21 de junio de 2009

¿Perjudica el comercio a los países pobres?

Según este manual de economía* (en la sección Para mentes inquietas) que me compré el año pasado cuando "estudiaba" Ciencias Empresariales no, todo lo contrario: sin nosotros estarían peor.
Los salarios que reciben los trabajadores de las industrias exportadoras de los países pobres no deberían ser comparados con los que reciben los trabajadores en los países ricos, sino con lo que ellos recibirían si no existieran sus puestos de trabajo. La explicación de que los habitantes de Sri Lanka estén dispuestos a trabajar a cambio de tan poco es que en los países subdesarrollados, en los que hay mucho factor trabajo pero muy poco de otros factores productivos [...], los trabajadores tienen muy pocas oportunidades. Casi con total seguridad, el comercio internacional hace que Sri Lanka y otros países con bajos salarios sean menos pobres de lo que serían si no existiese y, además, aumenta los salarios de los trabajadores en relación con lo que recibirían en ausencia del comercio internacional.
No sé por qué pero mi sentido arácnido me ha puesto en alerta al leer este texto. Quizá no sea por lo que dice (que al fin y al cabo es cierto), sino por lo que no dice y por lo que subyace.

También se preguntan en el libro:
¿Esto quiere decir que los trabajadores de Sri Lanka son tratados injustamente? La mayoría de los economistas creen que no.

[...] en los países desarrollados, mucha gente -en concreto los estudiantes- no están a gusto cuando piensan que sus bienes de consumo han sido producidos por trabajadores tan pobremente pagados, y quieren que dichos trabajadores reciban mayores salarios y tengan mejores condiciones de trabajo. El dilema es si es posible pedir mayores salarios y mejores condiciones de trabajo sin poner en peligro los puestos de trabajo, en cuyo caso desaparecerían los beneficios del comercio internacional.
Si ese dilema algún día ya no es tal, seguro que no será gracias a manuales insípidos como este. Y menos gracias a mí jeje.

[*] Krugman y Wells, Introducción a la Economía (Microeconomía), Editorial Reverté, Barcelona, p. 412.

Post relacionado:
- Pros y contras de la globalización.

10 comentarios:

Bayo dijo...

Hola:

Para que haya un rico tienen que haber muchos pobres. Para que haya un país desarrollado tienen que haber muchos subdesarrollados.

Saludos.

Bayo

Jesús Zamora Bonilla dijo...

Pues lo siento, pero la ÚNICA solución alternativa es que tú y otros cuantos con los mismos sentimientos de solidaridad pongáis unos cuantos milloncejos de euros, y montéis ESAS MISMAS fábricas en Sri Lanka, pero contratando a los trabajadores por el mismo sueldo que cobrarían en Europa.
.
¡Ah!, ¿que no queréis juntaros 200 millones de personas y poner cien euros cada uno para montar ese negocio? ¡Vaya! Pues es que lo mismo les pasa a todos los que deciden poner fábricas en esos países.

Tay dijo...

Se me ocurren algunos "peros"...

"sin nosotros estarían peor"

Es normal, para el tercer mundo somos como el camello que vende la droga. Una vez juegan al juego de la cocacola, o tienen lo que nosotros les damos o se hunden del todo, pues la desculturización que lleva la globalización tiene ese aspecto negativo.

En Marruecos puedes ver como aquellas ciudades que están occidentalizadas (aquellas que juegan a lo que nosotros jugamos) tienen mucha gente que reconocerías como pobres, en cambio aquellas ciudades que viven a su modo tradicional (en el desierto por ejemplo), aunque su salario sea inexistente, probablemente no los reconocerías como pobres, sino simplemente a su estilo tradicional.

"el comercio internacional hace que Sri Lanka y otros países con bajos salarios sean menos pobres de lo que serían si no existiese"

Sin duda "asín" es... peeero, hay que tener en cuenta la estrategia que siguen las empresas occidentales en esos lugares... no recuerdo el termino que lo define, pero básicamente trata en... asentarse en un país, pagar una miseria durante un tiempo hasta que el nivel de vida sube, y después, saltar a otro país, abandonando el primero para volver a empezar y seguir pagando una miseria. Con ello se levanta el país durante cierto tiempo, y luego se deja caer por su propio peso, el problema suele estar, entre otras cosas en el tipo de gente que se contrata y la forma de contratarlos, se mina el futuro de esos países...

:) pues eso, y luego no hablar de comercio de semillas y la forma en la que destruye los cultivos tradicionales... o el comercio de armas... o...

un saludin

José Luis Ferreira dijo...

