15 de junio de 2009

Los milagros y la máxima de Hume

El filósofo David Hume dio muchos argumentos para rechazar de plano todos los milagros que las religiones dicen haber tenido lugar, pero su máxima principal era, como dicen en la wiki, similar a la navaja de Occam.
"La bellaquería y la estupidez humanas son fenómenos tan corrientes que antes creería que los acontecimientos más extraordinarios nacen del concurso de ambas que admitir una violación inverosímil de las leyes de la naturaleza."

David Hume.
Normand Baillargeon, en su libro Curso de autodefensa intelectual (al estilo El mundo y sus demonios, de Carl Sagan), nos explica brevemente la cita de Hume:
Lo que debemos comparar son las probabilidades respectivas de ambos acontecimientos: en primer lugar, la probabilidad de que se haya producido una efectiva violación de las leyes de la naturaleza; luego, la probabilidad de que el testigo (o alguno de los que han transmitido la información) se haya equivocado o intente engañarnos. En cuanto el problema se plantea de ese modo, que es el correcto, se llega a la conclusión de que la segunda hipótesis es la más probable. [1]
Como dice Noam Chomsky en este último enlace, "si tuviéramos un auténtico sistema de educación [...] se enseñarían en él cursos de autodefensa intelectual."

Propongo, pues, cambiarle el nombre a la asignatura Educación para la Ciudadanía -que tan poco éxito ha tenido- por "Curso de autodefensa intelectual". Si la Iglesia Católica ya tacha a la asignatura de "totalitaria", no quiero ni pensar qué dirá o hará -seguro que el Vaticano nos invade- si se imparte la máxima de Hume en las escuelas como tablas de multiplicar :D

[1] Normand Baillargeon, Curso de autodefensa intelectual, Editorial Crítica, Barcelona, 2007, p. 204.

Posts relacionados:
- De milagros y profetas varios.
- De lo paranormal y lo sobrenatural, en El libro de la almohada.

19 comentarios:

Bayo dijo...

Hola:

Me aburre el tema de la iglesia. En mi país, se mete en todo. Si acá se hiciera ese curso, "Curso de autodefensa intelectual", lo reprobaría la gran mayoría.

Saludos.

Bayo

Hugo C. dijo...

Es lo que Russell llamó "moralidad tabú" lo que les mueve a meterse en todo.

Una de las causas por la cual siempre ha tenido éxito es su "comodidad". Dice Russell:

"El tabú tiene algunas grandes ventajas como fuente de conducta moral. Es mucho más convincente psicológicamente que cualquiera de las reglas meramente racionales."

Un saludo, Bayo, gracias por pasarte :P

Jesús Zamora Bonilla dijo...

Voto por ello

Tay dijo...

Si nos invade el Vaticano que armas utilizarán? directamente a ostias, no? :D

Hector1564 dijo...

El pensamiento es simplista.

¿Cómo evaluas la posibilidad de que las leyes naturales sean violadas cuando la existencia de éstas no son más que una hipótesis ontológica de indudable valor heurístico pero imposible verificación experimental?

La ciencia presupone un mundo natural, legalista pero no puede falsar dicha hipótesis.

Deja de leer a Sagan y cia que son muy simples :-P

(Esto último es broma. Hay que leer de todo. Yo simplemente busco aportar otra perspectiva)

Saludos

Jesús Zamora Bonilla dijo...

La probabilidad de violación de UNA ley en particular es el número de casos en los que hemos OBSERVADO que se ha violado, dividido por la suma del número de casos en que hemos observado que se ha violado más el número de casos en que hemos observado que no.

Hector1564 dijo...

Pero si te lees el segundo enlace verás que la ciencia no puede, por su propia forma de entender lo que implica un hecho científico, constatar que una ley sea violada en una sóla ocasión.

A lo más puede certificar que no dicha ley no es regular, no que lo sea salvo en un sólo caso que es lo que implica la noción de milagro.

Jesús Zamora Bonilla dijo...

Héctor:
hay que distinguir dos DISTINCIONES:
1) leyes deterministas frente a leyes estadísticas (ambas son HIPOTÉTICAS, de todas formas): en las primeras (si son verdaderas) hay una conexión entre hechos que se cumple SIEMPRE; en las segundas (si son verdaderas), la conexión se cumple en un tanto por ciento DETERMINADO de casos. Por supuesto, no se puede decir que en el otro tanto por ciento "hay un milagro". Simplemente, es que la ley es estadística: no es que la ley "a veces se cumple y a veces no", sino que LO QUE DICE LA LEY es que "a veces pasa esto, y a veces pasa esto otro".
.
Por otro lado,:
2) casos que entran en el DOMINIO de la ley, frente a casos que no entran. Las ecuaciones de la teoría de la gravedad no te sirven para explicar los movimientos de las hojas de los árboles al crece. Eso no quiere decir que ese crecimiento sea "un milagro", sino que, para ese fenómico, hay que buscar OTRAS leyes.
.
De lo que estamos hablando es del caso en el que HEMOS IDENTIFICADO UNA LEY determinista, y HEMOS IDENTIFICADO UN DOMINIO EN EL QUE "SABEMOS" (en ciencia, esto siempre va entre comillas) que la ley "se tiene" que cumplir, pero, por razones desconocidas, resulta que la ley NO se cumple. (El argumento vale también para leyes indeterministas, pero en ese caso no vale un CASO aislado, sino un conjunto de casos en el que las frecuencias obtenidas violan la ley).

rA dijo...

