20 de julio de 2009

Cómo mejorar la educación en España

Inspirado por el Panfleto antipedagógico de Ricardo Moreno Castillo (concretamente por el capítulo "La falsedad de la enseñanza obligatoria", pp. 21-22), propongo adelantar a los 14 años el acceso a la Formación Profesional. Ricardo en realidad va más allá y propone que sea a los 12 años:
"Los que amamos la libertad por encima de la igualdad apoyaríamos más bien la opción contraria: no es necesario que un muchacho cuya ilusión es aprender a arreglar motos tenga que estar, de los doce a los dieciséis años, oyendo hablar de cultura clásica y de otras cosas que le aburren soberanamente.

[...] Y esto es lo que se ha hecho en nuestro sistema educativo: ignorar que la calidad de la enseñanza y la ausencia de disciplina son incompatibles entre sí. Tenemos que optar por una de ellas o por la otra, y se pueden escuchar razones en ambos sentidos, pero lo que no se puede es disfrutar de las dos. [...] Empeñarse en tener las dos cosas no es dar una solución política, es creer en la magia [...].

Y como hay que escoger, por todas las razones aportadas antes, es mejor para todos que exista un bachillerato de los doce a los dieciocho años, para todo el que quiera (y para nadie más)..."
Voy a nombrar algunos capítulos más del Panfleto por si os interesa echarles un vistazo: "La falacia de la igualdad" (p. 13), "Por qué se debe estudiar Filosofía" (p. 35), "Por qué no se debe estudiar Religión en la escuela pública" (p. 39).

Creo que es una propuesta muy interesante. No obstante, sería algo así como una medida a posteriori, pero como dice Ricardo: "como hay que escoger"...

El otro día, leyendo en Ciencia en el XXI recordé un artículo que leí hace un par de años en XLSemanal: "El secreto de los finlandeses". Una de las cosas que más me llamaron la atención fue el prestigio social de los profesores finlandeses:
Me asombra el respeto reverencial que le tienen a los profesores. «Sí, nos sentimos respetados y valorados por la sociedad. Ser maestro es una profesión de prestigio a la que solo aspiran los mejores [...]».
Si pudiésemos de algún modo "regenerar" el estereotipo actual del profesor, es decir, hacer ver aún más la importancia de su trabajo (posiblemente el más valioso de los trabajos), problemas como la disciplina en las aulas, el fracaso escolar y demás podrían ser cada vez mejor encauzados.

¿Qué me decís? ¿Qué otras ideas se os ocurren?

10 comentarios:

Siesp... dijo...

El panfleto es, en lo general, muy interesante. Aunque discrepo de algo que yo considero una falacia:

"no es necesario que un muchacho cuya ilusión es aprender a arreglar motos tenga que estar, de los doce a los dieciséis años, oyendo hablar de cultura clásica y de otras cosas que le aburren soberanamente."

¿Tenemos claro si un niño (que no muchacho) de 12 años va a ser mecánico de motos por mucho que éstas le gusten? Yo conozco estudiantes de 20 años que todavía no tienen claro lo que quieren ser.

Si la formacón profesional la ofrecemos a los 12 años, estamos enviando irremisiblemente al trabajo manual a mentes que, posiblemente, en dos o tres años podrían destacar como futuros investigadores de laboratorio.

El gran problema radica (y es el segundo núcleo de la falacia) en considerar aburridas por el niño (que no muchacho) las disciplinas que no tienen que ver con el "arreglo de motos". En este caso el fallo es del profesor QUE NO SABE HACER INTERESANTE SU MATERIA. ¿Por qué? Tal vez porque no somos finlandeses y nuestros profesores están demasiado afectados por el calor del sur, jeje (en esto sí tiene razón el panfleto).

A ver lo que se me ocurre mañana.

Un abrazo.

Manu dijo...

Bueno..., yo siempre he pensado que se debería estar jubilado hasta los 65 años, con pensión, viajes del imserso, hogares de reunión, etc. y comenzar a estudiar a partir de esa edad lo que le guste a cada cual, para comenzar a trabajar a partir de los 70, pero no sé si será muy viable, la verdad.

