :D

RDC, gracias, lo primero jeje.

Completamente de acuerdo.

En cuanto a "reconocer qué es bueno y qué es malo para el porvenir de la especie humana" yo últimamente vengo adoptando la filosofía de Bertrand Russell, no por se la mejor, sino por ser la que tengo ahora mismo más a mano jaja.

Segú él, el asesinato en sí mismo no es malo ni bueno, ya que si el asesino goza con ello... El quid de la cuestión viene cuando sopesamos las consecuencias. A mucha gente ese asesinato no le va a gustar un pelo, y en cambio solamente a una persona sí. Es entonces cuando se convierte en malo, o en incorrecto socialmente.

Creo que acabo de destrozar toda su filosofía jaja. Si sabéis algo más sobre él... yo acabo de hacer una interpretación ligerilla, que Russell me perdone :D

Un saludo a los dos, buenas tardes.

Tay dijo...

Jejejeje mis hermanos siempre me martirizan igual con "El juego de Ender" del cual yo solo he leído 2 libros y son un montón... por cierto los recomiendo a todos vosotros.

Yo fui un estudiante malísimo hasta que descubrí REDES, de verdad, le debo a Punset mi "frikismo", desde entonces empecé a preocuparme un poco más en mi futuro laboral y algún día ser un tío de esos enchaquetados y sin peinar que hablan sobre el origen del mundo... por ahora he conseguido lo de "sin peinar"

Un saludo!

Capitan Lebiadkin dijo...

"No seamos il·lusos, como ese farsante de Rousseau: si la agresividad y la violencia el ser humano habría hecho millares de años que se abría extinguido."

Un poco más de respeto hacia los grandes pensadores, por favor.

Ah, y es ilusos, no il·lusos... Supongo que así será en catalán.

Un saludo.

Hugo dijo...

Mi primo Pon! también me habló bien de El juego de Ender, lo tiene en alta estima :D

Punset ha sacado a muchos del atolladero jaja. Yo desconozco a día de hoy quién o qué ha sido mi mayor influencia en los últimos años, pero sí que sé a ciencia cierta (nunca mejor dicho) quiénes son los culpables de mi "estirón" estos últimos meses: vosotros y vuestros blogs.

Enchaquetado y sin peinar, ¿eh? jaja.

Un saludo.