15 de julio de 2009

Los cientifistas no existen

¿Es el cientifismo* un hombre de paja, el punching ball de algunos humanistas?

Depende de cómo se mire. En este post quiero defender brevemente una idea que ya apuntaba José Luis Ferreira a principios de año en los comentarios de El café de Ocata (y también aquí).

Sostengo que, en realidad y pensándolo bien (espero), los cientifistas no existen, al menos no el tipo de cientifistas que describen en la Wikipedia; no hay nadie que, en el fondo, valore más la biología que la ética o que la literatura. Muchos creen serlo o creen verlos, pero si lo que digo es cierto eso sería imposible.

Cuando el cientifista reflexiona acerca de la idea del bien y de sus principios morales; cuando sabe lo que es bueno y lo que no; cuando da su opinión a los demás; cuando cree que "ser de izquierdas" es más sensato que "ser de derechas", y viceversa; cuando defiende a ultranza la razón, el sentido común, la democracia, el buen juicio, la prudencia, la justicia, sus leyes, en fin, la sabiduría... ¿no deja de serlo en ese mismo instante?

Porque no todo se puede explicar en "términos puramente científicos", aunque muchos teman que así sea en el futuro.

Dice William Gilmore en su estupendo blog:
La Filosofía es algo normal. Está presente todos los días, y a todas horas, en su vida práctica. [...] Cada vez que usted dice “yo quiero”, “yo merezco”, “yo tengo derecho”, es muy probable que esté hablando de Filosofía sin saberlo. [...] Hay mucha Filosofía en su vida diaria. Cuando dice, muy seguro, “es mío” (porque lo ganó con su trabajo, o lo encontró o lo compró o se lo regalaron), sepa usted que si la sociedad o el Estado no se lo han quitado, o no se lo han quitado completamente, es gracias a las doctrinas de John Locke.

[...] Y es harto probable que la Filosofía, “la más grande y la más inútil de todas las ciencias”, seguirá estando por los siglos de los siglos, amén. Porque no hay positivistas ni comtianos puros. Porque el homo oeconomicus también es un homo moralis.
Por lo tanto, creo que lo único que hay son científicos enfrascados en un fisicalismo metodológico necesario, porque esa es la mejor manera que tienen de trabajar. Si no todos hablan de Bertrand Russell en el laboratorio no es porque lo subestimen: tal vez cuando estén trabajando con cultivos les importe un comino, pero el resto del día no. Les importa y mucho.

Como conclusión, y para excusar de antemano mi posible torpeza al tratar este tema, quiero hacer mías las palabras de José Luis (él se refería a la física cuántica pero lo mismo vale para un roto que para un descosido):
Si me he metido en este lío [...] es para ver si me aclaro yo mismo.
Claro que yo diría que eso es exactamente un blog, un libro o... ¡la vida misma!

Se agradecerán argumentos en contra.
[*] Ver el cuarto comentario.
Posts relacionados:
- El miedo al determinismo biológico.
- La falacia naturalista, en El libro de la almohada.

12 comentarios:

Gregorio Luri dijo...

Estoy totalmente de acuerdo en que en la vida cotidiana aparecen espontáneamente las valoraciones, porque la vida cotidiana es una vida orientada (consciente o inconscientemente) hacia el valor.
Pero la ciencia se presenta a sí misma como una reducción del mundo natural, reducción que es necesaria para afirmar la pretensión de diferenciar entre hechos y valores. La ciencia, en tanto que tal (y esta es su grandeza), somete los hechos a la norma de la ley (científica), no al de este o aquel imperativo moral.
Pero esta sumisión no está libre de problemas. Por ejemplo: ¿El mismo saber que ha hecho, pongamos por caso, la bomba atómica, es el que ha de decidir sobre su uso? ¿O se requiere de un saber diferente?
El cientifista, a mi modo de ver, es aquel que no concede relevancia epistemológica a ningún saber que no sea científico.

Hugo C. dijo...

Pues si un cientifista es "aquel que no concede relevancia epistemológica a ningún saber que no sea científico", deberían meterlo en la cárcel jaja :P

La pregunta que planteas es muy interesante. Para tratar de responderla en mi fuero interno (me va a llevar mucho tiempo, esperad sentados) he añadido a raíz de tu comentario un enlace al blog de Héctor al final del post. Me veo obligado (gratamente obligado) a seguir leyéndoos para tratar de responderla cuanto antes :D

Un placer leerte por aquí, Gregorio.

José Luis Ferreira dijo...

Hugo:

Te creía de vacaciones. Me alegra que sigas al pie del cañón.

Ante todo, te agradezco la apreciación que haces de mis palabras. ¡Tres enlaces en una entrada! Te voy a dar un premio.

Pides opiniones en contra y, obviamente, no tengo mucho que decir en ese sentido.

Gregorio:

Si por epistemología entendemos "filosofía de la ciencia", "metodología científica" o algo parecido, corremos el riesgo de razonar en círculos. Si alguien, en cualquier rama del conocimiento, usa (o lo intenta) el máximo cuidado para sacar sus conclusiones, estará haciendo ciencia (mejor cuanto mejor sea el intento), si no, no.

