23 de junio de 2009

Ciencia y humanismo

La ciencia no sólo es fuente de adelantos tecnológicos concretos y palpables, también es, y sobre todo, fuente de conocimiento: lo que solemos llamar el conocimiento por el conocimiento mismo. ¡No sólo es medio, también es fin!

La ciencia es, además, "parte integrante del humanismo", como diría Schrödinger. Igual de valiosa que la filosofía o la historia:
«La finalidad de la ciencia, y su valor, son los mismos que los de cualquier otra rama del conocimiento humano. Ninguna de ellas por sí sola tiene finalidad y valor. Sólo los tienen todas a la vez».

Erwin Schrödinger, Ciencia y humanismo.
Por otro lado (y quizá esto sea lo más importante), no sólo la dicotomía ciencias/humanidades es falsa o inexacta, sino que el simple hecho de llamar humanidades a unas y a otras no, también es un error.

Como dice Juan Ignacio en su blog Desde Chiloé, "me niego a denominarlas Humanidades porque esa denominación no hace justicia al carácter profundamente humano de las ciencias." Él las llamaría "literarias".

2 comentarios:

Siesp... dijo...

No recuerdo en qué post de los tuyos estuvimos conversando sobre la necesidad de conjunción e inevitable separación de las diversas disciplinas del conocimiento. Evidentemente, el pensamiento de Schrödinger es algo deducible por cualquier mente racional.

Y lo que tú denominás "lo más importante" no es sino la consecuencia lógica al pensamiento anterior. La presunta dicotomía "Ciencia y Humanismo", en Física, tuvo su equivalente en las fuerzas "Electricidad y Magnetismo", pero más tarde se descubrió que eran una, Electromagnetismo.

Pues eso. Yo, en tiempos, tuve un profesor de matemáticas que decía: jamás aprobaré a un alumno en mi asignatura que lleve suspensa la de Lengua. Qué razón tenía. Si no sabes lengua no puedes interpretar un problema matemático, jejeje.

Así que las ciencias "literarias" son el propio soporte de las ciencias naturales y, para empezar, la fórmula del Teorema de Pitágoras (a2=b2+c2) siempre resultó más bonita con el texto: El cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma de los cuadrados de los catetos. Jejeje.

Y... por cada hipotenusa, siempre hay dos "catetos", proporción cercana a la ley radaguiana, jejeje.

Ya me callo. Xao.

Hugo C. dijo...

Ahora que me paro a pensarlo de nuevo, siempre hemos buscado la unión y la simplificación en todas las cosas, ya sea mediante leyes físicas, leyes "humanas", etc. Hasta los países tienden, salvo algunas excepciones, a unirse.

Gracias por tu comentario, Siesp. Me ha gustado la anécdota del profesor y la de los catetos jaja :P

Un saludo.