26 de junio de 2009

Igualdad biológica e igualdad ética

Si os acordáis de aquel post (Sólo el 19% de los bloggers son mujeres), dije que:
Se suele argumentar que el hombre y la mujer son diferentes, y que querer igualarlos es una tarea condenada al fracaso. Opino igual. Pero no hay que confundir el perseguir la igualdad biológica (lo que es) con la igualdad de oportunidades (lo que debería ser). Nadie querría la igualdad biológica, además de ser imposible. Pero lo otro sí.
Pues bien, en aquella entrevista de la que hablé hace poco -bueno, hablar lo que se dice hablar...- Francisco J. Rubia también distinguió esos dos tipos de igualdad:
Por desgracia suele confundirse la igualdad de los sexos ante la ley, la igualdad de oportunidades, la igualdad de salario por el mismo trabajo y todas las conquistas sociales en las que la mujer aún no ha sido equiparada al hombre con la igualdad biológica que, simplemente, es inexistente.
O lo que Rousseau llamaría igualdad natural e igualdad política.

10 comentarios:

Pon! dijo...

Eso lo sabemos todos, o deberíamos pero no es el "método" habitual.

Aquí entra todo aquello de las pruebas físicas menos exigentes para las mujeres para entrar en la policía, los bomberos, el ejército...

Las cuotas, la discriminación positiva...

Obligar a los niños desde el Estado a que salten a la comba y a las niñas a que jueguen al fútbol...

Etc...

Hugo G. Mora dijo...

¿Niños saltando a la comba? Humm... eso sí que sería un mundo feliz, y no el de Huxley :P

A mí el tema de las pruebas físicas menos exigentes me parece perfecto. Es como la altura. Los chicos son más altos, pues se les pone el listón más alto.

Lo de las cuotas es más complicado. El problema es saber si la cuota que se establece (para las mujeres, por ejemplo) coincide con la demanda.

Un saludo.

Bayo dijo...

Hola:

Dos mil años no han sido en vano. Han sido tratadas como bien mueble, han sido torturadas, quemadas, etc. Hasta, en la actualidad, muchas de ellas siguen fomentando está desigualdad.

Saludos.

Bayo

Hugo G. Mora dijo...

La ciencia, y en concreto la biología y la neurociencia, tienen mucho que decir todavía. En realidad ya lo han dicho jeje, sólo hace falta que llegue más y mejor al "gran público".

Señor de Xibalba dijo...

Básicamente habría que cumplir el principio de igualdad (justicia distibutiva): tratar a cada uno igual, en igualdad de condiciones, de modo que se trate igual a los iguales y desigual a los desiguales.

El problema deviene cuando se consideran igualdades o desigualdades dónde no las hay, aplicando el principio de forma irreal o en demérito de algun grupo.

Saludos.

Hugo G. Mora dijo...

Claro, es que se suelen confundir dos cosas: una es que las mujeres tiendan biológicamente (o culturalmente, es igual) a trabajar en casa o a ser profesoras, por ejemplo, y otra distinta es la dificultad o facilidad que tendrían para optar a un puesto de trabajo si decidiesen trabajar fuera.

Por tanto, como bien dices, hay que saber reconocer cuándo es una y cuándo es otra, y andar con pies de plomo :D

Un saludo. Un placer teneros por aquí.

Ah, esta noche publicaré alguna cosilla sobre las religiones, que sé que os gustan como a los niños las piruletas jaja.

Pon! dijo...

Yo no estoy de acuerdo con lo de las pruebas físicas.

Para el mismo trabajo el mismo sueldo pero ¿para el mismo trabajo menos exigencias?...

Piensa en un bombero hombre que queda atrapado bajo determinada cantidad de escombros, aparece su compañero hombre y es capaz de levantarlo. En cambio aparece un bombero mujer y no puede levantarlo. No olvidemos que se trata de un trabajo muy físico y los hombres, por regla general, tenemos más fuerza que las mujeres.

Eso no significa que las mujeres no puedan cumplir las pruebas igual que los hombres.

Yo veo más sexista la situación actual que la igualdad real. No en vano con ella se sigue considerenado a las mujeres el sexo débil.

Y no es como la altura...

P.S.: Tu contraargumentación ha sido muy cutre eh jajaja

Hugo C. dijo...

Bueno, la "cutricidad" es relativa :P

El caso que expones en el tercer párrafo me parece una nimiedad, demasiado extremo.

Radagast dijo...

Huy, cuidado con eso de de decir que "biológicamente" es igual que "culturalmente", Hugo G.
Sinceramente, la mayoría de la biología del ser humano hace muchos miles de años que pasó a un segundo plano.

Por cierto, yo sí estoy de acuerdo con la diferencia de exigencias en las pruebas físicas.

Hugo C. dijo...

Siempre tengo cuidado jaja. Cuando dije "es igual" quise decir algo así como "da igual, no es importante para lo que estoy diciendo", no que sean lo mismo, por supuesto. Faltaría más :D

Me alegra saber que estamos de acuerdo con lo de la diferencia de exigencias.

Para que mi primo Pon! y yo coincidamos quizá tengan que pasar millones de años jaja.

Un saludo.