4 de julio de 2009

La ciencia en la escuela

Dice Umberto Eco:
Creo que deberíamos volver a los pupitres de la escuela. Le corresponde a la escuela, y a todas las iniciativas que pueden sustituir a la escuela, incluidos los sitios de Internet de credibilidad segura, educar lentamente a los jóvenes para una recta comprensión de los procedimientos científicos. El deber es más duro, porque también el saber transmitido por las escuelas se deposita a menudo en la memoria como una secuencia de episodios milagrosos: madame Curie, que vuelve una tarde a casa y, a partir de una mancha en un papel, descubre la radiactividad; el doctor Fleming, que echa un vistazo distraído a un poco de musgo y descubre la penicilina; Galileo, que ve oscilar una lámpara y parece que de pronto descubre todo, incluso que la Tierra da vueltas, de tal forma que nos olvidemos, frente a su legendario calvario, de que ni siquiera él había descubierto según qué curva giraba, y tuvimos que esperar a Kepler.

¿Cómo podemos esperar de la escuela una correcta información científica cuando aún hoy, en muchos manuales y libros incluso respetables, se lee que antes de Cristóbal Colón la gente creía que la Tierra era plana, mientras que se trata de una falsedad histórica, puesto que ya los griegos antiguos lo sabían, e incluso los doctos de Salamanca que se oponían al viaje de Colón, sencillamente porque habían hecho cálculos más exactos que los suyos sobre la dimensión real del planeta?


Post relacionado:
- Los jóvenes y la ciencia.

2 comentarios:

Siesp... dijo...

Somos algo más que evolución. También somos el producto de una civilización tremendamente marcada por las ideas religiosas.
Los antiguos griegos sabían que la Tierra era redonda, hasta que la Biblia se impuso y volvió a ser plana.
Aunque en occidente nos hemos librado en gran medida de los dogmas religiosos, todavía quedan restos, a manera de tradiciones costumbristas, en los que se ha enquistado la "manera de pensar" inducida por la religión.

La Ciencia en la escuela no puede fracasar por la propia metodología científica, lo que sí fracasan son los sesgos aplicados por los todavía poderosos "creacionistas" que anteponen la fe a la razón.
Saludos.

Hugo C. dijo...

"Somos algo más que evolución."

Claro, somos genes y memes jaja.

El peor defecto de las escuelas y de las universidades es, a mi parecer, su filosofía "del resultado" y su filosofía de la memorización de cientos de datos, menos útiles de lo que se cree.

Una persona puede no conocer todas las revoluciones liberales que ha habido en los últimos dos siglos pero sí entender por qué las hubo, "entender" la historia. Eso es más difícil de enseñar, claro.

O una persona puede no conocer exactamente cómo funciona la selección natural, pero sí conocer la "esencia" (qué quiere decir): conceptos como método científico, azar, teleonomía y teleología, altruismo y egoismo, etc.

Un saludo, Siesp. Un placer tenerte siempre por aquí :P