6 de julio de 2009

Pinker, Arnhart y la naturaleza humana

Antes de dar paso a la conferencia de Steven Pinker que le acabo de coger prestada a mi primo Pon!, me gustaría empezar leyéndoos a Larry Arnhart, concretamente la interesante parrafada que tiene en la cabecera de su blog:
The Left has traditionally assumed that human nature is so malleable, so perfectible, that it can be shaped in almost any direction. Conservatives object, arguing that social order arises not from rational planning but from the spontaneous order of instincts and habits. Darwinian biology sustains conservative social thought by showing how the human capacity for spontaneous order arises from social instincts and a moral sense shaped by natural selection in human evolutionary history.
Mi inglés es bastante limitado, pero voy a hacer un esfuerzo para quienes su limitación sea mayor jeje:
La Izquierda ha asumido tradicionalmente que la naturaleza humana es tan maleable, tan perfectible, que se le puede dar formar en casi cualquier dirección. Los conservadores se oponen, sosteniendo que el orden social no surge de una planificación racional sino de un orden espontáneo de instintos y de hábitos. El darwinismo mantiene un pensamiento social conservador, mostrando cómo la capacidad humana para el orden espontáneo procede de instintos sociales y de un sentido moral formados por la selección natural a lo largo de nuestra historia evolutiva.
Más o menos estaremos de acuerdo con Larry, si bien yo añadiría lo siguiente (en negrita) para curarme en salud:
El orden social no sólo surge de una planificación racional sino también, y sobre todo, de un orden espontáneo de instintos y de hábitos.
Claro, ni tanto (el pensamiento tradicional de la izquierda) ni tan calvo (el pensamiento tradicional de la derecha).

En cuanto a la conferencia, me gustaría quedarme con la cita de Chéjov con la que Pinker finaliza su exposición:
El hombre se volverá mejor cuando le muestres cómo es.
Por eso matizaba lo anterior. Creo que la izquierda y Darwin sí pueden hacer buenas migas, y mejorar al hombre hasta donde éste nos deje.



Post relacionado:
- La biopolítica según Larry Arnhart, en La revolución naturalista.

2 comentarios:

desdechiloe dijo...

Es casualidad que cites hoy a Pinker en tu post. Yo también lo cito hoy, para hablar de la guerra. Bueno, el caso es que esto que escribes hoy es muy interesante. Yo no sé a estas alturas qué diferencia a la izquierda de la derecha; no hay más que mirar a Europa.
Yo creo que a la izquierda (me refiero ahora a la izquierda intelectual, sobre todo) le queda mucho camino que recorrer hasta que renuncie al propósito de modelar la naturaleza humana. Le queda mucho camino que recorrer hasta aceptar en la práctica que no deben confundirse o identificarse proposiciones positivas y proposiciones normativas (que diría José Luis Ferreira). En el fondo cuesta aceptar que la realidad cuando la realidad no es como uno se hizo la ilusión de que era.
Salud

Hugo C. dijo...

Gran comentario. ¿También lo citas? Si es que está hasta en la sopa :P

Las proposiciones positivas y las normativas se confunden, creo, cuando se tienen escasos conocimientos de alguna de las dos grandes ramas: en ciencias o en humanidades (o literarias, como tú las llamaste jeje). De ahí la importancia de vuestros blogs y de portales como Cultura 3.0

En cuanto a lo que dices de aceptar la realidad, yo de pequeño creía en Dios (evidentemente mis padres creen); ahora, sin embargo, estoy tratando de aceptar la realidad tal y como probablemente es jaja, no como antes. Antes seguía un juego que no había empezado :D

Un saludo.