24 de junio de 2009

Sombras de la Revolución Francesa

Escribe Charles Dickens en Historia de dos ciudades:
Los carros mortuorios cargados de víctimas pasaban todos los días por las calles, y jóvenes graciosas, mujeres brillantes de cabellos negros y de cabellos canos, niños y ancianos, nobles y plebeyos formaban el vino rojo que se sacaba todas las mañanas de las bodegas de la cárcel para apagar la sed devoradora del monstruo. ¡Libertad, Igualdad, Fraternidad o Muerte! La última es más fácil de dar que las otras tres. ¡Oh Guillotina!
Charles Dickens, Historia de dos ciudades, Random House Mondadori, Barcelona, 2007, p. 316.

Parte de la aristocracia, hombres y mujeres al fin y al cabo iguales al resto, fue guillotinada en nombre de la igualdad, ¡de la igualdad!

Como dijo Milan Kundera en su magnífica interpretación del mito del eterno retorno:
Si la Revolución Francesa tuviera que repetirse eternamente, la historiografía francesa estaría menos orgullosa de Robespierre. Pero dado que habla de algo que ya no volverá a ocurrir, los años sangrientos se convierten en meras palabras, en teorías, en discusiones, se vuelven más ligeros que una pluma, no dan miedo. Hay una diferencia infinita entre el Robespierre que apareció sólo una vez en la historia y un Robespierre que volviera eternamente a cortarle la cabeza a los franceses.
Todo esto nos lleva a pensar lo que en su día ya pensó Tocqueville. Leo en el prólogo de El Antiguo Régimen y la Revolución:
Lo que señala Tocqueville es [...] que la revolución no marca, como pensaba Burke, la destrucción completa de la vieja sociedad y la edificación de una obra nueva, sino que hay una continuidad entre el despotismo de la monarquía y el despotismo de la revolución. Como dice Tocqueville, "estaba convencido de que [los franceses], sin darse cuenta de ello, habían conservado del Antiguo Régimen la mayoría de los sentimientos, de los hábitos, e incluso de las ideas con cuya ayuda habían realizado la Revolución que lo destruyó. Y, sin proponérselo, habían utilizado sus ruinas para construir el edificio de la nueva sociedad".
La pregunta que debemos hacernos ahora es: ¿Qué ha "sobrevivido" de aquella época?, ¿dónde encontraremos sus vainas?

Bien, ¿por dónde empezamos?

9 comentarios:

Siesp... dijo...

Robespierre (no confundir con Siespierre) fue otro iluminado que casi desvirtua el sentido de la Revolución francesa.

Dickens habla desde Inglaterra, donde las historias de The Scarlett Pimpernel triunfaban frente al "latigazo" que conmovió al mundo y forjó las bases de la democracia moderna, a pesar del conspiranoico y tirano de Robespierre. La de reyes y nobles que cambiaron de táctica aflojando su absolutismo y su poder divino, jeje. Me gusta la foto de la guillotina, es mi avatar, jejeje.

Hala, a gozar de las hogueras como gozaban los obispos de pescuezo gordo en la Edad Media, jajajajaja.

Un abrazo.

Hugo C. dijo...

Por todo hay que pagar un precio, supongo. Debe responder a alguna ley de física social que desconocemos jeje. O que conocemos muy bien, depende.

Por cierto, le he añadido otro texto al post mientras comentabas (creo). Disculpa, es que me acordé de una cosa bastante importante y...

Sí, mañana es la cremà. Un gran día para la humanidad :P

Un a-brazo guillotinado.

Siesp... dijo...

La cremá, un gran día para la Humanidad... y un pequeño paso para el hombre, incluso hacia atrás, jejeje.

Con sólo leer los efectos de la Revolución francesa en la monarquía española, se explica que, independientemente de sus múltiples defectos, sembró el fin absoluto del absolutismo (ojalá se entendiera lo último que digo, porque es literal, jeje)

Hombre, una vaina superflua la encontramos en los conceptos políticos de Izquierda y Derecha. Los jacobinos se sentaban a la izquierda y los girondinos a la derecha, de ahí las denominaciones. Ahora bien, tú buscas vainas sociales. Esas dejaré que seas tú quien las descubra, jejeje, yo conozco algunas, pero estoy muy cansado. XD

Adioses.

Hugo C. dijo...

Ostras, no conocía yo esa vaina. Pa' matarme, lo sé. La que está liando Zapatero :P

Mil gracias por el dato. Ya buscaremos juntos más vainas, nos quedan muchos años por delante. Yo veré al hombre llegar a Marte, ¿y tú? jaja.

Un saludo.

Siesp... dijo...

Era bonito escuchar las intervenciones de los diputados tras la Revolución, cuando hablaba alguno y hacía referencia a los señores de la derecha o de la izquierda (según su situación en la sala) y eso ha llegado a los parlamentos modernos y a la denominación de origen, ejeje.

Claro que verás al hombre llegar a Marte, porque ¡seré yo quien llegue! jajajaja. Te mandaré saludos desde allí.

irichc dijo...

Estupendas las citas, en especial la de Kundera. Aporto otra de Leibniz que algunos tuvieron por profética:

http://fvoluntaria.blogspot.com/2007/02/leibniz-y-los-liberales.html

Saludos.

Hugo G. Mora dijo...

Profética, esa es la palabra jaja. Me gusta el "fondo" de ese texto (sobre todo al principio), pero es demasiado teológico para mi gusto jeje. Aun así te agradezco mucho el enlace, de hecho voy a utilizarlo en un futuro post sobre ateísmo. A ver qué tal sale :D

Un saludo.

Europa dijo...

Se agradece la entrada, aunque no estoy de acuerdo.

Robespierre le dio un sentido revolucionario a la Revolución francesa. Y forjó las bases de la democracia moderna, quiero decir que las forjó él, el único ideólogo y filósofo del partido jacobino, además de Marat.

Pero tampoco puedo ir recordando por ahí que los perdedores no escriben la historia, que la historia es violenta y a pesar de ello pueden sacarse conclusiones, y tampoco hablando bien de Robespierre a cada ocasión que se me presenta... aunque me gustaría convencer de que vale la pena revisarlo.

Hugo C. dijo...

Estoy completamente de acuerdo contigo, Europa. Marcó un antes y un después. De hecho todavía no he leído todo lo que debería sobre aquello, y agradezco tu invitación a revisarlo.

Sólo quería reflejar su peor lado, no el de Robespierre, sino el de aquella época en general; y volver a recordar que la historia es violenta (sobre todo porque, en el fondo, nos gusta que lo sea y que lo siga siendo) :D

Gracias por pasarte, un saludo.