Otra opción sería educar en valores como el respeto y la empatía, para valorar como se merece a todas y cada una de las personas, animales, plantas y cosas con las que interactuamos, sin menospreciar ninguna tarea ni profesión, ya que todas son importantes y tienen su función dentro del engranaje social en el que vivimos. Y después, que cada cual sea libre de hacer, estudiar o trabajar en lo que más le motive.

Lástima que esta otra opción tampoco sea demasiado viable en nuestra sociedad actual.

Paciencia y a adaptarse a la marea para no ahogarse, me temo.

A-brazos.

Hugo C. dijo...

Uno de los argumentos de Ricardo es:

- Puesto que muchos chavales empiezan a trabajar a los 16 años (el "fracaso escolar" supera el 30%), Ricardo piensa: ¿por qué no "proveerles" de conocimientos técnicos para que cuando se enfrenten al mundo laboral a los 16 años no sean utilizados como mano de obra barata y estén más cualificados?

Dices: "Si la formacón profesional la ofrecemos a los 12 años, estamos enviando irremisiblemente al trabajo manual a mentes que, posiblemente, en dos o tres años podrían destacar como futuros investigadores de laboratorio."

Bueno, eso suena muy catastrófico jaja. Supongo que el chaval siempre tendría las puertas abiertas si quisiese volver a la educación normal. Además, creo que los chavales que acaban la enseñanza obligatoria a los 16 años también se ven enviados "irremisiblemente al trabajo manual", y sin preparación. Por otra parte, los que escogen FP suelen ser una minoría, por lo que no alteraría mucho las cosas.

Yo lo adelantaría a los 14. No obstante, debo seguir reflexionado sobre ello. Es posible que haya mejores ideas. Así que ahí lo dejo, de momento jaja.

Manu, la viabilidad no es el punto fuerte de esas propuestas pero... jaja, apuntan en la buena dirección. Estoy con Siesp, el profesor ha de saber "transmitir" su asignatura, pero ¿y si, aun consiguiéndolo, hubiera siempre un número de chavales de "culo inquieto" que quieren ponerse a trabajar cuanto antes?

La educación en valores no tiene por qué faltar en las clases de Formación Profesional.

Bueno, un abrazo, y a ver si alguien más se anima mañana y seguimos puliendo :D

Un duoabrazo.

Siesp... dijo...

Un chavla que entre los 12 y 16 años estudiara mecánica de motos... ¿qué asignaturas daría? Porque yo empecé a "jugar" con las razones trigonométricas a los 12 años y me sirvió en mi futuro. Pero si eso le aburre al nene, cuando más tarde (a los 16) quisiera reengancharse a una disciplina de ciencias naturales lo tendría difícilísimo, porque "desconectar" es fácil, pero ¿cómo lo adaptas al nivel de los que, a su misma edad, son unos matemáticos en potencia?

Evidentemente, los ejemplo que pongo son "extremistas" pero sólo al efecto de apoyar mis razonamientos. Es evidente que la enseñanza necesita una reforma profunda, pero eso ha pasado siempre. Y, mientras los políticos antepongan sus intereses partidistas al esquema objetivo de materias, en España no tenemos solución. Así que, de momento, intentemos exigir lo más cercano: que los profesores sean reciclados. Aquel que no tenga vocación divulgativa, a freir espárragos con beicon. La "culpa" de que yo sea hoy lo que soy la tienen mis profesores, esos que me hicieron sus materias atractivas y también los que me demostraron que las suyas eran una paliza, cuando hoy veo que todas tienen su encanto.

Pero, como el tema es tan amplio, seguro que habrá quien con muy poco me convenza de otra cosa. Yo en esto soy poco exigente, me bastaría con que los curas no rondaran la escuela jejejejeeej

Un abrazo.

Hugo C. dijo...

No te falta razón, Siesp. Pero tampoco te sobra (jajaja es broma, juro que esto último es broma) :P

En lo principal opinamos igual: a los profesores hay que escogerlos como si estuviéramos escogiendo al mejor orador y al más sabio de los hombres, a un divulgador exquisito, a un rétor como el gran Giambattista Vico jaja. Bueno, o casi :D

Un saludo. Un placer leeros.

Hector1564 dijo...

Supongo, no lo sé, que para ser mecánico no hace falta mucha cultura general pero ¿para la vida?

