4 de junio de 2009

El año 1859. Historia de las ideas

No recuerdo dónde leí que Isaiah Berlin es considerado un filósofo antielitista, mientras que Ortega y Gasset uno elitista (seguiré investigando sobre esto).

En ese momento recordé que tengo algo de Berlin en la estantería, el prólogo que escribió para la obra Sobre la libertad, de John Stuart Mill. A pesar de no tener nada que ver con el asunto de las elites, creo que es un texto breve y didáctico, en cuanto a historia de las ideas se refiere:

El año 1859 presenció la muerte de los dos más conocidos defensores de la libertad individual en Europa, Macaulay y Tocqueville; señaló el centenario del nacimiento de Friedrich Schiller, que fue aclamado como el poeta de la personalidad libre y creadora en pugna con fuerzas superiores. [...] Ese mismo año apareció On the Origin of Species, de Darwin, probablemente la obra más influyente de su siglo, que contribuyó poderosamente a destruir la antigua acumulación de dogmas y prejuicios, pero que, al ser aplicada erróneamente en psicología, ética y política, fue usada para justificar el imperialismo violento y la rivalidad encarnizada [darwinismo social]. Casi simultáneamente apareció un ensayo, escrito por un oscuro economista, divulgando una doctrina que ha tenido una influencia decisiva para la humanidad. El autor era Karl Marx; el libro, Crítica de la economía política, cuyo prólogo contenía la más clara exposición de la interpretación materialista de la historia, el meollo de lo que hoy se conoce bajo el nombre de marxismo.
John Stuart Mill, Sobre la libertad, Alianza Editorial, Madrid, 1970, p. 10.

Un año movidito, ¡hubo hasta auroras boreales en Roma!

14 comentarios:

Yolinar dijo...

Veo que tu cambio de opinión respecto a los prólogos ha servido para algo, jeje.
Oye, ¿por qué será que me suena ese tal Schiller? jajajaja

Un post tan lingo y yo haciendo bromas. Ya me callo, y espero leer a Tay, Ferreira, Bayo, etc. Un abrazo a todos.

Hugo dijo...

A saber por qué será :P

En realidad no hay mucho que decir a este post. Bueno, o no hay mucho que decir o hay que decirlo todo jeje.

Me gusta especialmetne ese cacho porque menciona varias ideas que nos han marcado: la libertad individual, la teoría de la evolución, el marxismo...

Mola :D

Con estos posts no arriesgo mucho, por eso me gustan jeje.

Tay dijo...

Sí, es un buen post :D.

A mí me gusta leer la historia de esta forma, da la impresión de que el mundo está sembrado de ideas continuamente y que aunque no nos demos cuenta, probablemente vivamos en una revolución de la que serán conscientes dentro de 100 años... y pensarán en nosotros como "aquellos que empezaban a descubrir la teoría de cuerdas que ahora mueve nuestras neveras" o "aquellos que globalizaron el mundo y todo cambió para siempre"... o algo así :D

Radagast dijo...

O aquellos culpables de que ahora vivamos bajo tierra o en megacúpulas, encerrados para nuestra propia protección, en un medio ambiente dañino para nuestra existencia...

Hugo dijo...

Yo me imagino la historia como un planeta lleno de ideas, en lugar de animales jeje, pero comportándose igual que estos, guiados por las leyes de la naturaleza (selección natural y esas cosillas). ¡Las más adaptadas tienen más posibilidades de sobrevivir!

Shaw decía que las ideas son como las pulgas, saltan de unos a otros pero no pican a todos :D

En megacúpulas, eh? eso suena bien. Yo me pido ir en burbuja antiradiaciones por la calle :P

Carlos Suchowolski dijo...

Buen apunte el de Radagast, je... en eso es de los "míos"...

De paso, la frase:

"contribuyó poderosamente a destruir la antigua acumulación de dogmas y prejuicios, pero que, al ser aplicada erróneamente en psicología, ética y política, fue usada para justificar el imperialismo violento y la rivalidad encarnizada"

... la encuentro plagada de la misma paja que llevamos arrastrando sin darnos ni cuenta, como si tras habernos hecho en los pantalones siguiéramos sin inmutarnos...

¿Debo explicarme? Pues ahí están los términos vacíos: "contribuyó" pero también (!) "aplicada erroneamente". Referencias ambas al supuesto poder omnímodo de las teorías para convencer y cambiar el mundo y luego a su poder para desviar al mundo respecto de... las propias. Je!: qué pena, el autor se atribuye en un sólo paso la capacidad de dictaminar juicio sumarísimo por "error" a los demás y sin embargo se queja de su propia insuficiencia para conseguirlo con sus propias "armas" teóricas.

En fin...

Hugo dijo...

Pues sí, sí que me había hecho en los pantalones y yo sin darme cuenta jaja :P

Voy a seguir releyendo ese comentario hasta que me sangren los ojos, ya lo he leído 5 veces :D

Carlos Suchowolski dijo...

¿Pero... es que he sido hiriente?

Hugo dijo...

Qué va, para mí no jeje, todo lo contrario, muy interesante. Si he dicho algo que dé a entender eso, mea culpa, no era mi intención.

Estaba tratando de ser humilde pero creo que me he pasado y ha quedado raro. Quizá haya sido eso jaja :D

Un saludo!

Carlos Suchowolski dijo...

No te preocupes, era medio broma menos por sentir que el que se pasa a veces soy yo con tanta puntilla...
¿Hace una pipa de la paz? Je...

Hugo dijo...

Cuando quieras :P

José Luis Ferreira dijo...

Yolinar:

Gracias por estar expectante a mis comentarios (y a los de los demás). Realmente, como dice Hugo, no hay mucho más que añadir. Realmente el siglo 19 fue movidito en lo que toca a las ideas. Tengo una amiga que aprendió a adelantarse a mis opiniones, que siempre incluían una frase del tipo "todo esto empezó a cocerse en el siglo 192.

En fin, por decir algo, diré que, sobre Marx tengo una opinión parecida a la que tengo sobre Freud. Marx se dio cuenta de la importancia de la Economía en la evolución de las sociedades y planteó una visión materialista de la historia. Ambas ideas fueron novedosas y, ahora lo vemos, muy acertadas. Lo malo es que todo el análisis que desarrolló basándose en ellas hace agua por todas partes (también lo vemos ahora).

¡Vaya, solo ahora acabo de ver tu identidad! Pensaba que teníamos nuevo contertulio.

Saludos

José Luis Ferreira dijo...

Obviamente, donde dice

siglo 192

debe decir

siglo 191

:)

Hugo dijo...

Siesp es el hombre de los mil nombres jeje. Así no aborrece ninguno, hace bien :P

Sobre el marxismo he leído hoy mismo una mini crítica hecha por Michael Albert (o Albert Michael, llevó un lío con su nombre...), un intelectual anarquista, muy acertada, aunque algo general. Pronto la postearé. ¡Todo esto es nuevo para mí!

Gracias por pasarte, un saludo.

El siglo 191, ¿verdad? Era obvio, el 192 no fue gran cosa :P