20 de junio de 2009

Sobre la ética animal

Este es un tema que me apasiona, y que podéis seguir si os interesa en los comentarios de BioTay y de Frustración voluntaria, el primero a favor de extender razonablemente nuestra moral (y en la medida de lo posible) al resto de los animales y el segundo en contra de esa "extensión".
Actualización: Héctor acaba de tratar este mismo asunto en su blog.
Posts relacionados:
- Ética animal, en La revolución naturalista.

7 comentarios:

Hector1564 dijo...

Lo que yo considero es que hay una dimensión cualitativamente diferente en la consciencia del ser humano producida por el lenguaje y que es la consciencia que hace que nuestro sufrimiento sea de una naturaleza diferente a la para que más intensiva que la de los animales.

En cierta ocasión leí un experimento que así lo atestiguaba. Lo reproduzco con -sospecho- el permiso del autor del blog:

Las gallinas criadas en libertad o en grandes corrales pasan mucho tiempo rascando el suelo, de modo que tuve la sospecha de que la falta de paja o arena en el suelo de las jaulas les podría causar algún sufrimiento. Sin dudarlo, cuando les ofrecí la oportunidad de escoger entre una jaula con el suelo de alambre y una con el suelo de paja y arena que les permite rascar, escogían la segunda jaula. De hecho, estaban dispuestas a entrar en una jaula diminuta (tan pequeña que apenas podían darse la vuelta) si así tenían acceso a un suelo de paja y arena. Incluso gallinas que siempre habían vivido en jaulas de alambre y que nunca habían tenido contacto con la paja y la arena escogían una jaula con suelo de paja y arena. Aunque estos resultados resultaban sugerentes, no había suficiente. Tenía que demostrar no sólo que las gallinas mostraban una preferencia por la paja, sino también que su preferencia era tan fuerte que nos permitiera afirmar que sufrían si se las privaba de ella.

Se ofreció entonces a las gallinas una elección ligeramente distinta. En esta ocasión tenían que escoger entre una jaula con suelo de alambre que contenía comida y agua y una jaula con suelo de paja y arena sin alimento ni agua. (...) El resultado fue que pasaban mucho más tiempo en la jaula con suelo de paja y arena y mucho menos en la jaula con suelo de alambre, aunque éste era el único lugar donde podían comer y beber. A continuación se introdujo una nueva complicación. Las gallinas tenían que trabajar para pasar de una jaula a otra. Tenían que saltar por un corredor o empujar una cortina de plástico negro. Ahora, pasar de una jaula a otra tenía un coste. (...) Las gallinas seguían pasando el mismo tiempo en la jaula con suelo de alambre y con comida que antes cuando no había ninguna dificultad para acceder a ella. Sin embargo, apenas accedían a la jaula con suelo de paja y arena. Simplemente no parecían estar preparadas para trabajar o para pagar un coste a fin de poder entrar en la jaula. (...) Al contrario de lo que yo esperaba, las gallinas parecían estar diciendo que, en realidad, la paja y la arena no les importaban.[En conclusión]el sufrimiento por parte de una mente se muestra en animales que poseen una mente lo bastante racional como para hacer algo en cuanto a las condiciones que le hagan sufrir (...)[y]es también probable que los organismos sin la capacidad de hacer nada para apartarse de una fuente de peligro nunca desarrollarían la capacidad de sufrir. No habría ningún sentido evolutivo en un árbol que, mientras le van cortando las ramas, tuviese la capacidad de sufrir en silencio
.

El texto esta escrito por Marian Stamp Dawkins y citado en La conciencia explicada de Dennett.

Hector1564 dijo...

Bueno antes de que llueva saco el paraguas porque vendrá el listillo de turno que no sabe leer a decirme la trivialidad de que los animales sufren.

Sí, repito, sí, los animales sufren lo que yo digo es que el sufrimiento de un niño de cinco años no es idéntico al de un canario cuando ambos son golpeados por mucha coincidencia genética existente y por muchos ancestros que tengamos en común por lo que una moral biológica, cualquier moral biológica, debe tener esto en cuenta y no creer que da lo mismo matar a un gorila que a un ser humano.

Hugo C. dijo...

Magnífico fragmento, la consciencia y el sufrimiento son graduales, no cabe la menor duda. Lo malo del gradualismo es que hace complicado "ajustar" un sistema moral que beneficie a todos los seres vivos, además de que los límites son prácticamente invisibles. Bueno, nadie dijo que fuera a ser fácil :D

Siempre tienes mi permiso jeje. Es más, aquí no existe la palabra permiso :P

¡Tengo que conseguir ese libro de Dennett!

Un saludo y un placer, como siempre.

Hector1564 dijo...

No, yo no creo que hay gradualidad entre un chimpancé y un humano porque éste tiene el lenguaje que otorga una dimensión nueva a la consciencia porque y repito el sufrimiento por parte de una mente se muestra en animales que poseen una mente lo bastante racional como para hacer algo en cuanto a las condiciones que le hagan sufrir (...), tal capacidad de ser selectores de nuestro devenir viene dada principalmente o de una forma totalmente nueva gracias al lenguaje que otorga una dimensión superior, insisto, a nuestro percibir el mundo.

p.d: Gracias por no censurar mi verborrea. Se agradece porque al fin y al cabo los blogs no son más que terapias sicológicas, ¿para qué engañarnos? ;-))

Hugo C. dijo...

Es verdad, creo recordar haberte leído una vez decir esto mismo. No puedo decir más que: ¡interesante!

El lenguaje es... un gran desconocido para mí, ¡no hay tiempo que perder, tengo mucho que leer!

Sí que son terapias, sí jeje. Pero de las mejores que hay :D

Hector1564 dijo...

Me lo habrás leído seguramente aquí. ¡Vaya memoria!

También hay otros neurocientíficos que lo proponen, v.gr: Edelman, todo un premio nobel de medicina.

Hugo C. dijo...

Soy Don Memoria :P

Cuando me coja el de Dennett me cogeré también el de Maturana y Varela jeje.

Gracias por los dos enlaces, un saludo.