29 de junio de 2009

El marxismo y la subjetividad

Para entender y catalogar la sociedad ("el sistema") el ser humano inventa teorías sociales capaces de explicarla. Unas con más éxito, otras con menos. Sin embargo, el peor defecto que tienen todas ellas es la subjetividad. La que mire nuestro entorno de la manera menos sesgada será la más útil, la más valiosa.

La economía neoclásica, el feminismo, el capitalismo, el anarquismo, el nacionalismo y el marxismo son algunos ejemplos de esa "incapacidad" propia de las teorías. Ven la parte que quieren ver.

Ciertamente no se puede evitar actuar así, no existe una teoría del todo. Nos vemos obligados a concretar, aislar, conceptualizar lo que creemos oportuno, pero siempre debemos tener en cuenta qué cosas estamos dejando fuera, y cuáles son los perjuicios de esta decisión, los "daños colaterales":
El marxismo se centra en la clase y en la economía. ¿Por qué querrían hacer eso? Puede ser porque examinas el mundo, miras a tu alrededor, y dices, parece que la economía es la cosa más importante. Parece ser que la economía domina el corral. Parece que si centro mis conceptos de forma prioritaria en la economía, otros conceptos más detallados de orden secundario sobre otros fenómenos pueden venir más tarde. Serán consecuencias con más frecuencia que causas. Centrando mis conceptos básicos en las relaciones económicas obtendré la teoría que llegue al quid de la cuestión más rápidamente.

También hay otra razón posible, sin embargo. Quizás mis propios intereses estén de alguna forma más relacionados con la economía que con ninguna otra cosa. Mi elección de conceptos básicos puede ser debida a un estudio objetivo honesto (sea correcto o equivocado) de que la economía es lo más importante para la explicación, predicción o intervención en cualquier cuestión social o histórica. Pero también podría ser debido a una evaluación más subjetiva que surja de las propias limitaciones y presiones que yo sienta en mi propia vida, lo cual puede no ser completamente representativo. Podría ser que yo no tuviera en cuenta la posibilidad de que otras cosas fueran importantes porque no son importantes para mí, o que no quiero estudiarlas porque si lo hiciera me haría daño a mí mismo. Pensad sobre ello. Sabéis de qué estoy hablando, espero.
Michael Albert, Curso de teoría radical (para seguir leyendo id al capítulo Objetivos de las teorías).

Marx creyó que éramos termitas.

No obstante, coincido plenamente con el economista Jean Tirole:

La economía es clave para comprender nuestras sociedades, y esencial para hacer que nuestro mundo sea mejor. Aunque a menudo se la llama la ‘ciencia lúgubre', hace explícito lo que es factible y lo que no.
Tan importante y tan poco entendida (me incluyo).

Post relacionado:
- Más Darwin y menos Marx.

5 comentarios:

Siesp... dijo...

Respecto esta temática, tengo mi propia teoría, ni mejor ni peor que las demás, pero es la mia.

La economía tiene mucha influencia en el mundo. Ha sido así desde siempre. Eso nadie lo duda. Pero también la ha tenido la religión.

El caso es que los cambios sociales no provienen de la economía ni de la religión (ni de otra filosofía de la vida). Éstas (economía y religión) se amoldan, se adueñan de alguna manera, de los inventos personales, de los descubrimientos individuales (bomba atómica, viaje espacial, luz eléctrica, motor de explosión, etc.) Cada uno de estos descubrimientos (obra individual de una persona) es automáticamente la piedra angular de una transformación económica. No es la economía la que mueve el mundo, sino la que lo administra.

El mundo siempre será movido por los distintos. Y cuando digo distintos, me refiero a los que no van en masa a misa o los que se limitan a seguir las instrucciones de la empresa, sino los rebeldes intelectuales. Ha sido así desde siempre.

[extraído del capítulo V de la Teoría Siespierrana de la Sociedad, ps. 124 y ss., Sevilla, 1996]

Saludos.

Hugo C. dijo...

Humm... el origen de los cambios es un tema muy interesante, quizá demasiado jaja.

Si no me equivoco, la tesis que planteas es que el progreso se debe, en mayor medida, a los inconformistas, a los "especiales".

Es totalmente plausible jeje. De hecho seguramente sea así.

Sin embargo, si un extraterrestre nos observara a lo largo del tiempo, y nos viera progresar de algún modo, tal vez no sabría distinguir a los "distintos" de la masa, del mismo modo que nosotros no sabemos qué chimpancé es el más listo de su grupo y el que contribuye más al bienestar del grupo.

Lo que quiero decir es que si los "distintos" mueven el mundo es porque hay algo que mover, algo que se deja mover (el comportamiento de la masa, en este caso). ¡Es la simbiosis perfecta!

Pero, sinceramente, creo que lo que acabo de decir es la tontería más grande que he dicho nunca jaja. Una perogrullada al cubo :D

Un saludo, y un placer tenerte al 100% por aquí.

Chizito dijo...

Una pregunta: ¿Cómo crees que la psicología clínica, educacional, etc, se aplican a la sociología?

Me podrías explicar eso porque no comprendo bien. Gracias.


Pd: No tiene nada que ver con el tema "El marxismo y la subjetividad"

Siesp... dijo...

Nunca sabremos qué chimpancé es el más listo hasta que lo haya demostrado con alguna obra, ¡esa es la clave!

No es la economía la que mueve el mundo, sino la que lo administra.

Saludos.

Hugo C. dijo...

"No es la economía la que mueve el mundo, sino la que lo administra."

De acuerdo, entendido jaja. Sólo queía darle un toque... pero coincido contigo, of course :D

Chizito, ahí me has pillado jaja, la verdad es que en sociología soy un novato, y en psicología... mejor no hablar.

Lo que sí que me viene a la cabeza cuando has mencionado la psicología educacional es el efecto pigmalión, donde ambas ciencias están algo relacionadas. También me viene a la memoria aquella viñeta donde la sociología estaba subordinada de algún modo a la psicología.

Pero volviendo a tu pregunta, no sé exactamente cómo aplicar la psicología a la sociología, pero sí que sé que sería buena idea hacerlo jaja. De cuantas más ciencias beba la sociología mejor.

La psicología clínica no lo sé, pero seguramente la rama de la psicología que más le "importa" a la sociología sea la psicología social. El libro de Elliot Aronson ("El animal social") está de rechupete. Es tan instructivo que debería estar prohibido, fíjate lo que te digo jaja.

Espero haberte ayudado en algo, aunque mucho me temo que no. Sea como sea, llegará un día (no muy lejano) en el que ambos sepamos responder a esa pregunta. ¡Lo difícil era planteársela! :D

Un saludo a los dos.