Las cosas no son tan simples porque las leyes de la naturaleza relevantes son las que conocemos, y no las conocemos todas. Que habría dicho Hume si un paisano le hubiera dicho que el tiempo y el espacio son relativos? O el principio de incertidumbre?

Hugo C. dijo...

Vaya vaya, mira lo que me encuentro al llegar a casa, ¡un duelo epistemológico!

Héctor, acepto la broma jaja, y te agradezco que hayas iniciado la discusión y le hayas dado otra perspectiva.

Tay, por supuesto jeje, a hostia limpia :P

Jesús, gracias por detenerte y dejarnos un comentario tan instructivo. Para los que empezamos es...

rA, Hume y muchos de su época se volverían locos de emoción si pudieran pasar unas horas en una biblioteca del presente jeje.

Un saludo a todos, ¡volved pronto! :D

Hector1564 dijo...

Claro Jesús pero así como es imposible crear un experimento tipo para demostrar que la ley identificada se cumple en cierto dominio, aún más imposible es verificarla con un único e irrepetible experimento.

Otro tanto vale para su falsación que el la otra cara de la moneda.

Ahora bien, lo milagroso, por definición, no puede ser aceptado como hecho por la ciencia porque cuando una persona dice haber realizado un experimento que demuestra tal o cual hecho, dicho experimento para que sea científicamente validado debe ser repetible, es más, para que una experiencia verifique una verdad objetiva debe ser posible especificar una serie de condiciones bajo las cuales cualquiera podría observar el mismo resultado y es por ello que lo que podría hacer Robinson Cruosoes es una investigación cuasicientífica de la realidad pero no ciencia surgiendo el problema con el fenómeno milagroso a razón de que éste, por definición insisto, no es ni repetible, ni mucho menos dado a, bajo ciertas condiciones, vuelto a ver porque entonces sería un fenómeno regular, natural, comprensible por una ley natural no algo sobrenatural, milagroso.

Lo que pasa es que Hume y cia confunden alegremente lo paranormal -un hecho no natural pero en la medida en que sea estudiable entonces regular- con lo milagroso -una violación puntual y por tanto no regular, no natural, de una ley física.

El verificar si existe la telepatía o si dos gemelos sienten lo mismo aunque estén a miles de kilometros, todos fenómenos paranormales, es posible para la ciencia pero no así el hecho de que milagrosamente yo haya curádome de un cáncer. A este hecho se le niega su carácter sobrenatural simplemente por pragmatismo -creer lo contrario, que el mundo es natural no es útil cientifico-tecnológicamente para seguir aprehendiendo-manipulando la realidad- pero no por cálculo alguno sea formal o probabilístico.

Jesús Zamora Bonilla dijo...

Héctor:
¿y quién te dice que no? No se trata de observar UN caso y sacar una conclusion concluyente (valga la redundancia). Se trata de si LA MEJOR EXPLICACIÓN que tenemos para cierto fenómeno es que SUPONE UNA VIOLACIÓN DE UNA LEY NATURAL.

Hector1564 dijo...

Ya pero en base a qué criterios dices que es "MEJOR" la explicación naturalista.

Si son pragmáticos entonces no se escoge la explicación no milagrosa por un cálculo de probabilidades tal y como viene a decir Hume.

Jesús Zamora Bonilla dijo...

¿Qué hay más "pragmático" que la maximización de la utilidad esperada, que está basada en el cálculo de probabilidades?
.

Hector1564 dijo...

En primer lugar, Jesús, dicha utilidad no es cuantitativamente mesurable por lo que no es cuestión de cálculo de probabilidades, insisto, sino de elegir una hipótesis u otra en función de su valor heurístico

En segundo lugar, el cálculo de utilidad, el medir cuánto nos sirve aceptar tal o cual verdad, ya se aleja de la pretensión humeana de establecer no cuan útil nos es una verdad sino cuán verdadera nos es una hipótesis.

Hume apela a la verosimilitud (" una violación inverosímil de las leyes de la naturaleza") en base argumentos, suponemos, ontológicos pues los pragmáticos difícilmente pueden evaluar cuan verosímil o real es una hipótesis.

Jesús Zamora Bonilla dijo...

Héctor:
la teoría de la utilidad (y la de la probabilidad) ha progresado mucho desde Hume. De todas formas, la pongo como ejemplo de que sí pueden aplicarse argumentos probabilísticos en muchos casos.

Susan Calvin dijo...

La evolución mecanicista de la Ciencia no ha ido derribando leyes naturales, sino perfeccionándolas (a la manera de "absorber" una ley vieja -ejemplo la gravitación de Newton- por una ley nueva -la gravitación de Einstein)

La experiencia nos demuestra que cualquier clase de milagro viola alguna ley natural, pero considero que Héctor parte de una hipotesis cuanto menos "discutible", en el sentido de incorporar a la hipótesis la posibilidad de los milagros. Cuando se está dispuesto a ésto último, estamos descarnando cualquier ley natural. Las probabilidades entran en funcionamiento y el "aliento" de una muy baja probabilidad es lo que permite la invasión de las religiones y, por consiguiente, de las superchería.
Ojo, podría estar equivocada.

Hector1564 dijo...

Claro, Susan, es que yo soy supersticioso por eso meto la cuña. No bromeo aunque al aceptar tu lenguaje connotativo lo parezca.

Hugo C. dijo...

Humm... interesante, ¿ya está? jaja, muchas gracias a los tres. Sé que no hay de qué pero yo os las doy :D

No doy mi opinión porque sería una absoluta negligencia jeje, no puedo superar la apuesta :P

¡Saludos!