Lo que yo considero es que hay una época para otorgar cultura, esto es, una suerte de moden con el que poder conectarte, com mayor o menos esfuerzo, al lugar donde se guardan todos los tesoros logrados por la civilización entre otras cosas prácticas para no dejar que la tecnología se convierta en una suerte de magia sólo comprensible para un culto grupo de privilegiados y entre otras cosas románticas por aquello de que hay diferentes necesidades entre un mono y un hombre en el modus vivendi que sólo pueden ser satisfechas a través de la ciencia (curiosidad), del arte (belleza), del etcétera (...).

Ahora bien, concedo que hay un momento en el que el hombre debe adquirir un rol social por el que se valorado, esto es, debe profesionalizarse pero ¿cuándo? ¿Un chaval de doce años está capacitado, en general, insisto, en general, para descubrir a qué va a dedicarse el resto de su vida? Yo he visto veinteañeros dar marcha atrás en sus planes profesionales y con la sensación de años perdidos en sus vidas y es fama que muchos dieciochoañeros no saben qué elegir aún después de la selectividad...

diego dijo...

No sé si yo adelantaría la edad de ingreso a la FP a los 14, a los 12 seguro que no.

Y una cosa que creo no se ha mencionado, respecto al estado de la educación en España: la enorme responsabilidad de los padres de que muchos chavales vayan como van al colegio. La educación ha de empezar en casa, pero muchos padres cómodamente esperan que toda la tarea se la haga el colegio. Evidentemente no hablo de conocimientos concretos sino de actitudes, valores, etc.

Hugo C. dijo...

Yo también veo precipitado adelantarlo a los 12 años.

Aun así sigo pensando que esa medida (pero a los 14, por ejemplo) sería una buena solución para los más "alborotadores".

Seguro que hay otras medidas, y mejores. Ojalá consiguiésemos que la gran mayoría de los chavales llegasen a la universidad (y con una buena preparación), pero la realidad es que muchos se pierden por el camino. Hasta entonces...

Tienes muchas razón, Diego. El problema es que los padres son los que son jaja, y por mucho que le digamos a un padre que no tiene ningún libro en casa (ya sea porque ha tenido una mala educación o porque congénitamente no le van las preguntas trascendentales) que debe educar mejor a su hijo...

Lo que hay que procurar, por tanto, es que los niños de ahora sean unos buenos padres en el futuro, para invertir las cosas poco a poco. Para eso el colegio juega un papel fundamental. Es más fácil educar a nuestros hijos que a nuestros padres :D

Un saludo. Gracias por pasaros!

Markos dijo...

Con doce años no se tiene ni idea de lo que se quiere ser.

La formación (la educación es otra cosa) debe garantizar un mínimos de conocimientos básicos sobre los que sustentar el resto del aprendizaje.

El tamaño de esos cimientos depende de cada alumno, habrá con quién haya que luchar por cimentar algo del tamaño de una maceta, mientras que otros con poco insistir te cimientan como para construir las pirámides egipcias.

A esa edad todavía no se tiene ni idea de lo que se pretende ser. Y años después tampoco.

Después de aprobar selectividad y tener una nota que me permitía hacer lo que quisiera, salí de casa para inscribirme, convencido de que iba a hacer Físicas, al llegar a la cola cambié de idea iba a hacer Informática (de sistemas físicos) y cuando fui a poner la crucecita lo hice sobre Informática de Gestión. Ahora me doy cuenta de que yo lo que quería hacer era Histora! o no...

Salu2

Hugo C. dijo...

Eso demuestra que nunca es buen momento para hacernos escoger.

Yo en tercero (ESO) tenía claro que quería estudiar historia, arqueología, etc. Pero para cuando llegué a selectividad ya se me había pasado, y entonces no sabía qué carrera escoger, aunque tenía claro y sigo teniéndolo que lo que quiero es estudiar, aunque me cuesta lo mío. Primero cogí ADE, después Empresariales, más tarde pensé en Psicología o Biología, y al final escogí Sociología. Cuando la escogí la amaba, en cierto modo, sin embargo, ahora estoy pensando de nuevo en pasarme a otra. Y así llevo desde el 2005 que acabé el colegio jaja.

Ni con 14 ni con 18 sabemos lo que queremos hacer. Por eso creo que el argumento de la edad no es válido, o cuando menos no el más relevante, a la hora de reflexionar sobre si adelantamos la FP o no.

Gracias por pasarte, ¡faltabas tú! jaja :D