20 de junio de 2009

Los jóvenes y la ciencia

Seguramente esta entrada -o entradita- es la primera que le voy a dedicar al interesante tema de la percepción social de la ciencia. Si tenéis a mano algún estudio que se haya realizado al respecto, sabed que los estoy "recolectando" y soy todo oídos.


Empecemos, pues, por El Mundo:
Elías, profesor de Periodismo Especializado en la Universidad Carlos III de Getafe (Madrid), está convencido de que «los jóvenes de hoy no quieren hacer ciencia, ni ingenierías». Y para demostrar que no es una afirmación sin fundamento pone de manifiesto algunas elocuentes cifras: entre el año 2001 y 2006 la carrera de Químicas perdió más de 13.000 alumnos, mientras que Físicas veía como la abandonaban el 37% de su alumnado y en Matemáticas el descenso aumentaba hasta un 43%.

Por contra, las carreras que tienen que ver con los medios de comunicación (Periodismo y Comunicación Audiovisual) no han dejado de aumentar. «Es el efecto Letizia», dice Elías con ironía. Lo cierto es que, tenga o no que ver con la princesa, en el curso 2005-2006 había más alumnos matriculados en Ciencias de la Información que en Física, Químicas y Matemáticas todas juntas.

Pero, ¿por qué? «Pues por la cultura mediática en la que nos hallamos inmersos. Y en ella el científico nunca es un personaje atractivo. O es un friki, o está loco y vive solo, sin familia, o está empeñado en destruir el mundo. Además, ahora triunfan contenidos esotéricos, como la serie Expediente X, que degrada la teoría científica al ponerla en competición con las creencias esotéricas. Y encima siempre acaba perdiendo», argumenta Elías.
En el blog Un nombre al azar (vía), Topo universitario (su autor) hace una crítica interesante y pertinente (en dos posts) del libro La razón estrangulada de Carlos Elías.

Post relacionado:
- La crisis de vocaciones científicas: un estudio estadístico, en A bordo del Otto Neurath.

6 comentarios:

Jesús Zamora Bonilla dijo...

Hola, Hugo:
al leer tu petición de información he recordado que el estudio que dirigí hace unos años sobre el tema estaba todavía inédito, así que he decidido colgarlo en mi blog. Para descargarlo, hay que pinchar donde pone "scribd", y luego "download".
.
http://abordodelottoneurath.blogspot.com/2009/06/la-crisis-de-vocaciones-cientificas-un.html

Anónimo dijo...

Una pequeño corrección al tan bien informado profesor Elías... decir que expediente X triunfa en la actualidad resulta cuanto menos discutible. Esa serie comenzó su emisión en 1993! Y ciertamente, culpar a series de ese tipo de la falta de interés en la ciencia de la sociedad no creo que tenga demasiado sentido. También existen series bastante interesante y seguidas que ensalzan el "poder" de la ciencia como podría ser el caso de bones, con una antropóloga forense y un entomólogo en el grupo xD
Saludos

Anónimo dijo...

Bueno, y respecto a los tópicos que destaca el profesor qué se puede decir... Sinceramente, darse una vuelta por la universidad de alicante supone descubrir unas cuantas tribus urbanas prácticamente organizadas por facultades, desde pijos en derecho hasta alternativos en ciencias o historia. Es una generalización exagerada pero cualquiera que pasee por allí podría constatarlo perfectamente

Hugo C. dijo...

Jesús, entonces me ha salido a pedir de boca jeje. Luego me acerco y saco fotos del lugar. Gracias :D

Anónimo, no voy a defender el argumento de Elías, más que nada porque el "poder" embaucador de las series al fin y al cabo puede ser muy bajo, o incluso que no haya una relación causal entre las series de televisión y nuestro interés por la ciencia. Pero lo de Expediente X es sólo un ejemplo jaja, cámbialo si quieres por "Hay alguien ahí", más actual.

Humm... Bones, CSI y series afines no están nada mal, tienes razón. Pero en realidad donde debemos llevar nuestra mirada más crítica quizá no sea a las series. Una mirada general a la programación semanal de todas las cadenas de televisión nos revela claramente el déficit de "ciencia" que existe.

Un saludo a los dos.

Tay dijo...

Pues que queréis que os diga, un tio friki, sin hijos que aguantar, ni esposa (el singular de las esposas que pone la policía), que desde su casa planea acabar con el mundo todas las noches... ¿puede alguien aspirar a algo mejor? :D

Hugo C. dijo...

Jaja pues la verdad es que sí. ¡Viva la intimidad! :D