Pero parece que te refieres a temas morales sobre la valoración de los hechos. En tanto que subjetivas, estas valoraciones carecen de la objetividad científica. La pregunta parece ser ¿podemos aplicar algunos de los criterios epistemológicos, metodológicos,... de la ciencia a la moral, la ética, la estética, la crítica literaria,...?

Yo creo que algún criterio sí se puede aplicar (así que no soy cientista en esta acepción), pero también creo que hay que conocer los límites y hay que saber cuáles son los supuestos de partida (seguramente subjetivos, aunque de posible consenso) y cuáles son las consecuencias que se deducen y las que no a partir de ellos (y las que se creen intuir, pero en esto habrá disparidad de opiniones).

Este tipo de distinciones es el que he intentado dejar claro en mis entradas sobre "La razón moral" o sobre "Rawls" en mi blog. Por si os interesa, (y espero que Hugo me dé permiso para hacerme más publicidad por alusiones) están en:

http://todoloqueseaverdad.blogspot.com/search/label/Razón%20moral

http://todoloqueseaverdad.blogspot.com/search/label/Rawls

Jesús Zamora Bonilla dijo...

Comparto el tono y tema del blog, pero permítanseme unas precisiones:
.
Primero, en castellano se ha dicho toda la vida "cientificismo" y "cientificista". He oído a veces "cientista" (traducido a capón del inglés); pero "cientifista" es la primera vez que lo leo (lo que no quiere decir que sea la primera vez que se escribe).
.
Segundo: como positivista impenitente, no me resisto a publicitar mi
"positivismo humanista"
.
.
Tercero y último: la definición que más me gusta de "cientificismo" es "la tesis de que todos los problemas tienen una solución científica". Naturalmente, esta tesis es absurda: el problema de repartir entre tres náufragos la comida que sólo da para uno, no tiene una solución científica, sino POLÍTICA o MORAL.
.
Pero, por supuesto, no hay que confundir el cientificismo con el positivismo (que es, más bien, la tesis de que lo que no se puede "demostrar" -tómese esta expresión cum grano salis- mediante el razonamiento lógico O mediante la prueba empírica, no se puede demostrar de ninguna manera).

Hugo C. dijo...

Yo también me creía de vacaciones jeje. Pero si no plasmo de algún modo lo que voy aprendiendo no me quedo tranquilo, lo tengo comprobado :D

Estoy de acuerdo:

"Yo creo que algún criterio sí se puede aplicar [...], pero también creo que hay que conocer los límites"

Jesús, siempre había dudado, pero de ahora en adelante me quedaré con "cientificismo", o "scientism", y así no fallo jaja. Gracias.

Me quedo echándole un ojo al enlace :D

¡Un saludo a los dos!

José Luis Ferreira dijo...

Creía que había escrito cientifista, pero me salió cientista. ¡Todo mal!

¡Ahora que habíamos aprendido a decir pilícula resulta que se dice flim!

Cientificista, cientificista, cientificista,... (100 veces).

Siesp... dijo...

Vale, José Luis, ahora vuelve a escribirlo otras 100 veces, pero mejor escrito, jajajaja.

Es un lujo leeros. Ahora podría reproducir aquí mismo el comentario de Gregorio Luri, pero él lo ha expresado tan bien que no me queda más que suscribirlo.

Cientifista es una ¿corriente? que no tiene que ver nada de nada con la Ciencia. Comparten las cuatro primeras letras, como "permiso" y "permeable". No tienen nada que ver.

Así que la discusión se reduce a la manera de ver la vida por parte de ciertos individuos, no al descubrimiento de los parámetros que rigen la naturaleza de las cosas.

Saludos a todos.

Hugo C. dijo...

El placer siempre es mío :P

Hasta más ver.

diego dijo...

¿Que no hay cientificistas por el mundo? Vaya que sí, yo me he cruzado unos cuantos por el camino. Supongo que en su vida rutinaria no irán midiendo la temperatura del aceite con un termómetro industrial para que el huevo les quede exactamente como ellos quieren... pero hablar con ellos sobre cosas como la conciencia humana (qué es, cómo surgió, para qué sirve, etc.) puede ser muy divertido, jeje.

diego dijo...

Se me olvidaba, se puede decir cientifismo o cientificismo, según el diccionario. Aprovecho para pegar le primera acepción de la palabra:

1. m. Doctrina según la cual los métodos científicos deben extenderse a todos los dominios de la vida intelectual y moral sin excepción.

¿Y dicen que no hay cientificistas de estos por el mundo?

Hugo C. dijo...

En cierto modo sí que existen jaja. La semana que viene le dedicaré otro post, para ir puliendo cada vez más.

En cuanto a las acepciones de la RAE, yo estoy de acuerdo con la uno (la que citas) y la tres, es decir, estoy a favor de esa "extensión" y de la "confianza plena" en el método científico. Eso sí, la segunda y la cuarta acepción son también muy ciertas, y ahí seguro que coincidimos :D

Un saludo.

Hugo C. dijo...

Me estoy releyendo y he quedado un tanto ambiguo.

La segunda acepción ("Teoría según la cual los únicos conocimientos válidos son los que se adquieren mediante las ciencias positivas") no la comparto, mejor dicho. Nadie en su sano juicio apoyaría esa teoría :P

Y lo mismo digo con la cuarta, no hay que dar excesivo valor a nada ni subestimar otras disciplinas como la filosofía política, por ejemplo.