29 de junio de 2009

El instinto de educar

Antón Chéjov dijo (reconozco que no sé en qué contexto):
Los hombres inteligentes quieren aprender; los demás, enseñar.
¿Pero desde cuándo la inteligencia y las ganas de enseñar son incompatibles?

Ken Robinson, a mi juicio, parece un hombre relativamente sabio y le encanta enseñar. Además goza (y gozamos con él) de un humor excepcional.

4 comentarios:

Siesp... dijo...

El grave error de Chéjov, en mi opinión, es el mismo que muchos hombres ilustres han cometido al intentar definir la humildad. Considero que la humildad no es considerarte por debajo de los demás, sino no colocarte por encima de los demás.

Esa es una diferencia sutil. Pecar de humildad no deja de ser un "pecado" ¿no?. Es que eso de considerar a los inteligentes como ignorantes... vamos, que no va conmigo, jejejeje, que no soy más inteligente que nadie, pero tampoco estoy dispuesto a ponerme a la cola de la humanidad.

Hasta ahí podríamos llegar.

Con la de imbéciles que pueblan la Tierra, no hace falta que yo me considere mejor que nadie; los hechos me colocan en una posición de privilegio, no por listo, sino por disponer de un mínimo de conocimientos.

Y tú, ¿qué opinas?

Adioses

Hugo C. dijo...

¿Que qué opino? jaja, ni idea :P

Creo que la humildad, tal y como la planteas, tiene mucho que ver con la ironía.

Pero volviendo a la cita de Chéjov, creo que la acabo de entender, y mi lentitud corrobora la verdad de esa cita jaja.

No es que "los demás" no quieran aprender, sino que los "inteligentes" lo desean aún más. Y al revés igual. No es que los "inteligentes" no quieran enseñar, sino que "los demás" lo desean aún más jeje. Las personas más inteligentes que he conocido son las que menos consejos me han dado, las menos... cómo decirlo, "coactivas". Por el contrario, las más "obtusas" hacen mayor hincapié en contar sus experiencias, en narrar su vida, ¡sus verdades! Todo antes que pararse a reflexionar un rato.

Bueno, creo que me he desviado bastante de tu comentario jaja.

Un saludo.

Radagast dijo...

Supongo que es irse un poco del tema, pero creo que si el que enseña no quiere aprender, poco va a enseñar.

Hugo C. dijo...

Poco, exacto, muy poco es lo que enseñará. Una de las cosas que no enseñará será el famoso "aprender a aprender" jaja.

Un saludo.