Tay:

La dinámica que describes no se sostiene. Las empresas entran a un país y, cuantas más entren, más tienen que competir por los trabajadores de ese país, de manera que suben los salarios y acaban largándose a otro país donde puedan pagar menos. Si se largan a otro país es porque en el que están, los trabajadores pueden aspirar a salarios más altos. Esto solo puede ser porque no todas se largan y porque los trabajadores han adquirido un saber hacer que los que cobran menos no tienen. Esta dinámica se acabará cuando acaben los países pobres (hay para rato).

Piensa en España. Yo no me preocupo cuando una empresa decide irse a un país más pobre porque paga menos. Me preocuparía (y mucho) si sucediera lo contrario.

Cierto que estamos simplificando. Pueden pasar más cosas. Puede ser que el gobernante de un país pobre y cerrado al comercio se conforme con ser el jefe del país y que, si se abre al comercio, de pronto quiere ser más y codearse con los ricos del mundo, y para ello malvende los recursos del país. Puede ser que los países extranjeros provoquen una guerra en el país para quedarse con los recursos. Puede ser que los sindicatos del país demanden salarios demasiado altos y que no dejen trabajar a nadie por menos, con el resultado de que las empresas, en vez de pagar esos salarios, se largan...

Todas esas situaciones son ajenas a la idea de comercio. Puede darse el comercio sin esas situaciones, y eso es lo que se defiende.

Siesp... dijo...

No creo que los perjudique. A lo más, pienso que no los beneficia todo lo que pudiera.

Esas fábricas en el tercer mundo montadas por los ricos del primero, no son socialmente productivas si no revierten parte de sus beneficios en infraestructuras de esos países subdesarrollados.

Mientras el única aspecto que prive sea el económico, los países pobres ni se benefician ni se perjudican, sólo los países ricos obtienen los resultados apetecidos. Un mauritano que trabajase en una fábrica francesa instalada en Mauritania sólo podría comprar arena por muy alto que fuese el sueldo. Igual interesa el nivel de sueldo bajo si la propia fábrica instala escuelas, hospitales y supermercados, pero entre los dirigentes corruptos y la avaricia capitalista, las cosas no varían.
Saluts.

Hugo C. dijo...

Humm... muy sugerentes comentarios, no me esperaba esto un domingo de Hogueras. Ah, no, si las Hogueras son sólo aquí :P

Para no extenderme demasiado y aburriros jeje, me voy a quedar con un par de apuntes que hacéis, concretamente el último párrafo de Jesús y el último de José Luis.

La idea de que puede "darse el comercio sin esas situaciones" es la correcta, o al menos creo que apunta en la dirección correcta. Sin embargo ahora mismo no se está consiguiendo. Lo que sí que creo que es una idea incorrecta, o débil, es la idea de "solidaridad" que expresa irónicamente Jesús. Es cierto, la solidaridad no es cuantificable ni tratable, y quizá tampoco concienciable a gran escala, por lo que hay que pensar en otros términos más... "prácticos".

La economía conductual tiene mucho que decir. ¿Hasta qué punto el libre comercio es capaz de lograr la "excelencia" por sí solo sin verse "alterado" por nuestras acciones irracionales? Es un tema interesante y del cual apenas sé.

En realidad todo lo que acabo de decir no creo que tenga mucho valor para los demás jaja, es una reflexión que espero tal vez me valga a mí.

Un fuerte abrazo a todos, a Bayo, Tay y Siesp también jeje. Hasta otra :D

Tay dijo...

Pues aquí es el día de la música, 21 de junio, no el de las hogueras ;)

Releyendo mi mensaje anterior... me ha quedado por decir solo una cosa...

¡Las empresas son malas!¡malísimas! las madres deberían decir ¡niño duérmete que viene la empresa!

:D

Ya le dedicaré una entrada al tema biológico del comercio libre, seguro que os interesa.

Un saludo a cada uno

Hugo C. dijo...

¿La fiesta de la música? ¡Suena bien!

Pero seguro que no tiran petardos debajo de las ventanas. No hay nada más agradable para los oídos :P

"Ya le dedicaré una entrada al tema biológico del comercio libre"

La estaré esperando. ¡Datos, datos, necesito datos! jeje.

Un saludo.

José Luis Ferreira dijo...

Tay:

Dices "Las empresas son malas, malísimas."

¿Y el Enterprise? Recuerda que hablas con un trekkie.

Espero atento el asunto biológico del comercio libre.

Saludos

Tay dijo...

El Enterprise jamás se preocupaba por esterilizar la ropa de los humanoides que subían al teletransportador, imagino un universo devastado por la gripe tekkie a la velocidad de la luz :)

Claro al vulcaniano le daba "plin" pues sin sentimientos... ni concienciación ni nada.

En cuanto al día de la música, genial... muy distinto a la Mascletá de los valencianos... tan distinto que es totalmente al revés... :D

Saludos espaciales