31 de julio de 2009

La ciencia según Nietzsche

Dice mi maestro de la sospecha favorito:
No existe, juzgando con rigor, una ciencia "libre de supuestos", el pensamiento de tal ciencia es impensable [...]; siempre tiene que haber ahí una filosofía, una "fe", para que de ésta extraiga la ciencia una dirección, un sentido, un límite [...]. (Quien lo entiende al revés, quien, por ejemplo, se dispone a asentar la filosofía "sobre una base rigurosamente científica", necesita primero, para ello, poner cabeza abajo no sólo a la filosofía, sino también a la misma verdad; ¡la peor ofensa al decoro que puede cometerse con dos damas tan respetables!)...

Nuestra fe en la ciencia reposa siempre sobre una fe metafísica; también nosotros, los actuales hombres del conocimiento, nosotros los ateos y antimetafísicos, también nosotros extraemos nuestro fuego de aquella hoguera encendida por una fe milenaria, por aquella fe cristiana que fue también la fe de Platón...
Friedrich Nietzsche, La genealogía de la moral, Grupo Editorial Tomo, México, 2002, pp. 208-209.

Por cierto, os recomiendo pinchar sobre la imagen y daros una vuelta por Grapevine Industries, de Gastón Viñas.

7 comentarios:

Señor de Xibalba dijo...

Todos tenemos creencias (más que fe) de hecho es parte de nuestras funciones cerebrales generar dichas creencias para crear un marco de acción comprensible y posible.

La cuestión es ¿qué creer?

Saludos

Hugo C. dijo...

"La cuestión es ¿qué creer?"

Yo no lo hubiera expresado mejor. Hay cosas y cosas en las que creer, y no precisamente iguales, tienes razón :D

A veces, he de confesar, cuando me pregunto qué es cierto y qué no y no encuentro una respuesta convincente, me arrimo aún más al utilitarismo. Es mi válvula de escape jaja.

Un saludo. Gracias por pasarte.

El Perpetrador dijo...

Coincido con Nietzsche en su conclusión, cuando dice que todos, incluso los ateos y los materialistas (añadiría los escépticos) siguen vinculados de una u otra forma al platonismo, el cristianismo, etc.

Por lo demás, que la ciencia parte de unos presupuestos es obvio, pero eso no se manifiesta en la falsedad de sus conclusiones (que es lo importante), sino en la elección de los temas que estudia, en el modo en que conceptualiza las evidencias y en los criterios para separar lo demostrable de lo no demostrable. La ciencia es incompleta como cualquier sistema de cognición decente, pero no es la ridiculez a la que muchos pretenden (pretendimos) reducirla. Esto lo explica bien Alan Sokal en "imposturas intelectuales", libro que recomiendo.

Hugo C. dijo...

Y libro que compraré sin duda. La recensión que ya estoy leyendo promete :D

La ciencia vista como un sistema de cognición me encanta. Un placer leerte y un saludo.

Facundo Alonso dijo...

Incluso aunque sea la creencia una consecuencia de nuestro propio proceso evolutivo, incluso así, nada asegura que sea el sistema a perpetuarse ni por si solo, ni como complemento de la ciencia, mas allá de la, según mi opinión, acertada apreciación que nos plantea Nietzche.
Por ejemplo, una vez que comprobamos y asumimos el concepto de la gravedad, pasa a archivo a nuestro cerebro como una verdad sagrada, a dato seguro, la parte de la fórmula descifrada que nos permiter olvidar de donde vino y seguir adelante con nuevos descubrimientos a partir de ella. Quizá esto lo vemos como una creencia. O mejor quizá sería ejemplificar con lo que nos enteramos cada día del universo lejano. No lo vemos, pero lo suponemos. Hay una especie de creencia implícita. Pero no será para siempre así. Creo que cada día la ciencia se aleja de aquel preconcepto que la tachaba de incomprensible, inalcanzable o incomprobable. Diferentes medios nos permiten hoy en día ver por nuestros propios ojos. Me atrevo a decir que la ciencia, para quien la siente y recibe apasionadamente, le dió hasta amor a la humanidad. Y menciono al amor como el objetivo en apariencia menos pretendido por el conocimiento. Quien así siente a la ciencia, sabrá de lo que hablo. Sucede que el la raíz es profunda, es la creencia en la creencia, como dijo Dennett.

Saludos y Hugo, muy interesante la entrada!

Hugo C. dijo...

Gracias Facundo, e igualmente interesante tu comentario :D

Lo de la creencia en la creencia, ¿de qué me suena? jaja.

"Quien así siente a la ciencia, sabrá de lo que hablo"

Jo, yo también quiero sentirla así :P

Un saludo.

Facundo Alonso dijo...

Jaja, venía siguiendo aquel post de Dennett y me quedó rebotando por todos lados, por algún sitio tenía que salir!

saludos Hugo